Calcular el precio de compra-alquiler de un inmueble


El sector inmobiliario vuelve a posicionarse como uno de los más rentables dentro del mercado español aupado por la recuperación económica, siendo la vivienda el activo más interesante para inversión. De hecho, cada vez más personas compran inmuebles para alquilarlos y conseguir rentas pasivas. Los últimos datos del Banco de España señalan que el total de viviendas en alquiler sobre el total del parque de viviendas nacional ha pasado del 9,59% al 14,5% en los últimos 12 años. La inversión en vivienda para alquilar se ha convertido en uno de los principales motores del sector inmobiliario.

Los precios de los pisos vuelven a subir en las principales ciudades españolas, así como también lo hace el precio de los alquileres. Según el último informe elaborado por la Universidad Pompeu Fabra sobre el mercado del alquiler en España, el precio del alquiler en nuestro país experimentó un incremento del 4,72% en 2016 respecto al año anterior, siendo en Madrid (6,26%) y Barcelona (11,84%) donde estos incrementos interanuales han sido mucho más acusados.

Seguir leyendo

Vida Nómada para emprendedores nómadas digitales


La Revolución Industrial cambió el mundo por completo porque atrajo grandes masas de campesinado a las ciudades, dotando a la sociedad de nuevos empleos hasta entonces inexistentes. Si nos ponemos en un contexto temporal podemos observar como ahora está sucediendo exactamente lo mismo. Las nuevas tecnologías han abierto un nuevo mundo de posibilidades a nivel profesional y lo mejor de todo es que la mayoría de ellas solamente requieren un ordenador y conexión a Internet.

Así pues en la nueva era del trabajo, el tener que desplazarse al otro lado de la ciudad para entrar a las 9 de la mañana en una oficina, estar sentado durante horas en una silla sin apenas poder moverte, salir con suerte a 5 de la tarde y regresar a casa exhausto, apático y sin ilusión por nada, todo a cambio de un salario básico y de 40 días de vacaciones al año, es algo con lo que muchos ya no se conforman. Y hacen bien.

Seguir leyendo

La guía definitiva para soportar vuelos de larga duranción


Viajar es algo apasionante pero también puede ser duro y agotador. Los vuelos de larga duración pueden dejarnos KO incluso antes de llegar a nuestro destino, es por eso que si te preparas para un viaje largo de muchas horas en el aire te conviene tomar nota de estos 20 consejos que te permitirán volar como un auténtico viajero profesional y evitar el famoso jet lag ocasionado por el cambio horario y el agotamiento del vuelo.


Estudios recientes han demostrado que comer carbohidratos durante el vuelo tales como pasta, arroz o pan ayuda a reducir el jet lag. Según los resultados del estudio, altos niveles de insulina hacen que sea más fácil para el cuerpo realizar el cambio horario y poder dormir bien las primeras noches.

Seguir leyendo

Reflexión con el crecimiento del bambú japonés


El mundo de las plantas es fascinante. Prácticamente todo lo que comemos proviene directa o indirectamente del reino vegetal y no solamente son fuente de alimentación, también miles de personas utilizan las plantas como remedios naturales para curar enfermedades. La naturaleza es más sabia de lo que nos imaginamos.

Las plantas nos dan vida y purifican el aire. Mediante el proceso conocido como fotosíntesis absorben el dióxido de carbono del medio ambiente y liberan moléculas de oxigeno a la atmósfera que nos sirven para respirar, además limpian el aire de compuestos orgánicos volátiles que pueden ser dañinos para nuestra salud.

Pero dentro de toda la variedad de plantas me quedo con el bambú japonés. No porque haya estado en Japón y me haya enamorado de su cultura, que también, pero por ser un vegetal muy especial en su fase de crecimiento.

Yo no soy agricultor pero tampoco hace falta serlo para saber que una buena cosecha requiere de buena semilla, buen abono y agua. Pero algo muy curioso es lo que sucede con el bambú que lo convierte en no apto para impacientes: siembras la semilla, la abonas y no dejas de regarla de forma constante.

Durante los primeros meses no sucede nada apreciable. En realidad, no pasa nada con la semilla durante los primeros siete años, hasta tal punto que, un cultivador inexperto estaría convencido de haber comprado semillas infértiles y habría abandonado el riego matando definitivamente la planta.

Sin embargo, durante el séptimo año, en un período de solamente seis semanas la planta de bambú crece ¡mas de 30 metros! ¿Tardó sólo seis semanas crecer? No, la verdad es que se tomó siete años y seis semanas en desarrollarse.

Durante los primeros siete años de aparente inactividad, este bambú estaba generando un complejo sistema de raíces que le permitirían sostener el crecimiento, que iba a tener después de siete años.

Sin embargo, en la vida cotidiana, muchas veces queremos encontrar soluciones rápidas y triunfos apresurados, sin entender que el éxito es simplemente resultado del crecimiento interno y que éste requiere tiempo.

De igual manera, es necesario entender que en muchas ocasiones estaremos frente a situaciones en las que creemos que nada está sucediendo. Y esto puede ser extremadamente frustrante. Es justo en esos momentos cuando tenemos que recordar el ciclo de maduración del bambú japonés y aceptar que mientras no nos rindamos ni abandonemos por no “ver” el resultado que esperamos, sí está sucediendo algo, dentro de nosotros…

Estamos creciendo, madurando.

El triunfo no es más que un proceso que lleva tiempo y dedicación. Un proceso que exige aprender nuevos hábitos y nos obliga a descartar otros. Un proceso que exige cambios, acción y formidables dotes de paciencia.

El tiempo es oro y eso hace que las esperas se conviertan en pesadillas, poco ejercitamos la paciencia en este mundo agitado en el que vivimos. Perdemos la fe cuando los resultados no se dan en el plazo que esperábamos, abandonamos nuestros sueños, desarrollamos patologías que provienen de la ansiedad, del estrés…

Quienes no se dan por vencidos, van gradual e imperceptiblemente creando los hábitos y el temple que les permitirá sostener el éxito cuando éste al fin se materialice. Así que si no consigues lo que anhelas ahora mismo, no desesperes…

Quizá sólo estés echando raíces. 🌾

Las mejores ciudades para nómadas digitales

La economía digital ha desatado no solamente una nueva forma de hacer negocios, también una nueva forma de vida. Los nómadas digitales somos personas que trabajamos a través de Internet, que no tenemos un lugar de residencia fijo, simplemente viajamos por el mundo y trabajamos a la vez.

No estamos de vacaciones de forma permanente, pero tenemos la posibilidad de trabajar desde cualquier parte del mundo, viviendo ya sea con nuestros propios proyectos o trabajando por empresas que permiten a sus trabajadores operar de forma remota, trabajando por objetivos, sin importar horarios ni ubicaciones.

Estamos en frente de una nueva revolución laboral y social. En un mundo donde cada vez será menos necesario trabajar debido al incremento de productividad de las máquinas, surgen nuevas formas de vida, donde se prioriza valores como la aventura, la libertad de movimiento y sobretodo, ser dueños de nuestro propio tiempo. Así somos los nómadas.

Las empresas buscan talento, sin importar dónde estén. Por eso los nómadas que pueden trabajar de forma remota buscan ciudades que ofrezcan una buena calidad de vida al menor coste posible.

¿Cuáles son esas ciudades?

1. Chiang Mai


Tailandia es un país espectacular en muchos sentidos. Las temperaturas son buenas todo el año, la comida está deliciosa, todo es muy barato, la seguridad es mejorable pero decente, los locales son personas abiertas al mundo siempre dispuestos a mostrar su mejor sonrisa, la conexión a Internet es muy buena y es está muy cerca de otros países del Sudeste Asiático. Concretamente Chiang Mai se encuentra al norte del país, es una de mis ciudades favoritas y donde he pasado largas temporadas.

Además se la conocer como la capital de los nómadas digitales. Hay espacios de coworking repartidos por toda la ciudad desde donde se emprenden negocios que van a cambiar el mundo, cafeterias relajadas con WiFi para trabajar online, los apartamentos (condos) cuestan desde 150 euros al mes, alquilar una moto sale por menos de 70 euros mensuales, se puede comer por menos de 5 euros al día, además hay muchísimos restaurantes vegetarianos e internacionales. Tiene mercadillos nocturnos, zona de fiesta, eventos organizados por expats, impresionantes centros de masaje y mucho más.

Las alternativas en Tailandia son: Bangkok, Phuket y Ko Lanta.

2. Medellín


Es una de las ciudades más importantes de Colombia y conocida históricamente por ser el centro de operaciones del narcotráfico colombiano. Mucho ha llovido desde entonces, ahora Medellín es una ciudad en progreso, donde los locales se vuelven a sentir seguros por las calles, donde se fomenta el emprendimiento y seguramente la segunda ciudad favorita por los nómadas digitales. Aunque puede ser la primera para los amantes del buen café. El idioma principal es el español (castellano) pero también suena bastante inglés. El nivel de vida es muy bueno teniendo en cuenta que se puede vivir por menos de 700 dólares mensuales.

Las alternativas en Colombia son: Bogotá, Santa Marta y Cartagena.

3. Plovdiv


Bulgaria es uno de los países más baratos de Europa, con un crecimiento de doble dígito, una sociedad altamente formada y todavía con un potencial enorme. Pero dentro de ese país, Plovdiv es la ciudad elegida por los nómadas digitales. Sus encantos son muchos: clima templado, alta velocidad de Internet, naturaleza, gastronomía saludable y muy diversa, fiscalidad óptima para crear empresas, muchos lugares para practicar deportes al aire libre, pisos prácticamente nuevos a estrenar por menos de 300 euros en el centro, etc. Aun siendo la segunda ciudad más grande de Bulgaria es una ciudad relativamente pequeña pero encantadora, con pequeños cafés donde se reúnen locales y expats para compartir ideas, culturas y amores.

Si quieres saber más te recomiendo Digital Nomad Guide to Plovdiv (en inglés).

4. Ubud


Es un pueblecito en el corazón de la isla de Bali, en Indonesia. Otro de mis lugares favoritos para vivir y trabajar, de hecho siempre que he estado por Asia me he quedado en Ubud algunos días. No tiene playa, pero está rodeado de naturaleza y arrozales, es mucho menos caótico que en la zona costera de Kuta o Seminyak, cuenta con infinidad de lugares para comer platos típicos del país y varios centros de coworking donde se concentran la mayoría de emprendedores que trabajan desde Bali. El más popular se llama Hubud y merece hacerle una vista. Puedes alquilar una villa de lujo con 2-3 habitaciones y piscina privada por menos de 900 dólares al mes o algo más sencillo por 200 dólares. Todo el mundo se desplaza en moto tipo scooter y su alquiler tampoco cuesta más de 80 euros por mes. Es lo más parecido al paraíso.

__________________

Las anteriores son, en la actualidad y desde mi punto de vista, las cuatro mejores ciudades para nómadas digitales, aunque dependiendo de las preferencias y necesidades de cada nómada la selección podría ser diferente.

El mundo es un lugar inmenso con infinidad de ciudades, cada una de ellas con sus maravillas. Si tuviera que añadir más ciudades en este listado me quedaría con: Ho Chi Minh City (Vietnam), Budapest (Hungría), Las Palmas de Gran Canaria (Barcelona), Oporto (Portugal) y Jericoacoara (Brasil) y Taghazout (Marruecos).

Ninguna de las ciudades mencionadas son aptas para cualquiera, ni tampoco son las ciudades con la mejor calidad de vida del mundo, mi selección está basada en las que tienen una mejor relación calidad/coste de vida según mis preferencias particulares como nómada digital. En otras palabras, son ciudades en las que se puede vivir muy bien por menos de 1000 dólares mensuales con todo.

Londres, Amsterdam, San Francisco, Hong Kong, Singapore son otras grandes ciudades donde se puede encontrar mucho talento, innovación y startups espectaculares. El problema es que es casi imposible vivir por menos de 2.500 dólares al mes. Si te compensa o no es decisión tuya.

Yo prefiero vivir en Tailandia 😉

Invierte en viajar, que es invertir en vivir


No voy a preguntar cómo estás, porque lo recuerdo. Estás bien, y los años que vienen vas a estar bien. No tengo mucho tiempo (no lo vas a tener, pues) ni mucho espacio. Apenas 2.500 caracteres para decirte algo importante desde el futuro.

Así que elijo esto: ¡Viaja más!

Si te vas a empeñar en algo, empéñate en irte. Cada vez que puedas, y cada vez por más tiempo. Sigue los mismos sueños, haz los mismos planes, emprende los mismos proyectos y repite los mismos errores si quieres. Pero viaja más.

En los próximos años, te van a distraer ideas, sentimientos y personas. Aférrate al plan, que yo sé lo que te digo. Invierte en viajar, que es invertir en vivir. Usa lo que ganes para alejarte de vez en cuando, que no puede haber perspectiva sin distancia. Ve y regresa, y vuélvete a ir. Créeme que nada te va a dar momentos de mayor felicidad.

Viaja joven, las circunstancias no harán más que complicarse luego. Viaja lejos y viaja cerca. Viaja con tu gente más querida, viaja solo; viaja soltero.

Sólo después, viaja en pareja. Nada pone a prueba el amor como viajar juntos, decía Mark Twain, viajero incansable y astuto que encontró el amor viajando.

Camina, camina, camina. Gástate los pies recorriendo calles nuevas. Piérdete sin miedo. Habla con desconocidos, escucha todas las historias, hazte todas las preguntas. Come solo, come en pelota, come sin prisa, come de camino. Come allá lo que nunca vas a comer acá. Lo caro y lo barato, lo verde y lo rojo, lo duro y lo espeso.

Exprime cada día y cada noche. Emborráchate al menos una vez en cada ciudad. Prueba todo lo que no te mate. Haz el ridículo. Enamórate por un par de días. Ama en otro idioma. Habla en lenguas. Toca la gloria.

Viaja con humildad, que es lo que garantiza la capacidad de asombro. Asómbrate de lo épico y de lo simple, de lo extraordinario y de lo mundano. Asómbrate de los olores, de los colores, de la naturaleza y de lo que la gente hace con la naturaleza. Asómbrate del arte, del caos, del futuro y del pasado, de lo exquisito y lo repugnante.

Aprende sin soberbia y déjate arrollar una y otra vez por el asombro, que es lo que hidrata al alma y el cerebro. Que “viajar es fatal para los prejuicios, la intolerancia y la estrechez de mente”, escribió Twain en sus crónicas. “Nadie adquiere una visión amplia, saludable y generosa si se queda en una esquina de la Tierra toda su vida”, remataba.

Vas a ver que el mundo se va a hacer más pequeño. El obstáculo entonces será tu voluntad, o la falta de ella. Me habría gustado entenderlo más temprano. Que no te pase.

Por cierto: en el título digo “carta” por decir cualquier cosa. En el futuro nadie escribe cartas. Ni siquiera cuando está de viaje.

Texto original: La Nación

Trabajar de forma remota cambiará el mundo


Una de las cosas que más me gusta analizar es cómo será el mercado laboral en la próxima década. Sin duda, nada será como ahora. Los cambios son una constante en todos los sectores, las nuevas tecnologías están revolucionando mercados y la forma en la que se trabaja. Realidad virtual, computación en la nube, big data y conexiones a Internet cada vez más rápidas hacen que sea posible trabajar en modo remoto desde cualquier parte del mundo. Actualmente más de la mitad de los empleos ya no requieren tener una presencia física, ir a la oficina no es necesario y por eso cada vez más empresas ofrecen a sus empleados la posibilidad de realizar su trabajo de forma remota.

Pero esta revolución justo acaba de comenzar con los nómadas digitales.

El futuro del trabajo cambiará el mundo:

1. Nómadas digitales en aumento. Se calcula que dentro de 20 años, 1 de cada 8 personas en el mundo serán nómadas digitales. Si para entonces el planeta tendrá una población rondando los 8,8 millones de personas, significa que habrán más de 1 millón de nómadas digitales.

2. Menos compromisos y casamientos: Como nómada digital os puedo asegurar que es muy complicado mantener una relación a largo plazo con una pareja estable. No digo que sea imposible porque creo que el amor es algo que puede con todo. Pero cuando tienes un estilo de vida nómada que cada ciertos meses viajas a otro país dejas atrás muchas cosas, es difícil comprometerse y mucho menos pensar en casamientos. Para un nómada la libertad está por encima de todo.

3. No tendrá sentido comprarse una casa. Los nómadas tenemos la posibilidad de seguir trabajando desde cualquier rincón del planeta, solamente necesitamos una buena conexión a Internet. ¿Tiene sentido comprarse una casa? No, es mucho mejor alquilar un apartamento en un lugar que te guste, pasar un tiempo y luego moverte hacia otro lugar para seguir explorando el mundo, conocer otras culturas, etc.

4. Habrán ciudades para nómadas. De hecho, es algo que ya está sucediendo. Chiang Mai, en el norte de Tailandia, se la conoce como la capital de los nómadas digitales. Yo mismo estuve viviendo más de medio año en esa ciudad y es una maravilla. Excelente calidad de vida con bajo coste. Pero hay muchas más ciudades que se están convirtiendo en hubs para este grupo de personas. Por ejemplo, Medellín en Colombia, la que fuera centro de operaciones de Pablo Escobar, uno de los mayores narcos de la droga, ahora es una ciudad donde florecen startups con proyección internacional.

5. Más espacios de coworking. A los nómadas nos gusta reunirnos con otros nómadas, compartir ideas, colaborar, o incluso iniciar proyectos. Es por eso que cada vez podemos encontrar más espacios de cowoking que ofrecen absolutamente todo lo necesario para trabajar de forma remota. En definitiva, son oficinas donde cada persona trabaja en sus cosas pero se ayudan y dan consejos mutuamente para seguir desarrollando sus negocios online.

6. Todavía más economía colaborativa. Si piensas que ya lo has visto todo el cuanto al desarrollo de la nueva economía colaborativa, piénsalo de nuevo. A los nómadas nos encana usar este tipo de servicios porque son más flexibles y se adaptan mejor a nuestras necesidades. Cuando haya 1 millón de nómadas viajando y trabajando por el mundo, estos servicios se expandirán hasta convertirse en lo único que vamos a usar: Uber, Airbnb, etc. Entre otras cosas porque como buenos nómadas no tenemos bienes o propiedades que mantener y siempre las vamos a tener que contratar o alquilar.

7. El mundo será multiracial. Si la gente tiene la posibilidad de trabajar de forma remota, no hay que ser muy inteligente para predecir que aumentará la movilidad de la población. Eso generará ciudades todavía más multi culturales y con diferentes razas mezcladas. Tinder está ayudando mucho a ese proceso…

8. Nuevos mercados para explotar. Siempre que se generan cambios importantes en los hábitos ya sean de vida o de trabajo de las personas se abren nuevas oportunidades de negocio. Los nómadas digitales no somos demasiado consumistas, nos gusta llevar un estilo de vida minimalista y evitamos los apegos emocionales sobre los bienes o cosas materiales. Tenemos nuestras características y seremos un nuevo segmento de la población que seguro será estudiado por las marcas para sus estrategias de marketing.

Tómate en serio: cree en ti mismo


¿Cuándo fue la última vez que tenías una opinión pero no la compartiste con los demás porque pensaste que a nadie le importaría lo que dijeras? ¿Cuándo fue la última vez que tenías una idea genial en la cabeza pero nunca la pusiste en práctica porque decidiste que no era suficientemente buena? ¿Cuándo fue la última vez que empezaste algo bonito pero abandonaste antes de finalizarlo porque pensaste que a nadie le gustaría?

Los libros de autoayuda dicen que no te tienes que preocupar por lo que piensen los demás, simplemente haz las cosas, sigue adelante, no te rindas al primer obstáculo, no abandones, si te has propuesto algo y crees en ello llega hasta el final.

Pero realmente si te tomas en serio nunca más vas a necesitar leer libros de autoayuda porque siempre estás capaz de convencerte a ti mismo de lo que estás haciendo realmente merece la pena.

Durante mucho tiempo a lo largo de mi vida no me tomé en serio. De hecho, todavía me esfuerzo para confiar más en mis posibilidades y convencerme de que soy capaz de todo lo que me proponga. Tengo que admitirlo, no es nada fácil, todo lo contrario. Pero desde que empecé a viajar por el mundo hace cosa de tres años que mi forma de pensar con respecto a mi persona ha cambiado por completo, me conozco más y mejor que nunca, sé hasta donde puedo llegar y donde están mis límites porque quiero superarlos.

Antes era tímido, reservado y me guardaba las cosas que pensaba para mi. Pero con el tiempo me di cuenta de lo maravilloso que es intercambiar opiniones con otras personas, entender diferentes puntos de vista, recibir feedback de los demás, pedir consejo si lo necesito, dejarme ayudar y compartir mis ideas por muy locas que a priori puedan parecer. No importa. Ahora me tomo en serio y confío en mi mismo.

Ese cambio de actitud ha marcado un antes y un después en mi vida.

Lo malo de no confiar en uno mismo es que a medida que pasan los años y uno mira hacia atrás para hacer balance se da cuenta que ha dejado escapar un montón de oportunidades que hubieran sido geniales si se hubiera atrevido a aprovecharlas, pero que por miedos se quedaron en el camino.

Y la mayoría de veces ese tren nunca pasa de vuelta.

Cuando uno no se toma en serio termina viviendo una vida de la cual no está orgulloso. Sigues esperando hacer algo que te apasione, sigues esperando a hacer cosas que te hagan sentir feliz y exitoso… pero esa espera la terminas llenando de otras cosas que realmente no tienen valor. Quizás trabajas duro y haces un buen trabajo pero te sientes atrapado dentro de ti, dejando que tu vida la dirijan otras personas.

Si no crees en tus ideas también te puedes encontrar que otras personas que han tenido las mismas ideas que tú, han sido más valientes y han creado un proyecto que ahora es una realidad. Esas personas pasaron a la acción, creyeron en sus posibilidades y tuvieron éxito. Mientras que tus ideas se quedaron en nada, no porque no fueran buenas, sino porque no confiaste en ti mismo y las dejaste acumulando polvo en el baúl de los recuerdos.

Luego te puedes sentir deprimido, enfadado, decepcionado por no haber hecho nada en su momento. Puedes sentir que ya es demasiado tarde. Pero no lo es en absoluto. Nunca es demasiado tarde para ser quien quieres ser.

Cuando te tomas en serio te das permiso para descubrir y explorar en tus ideas. Cuando tu corazón te diga que tienes que ir a por todas, vas a darlo todo sin mirar atrás, te darás al menos una oportunidad. Que bien te la mereces.

Comparte tus ideas, no las escondas, no las borres. Sigue progresando.

No pienses que tus ideas no son buenas, no te trates como si no fueras capaz de nada, porque estoy seguro que tú y tus ideas son importantes, tienen valor y tienen el potencial de convertirse en mucho más de lo que piensas.

Eres imparable, pero primero tienes que creértelo.

De verdad, créeme…

ChatSim: Internet móvil para viajar por todo el mundo (coupon code)


Lo tengo que confesar. Una de las primeras cosas que hago cuando llego a un nuevo país es comprarme una SIM local para poder tener datos de Internet en mi celular o smartphone desde el minuto cero. Ahora mismo soy feliz con un iPhone pero quien sabe si me terminaré pasando a Samsung, Huawei o cualquier otra que funcione con Android, hay que estar abierto a cualquier cambio…

El caso es que tengo una bolsita de plástico con al menos 15 tarjetas SIM de países que he visitado o vivido durante una temporada. Como te puedes imaginar cada SIM tiene un número, su contrato, su operadora y por lo tanto cuando vas viajando saltando de un país a otro no te queda otra que ir comprando nuevas tarjetas y recargarlas con datos para una semana, un mes o el tiempo que tengas previsto quedarte en esa localización. La verdad, poco práctico y una pérdida de tiempo…

¿Existe alguna solución? Sí, se llama ChatSim y es la primera SIM en el mundo que funciona con tus aplicaciones de chat, estés donde estés. Por solo 10 euros al año puedes enviar mensajes de texto y emojis sin límites con WhatsApp, Facebook Messenger, WeChat, LINE, Telegram y otras aplicaciones de mensajería instantánea. En definitiva, gracias a ChatSim puedes estar en contacto con tus familiares, amigos y compañeros sin límites en cualquier parte del planeta.

Por fin nunca más vas a sufrir los abusivos costes de roaming, a mi me han llegado a cobrar hasta 6 euros por 1 MB. ¡Solamente uno! En fin, se les acabó el chollo a las compañías de telefonía móvil porque yo ya tengo mi ChatSim. La compré en la página web y me la enviaron a casa en una semana. La he probado en Marruecos, Francia, Italia… y funciona de maravilla. Es compatible con todos los tamaños de SIM, todos los sistemas operativos, cobertura mundial y muy fácil de configurar. 100% recomendable.

Precio: 10€ de la SIM + 10€ del plan Unlimited + 7,50€ de tasas de envío = 27,50 euros. Luego solamente pagarás anualmente lo que cuesta el plan.

Actualización: Me avisan que ahora también la puedes comprar en Amazon.

ChatSim se conecta a más de 250 operadores de más de 150 países: Vodafone, Digicel, Claro, Movistar, Beeline, Optus, Telstra, Telus, Tigo, Entel, China Unicom, ChinaMobile, Vodacom, Tele 2, CUBACEL, MTN, O2, T-Mobile, Aircel, Softbank, E-plus, Yoigo, Etisalat, Du, EE, At&t, Telcel y algunos más. De esta forma en cualquier lugar del planeta estarás conectado al operador con la mejor cobertura y señal.

¿Pero esto no tiene truco? ¿Cuál es el negocio si es tan barato? Con ChatSim puedes intercambiar mensajes de texto y emojis ilimitados con todos. Pero si quieres enviar fotos, videos o hacer llamadas de voz tienes que hacer recargas multimedia.

Pero tengo un regalo para ti. Una vez hayas comprado la SIM de ChatSim, la hayas recibido a casa y te dispongas a activarla desde el panel de control de la página web de ChatSim, en el momento que te pida introducir los datos de la SIM (numero de identificación de la tarjeta) en tu cuenta hay una casilla que pone “Coupon code” si introduces este código: CAMVZMIB te van a dar gratis 1000 créditos multimedia, con lo que sin pagar más podrás hacer llamadas, enviar fotos y videos en tus mensajes de WhatsApp, Facebook Messenger, Line y otros muchos.

Nota importante: Si no utilizas el cupón anterior no podrás llamar ni intercambiar contenido multimedia con tus contactos a menos que recargues con algún plan. Por ejemplo, 2000 créditos cuestan 10 euros. Los otros planes tienen un precio de 25 y 50 euros. Si no los usas caducan al año.

En conclusión, ChatSim es la SIM perfecta para viajeros, nómadas digitales y para estar siempre conectado a un precio simbólico: 10€ al año. ¡No te lo pienses y hazte con ella!

¿Es la renta básica universal una solución si no hay trabajo para humanos?


En países donde los referéndums se toman como un acto democrático como es el caso de Suiza se pueden consultar a sus ciudadanos propuestas realmente interesantes. Durante la jornada de hoy, unos 8 millones de suizos estaban convocados para votar la primera iniciativa popular a nivel estatal sobre la creación de una renta básica universal, también conocida como Universal Basic Income o UBI por sus siglas en inglés. Se trata de un modelo cada vez más respaldado por economistas que predicen un futuro próximo donde las máquina o robots van a sustituir inevitablemente a las personas en los puestos de trabajo. Finlandia también está preparando su consulta.

El tema es sumamente interesante porque si la productividad se traspasa a los robots dejando millones de personas sin trabajo, la riqueza se acumulará a los propietarios de esas máquinas, y por consiguiente, la desigualdad en el planeta irá creciendo exponencialmente mientras empresas sustituyan sus actuales empleados de carne y hueso por sistemas robotizados mucho más eficientes. Sin ir más lejos hace apenas una semana, el ex CEO de McDonald’s, aseguraba que actualmente saldría más barato comprar un brazo robótico de 35.000 dólares que pagar 15 dólares la hora a un trabajador ineficiente que se dedica a embolsar patatas fritas. Y no le falta razón.

Pero como McDonald’s millones de empresas se lo están planteando. De hecho, la china Foxconn, proveedora de Apple y Samsung, está reemplazando en estos momentos el 55% de su plantilla en una fábrica con autómatas. Estamos hablando que el mayor fabricante de móviles del mundo está despidiendo a 60.000 trabajadores para tener robots a sus ordenes. ¿Pero realmente los robots son mejores que nosotros? Definitivamente sí. Están programados para no cometer errores, no se cansan, no necesitan vacaciones, pueden trabajar sin límite de horarios, no necesitan que los motiven, no tienen distracciones externas, son controlados por ordenadores con una capacidad de procesamiento, análisis e inteligencia infinitamente superior a la humana, etc. Actualmente todos los puestos de trabajo excepto los que exijan una alta dosis de creatividad son susceptible a ser sustituidos por máquinas.

Según el banco estadounidense Bank of America Merrill Lynch, el valor global del mercado de la robótica alcanzará unos 142.000 millones de euros en 2020, siendo actualmente de 32.000 millones. En efecto, estamos delante de una nueva revolución industrial, ya vamos por la cuarta, que justo acaba de comenzar y que nos va a traer grandes cambios a todos los niveles, no solamente corporativos, sino también desafíos en la sostenibilidad del sistema y de lo más importante: una población en crecimiento pero cada vez con menos puestos de trabajo disponibles. Y si el modelo capitalista actual se basa en que la gente corriente se tiene que ganar la vida trabajando, la pregunta a estas alturas parece evidente: ¿Cómo vamos a poder sobrevivir?

Pues bien, una de las propuestas que más fuerza están tomando, no solamente en Suiza, es la de la renta básica universal. Con ese escenario a la vista, un debate sobre ese modelo parece más relevante y necesario que nunca. La idea es sencilla: se paga una cantidad mensual a los ciudadanos simplemente por serlo, sin importar el trabajo que hagan o el valor añadido que generen. Pensar que los ingresos de una persona estén completamente disociados del trabajo que realicen era algo difícil de imaginar hasta hace bien poco. Pero las cosas podrían cambiar más pronto que tarde.

Volviendo al referéndum de Suiza, los datos oficiales mostraron que un 77% de los votantes rechazó la incitativa de ley que barajaba dar a su población sin pedir nada a cambio unos 2.500 francos suizos (2.254€) por adulto y 625 (564€) por niño. Un resultado que demuestra un claro gesto de madurez y compromiso ciudadano. Si no es sostenible lo que se propone o si realmente no está claro el resultado de implementar la propuesta, se vota que “no” aunque esté rechazando dinero que me vendría de maravilla. A todo esto me pregunto cuál habría sido el resultado si la misma se hubiera realizado en España. Apuesto a que un sí rotundo sin importar las consecuencias…

La idea de una renta básica universal por no hacer nada puede parecer muy atractiva, especialmente para reducir la pobreza, pero eso tendría su coste. En primer lugar, que los gobiernos regalen dinero a los ciudadanos estaría genial si las cuentas cuadraran, pero con un déficit y una deuda por las nubes parece algo inviable. ¿A caso tendría sentido establecer una renta básica universal pero a cambio subir los impuestos? No lo veo. Tampoco veo claro qué efecto tendría dar dinero gratis a la población, si eso daría lugar a una generación de vagos, incentivaría que los ciudadanos dejasen de trabajar o si serían capaces de controlar las fronteras para evitar una previsible avalancha de inmigrantes en caso de que la medida fuese aprobada.

Mientras el mundo avanza cada vez más deprisa y nos preparamos para grandes cambios, puedes empezar a plantearte alguna de las siguientes preguntas:

¿Qué harías si tuvieras unos ingresos garantizados? ¿Buscarías otras ocupaciones y alternativas para generar valor sin la presión de tener que ganar necesariamente un sueldo cada mes para asegurar tu subsistencia o simplemente te dedicarías al placer?

« Siguientes entradas

Sergi Mateo © 2017

Made with from Barcelona