Categoría: Viajes (página 2 de 7)

Guía de estafas turísticas y timos para viajeros


Desde que publicará en el blog personal mi desagradable experiencia sobre la estafa de la ceremonia del té en Shanghái, he recibido cientos de mensajes de personas preguntando sobre cómo actuar en caso de haber sido estafados. Me he dado cuenta de que existe una gran desinformación entorno a las estafas y timos más habituales a los turistas en diferentes ciudades del mundo. Y es precisamente conociendo cómo funcionan la única forma de no terminar siendo una víctima.

A diario miles de turistas están siendo estafados de una forma u otra cuando se pasean tranquilamente por el centro de algunas ciudades, la policía aunque es consciente de ello no parece hacer nada al respecto y la prensa tampoco habla de ello. De alguna forma parece como si las estafas estuvieran encubiertas por el gobierno. Quizás sea porque alertar de esos peligros supondría asustar a los turistas y todos sabemos que el turismo mueve muchísimo dinero (algunos países viven de ello), de modo que decir que en las calles es habitual encontrarse con estafas no parece la mejor campaña de publicidad para seguir recibiendo visitantes.

A continuación te voy a explicar con algunos videos de soporte donde claramente se puede ver cómo funcionan las estafas más frecuentes a turistas y así seas capaz de detectarlas para evitar perder dinero en alguna de sus elaboradas trampas.

Estafa de la viuda negra
Te encuentras en un bar, discoteca o local musical y se te acerca una mujer que trata de ligar contigo, es muy directa, te seduce y te propone ir a la habitación de tu hotel para tener una noche inolvidable. Literalmente. Te ofrecerá algo para beber, por ejemplo una copa de vino, y en un momento de despiste o tengas que ir al servicio aprovechará que se queda sola para echarte unos polvos en tu bebida, un potente tranquilizante que te dejará completamente KO durante horas. Entonces la viuda negra aprovechará para robarte todo lo que tengas de valor, y por supuesto dinero en efectivo. Al despertarte a la mañana siguiente a demás de uno dolor de cabeza impresionante, no tendrás nada.

¿Cómo puedo evitarlo? Simplemente nunca te lleves a la habitación de tu hotel a una mujer que recién acabas de conocer. En una conversación de pocas horas no puedes conocer sus verdaderas intenciones.

También te pueden drogar en medio de la calle, en una fiesta o carnavales. Si una mujer, normalmente una prostituta, te pide que la invites a tomar una copa, es muy probable que se trate de una estrategia para robarte. Se conoce como la Cinderella.

Estafa del billete falso en un taxi
Llegas a tu destino y pagas la carrera. Por ejemplo, el taxista te dice que son 16 euros, le das un billete de 50, esperas tu cambio pero te responde diciendo que has dado un billete de 5. Además, te lo muestra para que te lo creas. Simplemente lo ha cambiado. Insistirá hasta que le vuelvas a pagar. Una estafa muy habitual en Argentina, Brasil y otros países de América del Sur. Todo un clásico entre el gremio.

Estafa de los falsos vendedores de droga
No son pocas las veces que viajando solo me han ofrecido droga por la calle: Portugal, China, Perú, Colombia… No soy consumidor pero quienes lo son pueden caer fácilmente en la trampa de los falsos vendedores de cocaína. Lo que realmente venden son unos polvos blancos fabricados con pastillas para la migraña o cualquier otra mierda. Pueden mezclar cualquier cosa, desde veneno hasta azúcar o harina. ¿Quién es el valiente que luego va a buscar al traficante para decirle que lo que le ha vendido no es de buena calidad? El mejor consejo: deja las drogas, no testes la suerte…

Estafa en el club de noche
Se te acerca un hombre que dice ser promotor de un club de noche, puede ser de alterne o una simple discoteca. Te asegura que en su local podrás encontrar a una chica dispuesta a tener relaciones íntimas contigo. La idea te convence. Entras en el local, te sientas en la barra, pides una copa y en menos de 5 minutos tienes una mujer que te empieza a acariciar, decirte que eres muy guapo o en fin, cualquier cosa que te haga pensar que esa noche has triunfado como un campeón. Seguidamente te invitará a pasara un reservado del local, un sitio oscuro donde poder hacer lo que quieras con ella… hasta que de repente un hombre abre la puerta con cara de pocos amigos, te dice que esa es su novia y te pide dinero para que no te rompa las piernas.

Estafa de las piedras preciosas
Esta estafa la conozco muy bien porque me la intentaron colar. De hecho, es muy habitual en Tailandia. Funciona de la siguiente manera: Por la calle te ofrecen un recorrido por toda la ciudad en tuk-tuk a cambio de unos 50 baths, es decir poco más de 1 euro. Te dicen que te van a llegar por algunos templos importantes y algunas exposiciones. Hasta ahí todo bien, convincente.

Cuando llegas a uno de los templos de repente aparece un hombre, diferente al conductor del tuk-tuk que te está esperando en la salida, que te empieza a hablar en un inglés sospechosamente bastante bueno por ser tailandés, pregunta lo típico: si es la primera vez que estás en la ciudad, en mi caso Bangkok, y si te vas a quedar muchos días… da la impresión de ser un ciudadano normal y simpático que está de paso por el templo para mostrar respeto hacia su religión.

Pero la cosa se pone interesante cuando sin venir al cuento recomienda que aproveches la ocasión de que estás de visita por la ciudad para ir al “Export Centre” donde poder comprar joyas únicas y piedras preciosas que solamente se encuentran en Tailandia, además justamente esa semana se ofrecen con descuentos superiores al 50 por ciento. Puedes pensar que es una buena ocasión para hacer un regalo a tu novia o madre. Te despides de ese hombre y no lo vuelves a ver jamás.

Regresas al tuk-tuk y qué casualidad la siguiente parada es el famoso “Export Centre”. Tengo que reconocer que lo tienen bien montado, hay seguridad en la entrada y dentro del establecimiento, cantidad de expositores con piedras preciosas, miles de anillos, pulseras, colgantes… y dependientas bien vestidas, educadas y que saben hablar inglés. Da la impresión de ser una joyería de alto nivel, en ningún caso se te pasa por la cabeza de que todo lo que tienes delante de tus ojos es una organización para estafar a turistas.

Te pones a revisar lo que cuestan las piezas y realmente son precios propios de joyas preciosas. No es raro ver anillos a la venta por más de 5.000 dólares. Las dependientas aseguran tener certificados de las piedras preciosas que venden y argumentan que además del atractivo de la pieza, se trata de una buena inversión, ya que este tipo de piedras preciosas suben de valor con el tiempo.

Lo curioso del caso es que el establecimiento está lleno de gente, obviamente todo turistas que se están informando, mirando y comprando. Os aseguro que es un gran negocio el que tienen montado en ese establecimiento. Obviamente no hace falta decir que las piedras no son preciosas, es pura bisutería que estás pagando a precio de zafiro.

En definitiva, una estafa en toda regla y todo un clásico en Tailandia. Me atrevería a decir que el 90% de turistas que pisan suelo tailandés llegan a entrar en uno de esos “Export Centre” y por lo que pude ver con mis propios ojos muchos están siendo estafados. ¿Por qué nadie les ha alertado si es tan común?

Por cierto, me he llevado una sorpresa al ver que el hombre que aparece en el video recomendando ir al “Export Centre” es el mismo con el que yo me crucé en el templo, no me olvidé de su cara, obviamente una parte interesada del negocio, quizás uno de los dueños y responsables de una de las estafas más que más dinero mueven en todo el continente asiático. Ahí lo tienen al descubierto. Policía. ¿Hola?

Estafa en un restaurante
Este timo te lo puedes encontrar en cualquier parte del mundo. Los restaurantes se aprovechan de que muchos turistas no controlan el tipo de cambio y realmente no saben la cantidad de dinero que están pagando por su comida. Nunca te sientes en un restaurante y pidas algo sin ver al carta con los precios. Aunque ver la carta con los precios no siempre es garantía de nada, pues muchos restaurantes tienen una carta solamente para turistas, en efecto, con los precios inflados.

Por lo tanto, lo mejor que puedes hacer siempre antes de ordenar la comida es convertir el precio de cualquier plato a tu moneda, solamente así podrás tener una idea de si es barato, caro o te están intentando estafar. Por ejemplo, si en Bali te dicen que un arroz frito con pollo cuesta 100.000 rupias de Indonesia. ¿Te parece caro o barato? No tienes ni idea hasta que no hagas la conversión a tu moneda. Hazlo siempre en cualquier lugar cuando vayas de viaje.

Estafas con packs turísticos
Otro timo bastante común en prácticamente cualquier lugar se da lugar en la contratación de paquetes turísticos con supuestos guías callejeros, muchas veces estas personas te prometen visitas que simplemente no son posibles o te ofrecen entradas con grandes descuentos. Todo falso. Les pagarás, te darán un papel que no sirve para nada y desaparecerán. Por ejemplo, si te ofrecen visitar los jardines del Vaticano y tomarte un café con el Papa, no te lo creas…

Otra variante es un guía que te ofrece darte un recorrido o explicación de un monumento de la ciudad gratis o a cambio de una propina, pero su verdadera intención es llevarte a una tienda para que compres cualquier otra cosa… Parece que en Estambul (Turquía) están desesperados para vender alfombras.

Robo de carteras en la calle (pickpocketing)
Esto no es una estafa directamente sino más bien un robo en toda regla pero me ha parecido interesante incluirlo en esta entrada porque sucede todos los días en todas las ciudades del mundo. Vas paseando por la calle cuando un hombre tropieza contigo a tu paso, en ese mismo momento otra persona te roba la cartera muy sutilmente. La estrategia consiste en aprovechar el instante en que centras toda la atención en el tropiezo con esa persona que no te das cuenta que te están metiendo la mano en el pantalón o bolso.

¿Cómo puedo evitarlo? Nunca guardes la cartera con toda tu documentación el teléfono móvil en el bolsillo del pantalón. Si vas con mochila llévala por delante, no por la espalda. El bolso siempre cerrado, colgado cruzado en el cuello y bien agarrado. Evita mostrar que llevas dinero en efectivo por la calle. Pasea con tranquilidad pero siempre con precaución y con todos los sentidos en alerta, especialmente si te encuentras en zonas o barrios pobres. Caminito, en Buenos Aires, es un claro ejemplo de ello.

________________________

Comparte este contenido con cualquier persona que tenga planeado un viaje al extranjero. Las estafas a turistas son más comunes de lo que mucha gente piensa, cualquier persona es vulnerable a ellas si no conoce cómo funcionan. Ayuda a difundir este artículo para evitar que otras personas sean estafadas.

Airbnb de larga estancia: alquiler por semanas o meses


Cada vez más personas utilizan Airbnb cuando desean reservar alojamiento en sus viajes. Es una forma perfecta para evitar los caros hoteles o hostales con dormitorios masificados donde apenas se puede descansar. Usando Airbnb te puedes sentir como en tu casa vayas donde vayas porque se alquilan viviendas, casas o apartamentos con anfitriones de más de 190 países. Yo he reservado alojamientos a través de Airbnb en Ámsterdam y Oporto con muy buenas experiencias. Tanto que pronto quiero viajar a Canadá y ya tengo seleccionados los lugares en Montreal, Toronto y Vancouver.

Airbnb te permite disponer de tu propio apartamento en cualquier ciudad del mundo por unos días con toda la comodidad de estar como en tu propia casa, ya que normalmente los anfitriones tratan muy bien a sus huéspedes para conseguir buenas valoraciones en la plataforma y conseguir así más reservas de su vivienda.

De hecho, precisamente en Ámsterdam al llegar me encontré una botella de vino, velas encendidas por toda la casa, todo muy limpio, un mapa de la ciudad, lugares recomendados para visitar por la zona, hasta un listado de los supermercados más cercanos. Precisamente esa es otra ventaja, con Airbnb al reservar casas particulares casi todas disponen de cocina con sus utensilios y puedes preparar tu comida en casa sin la necesidad de gastar dinero en restaurantes.

Lo más común es reservar una estancia por unos pocos días, una visita corta o una escapada de fin de semana en solitario en modo explorador o con tu pareja en plan romántico. Pero lo que mucha gente no sabe es que Airbnb dispone de un apartado para reservas de larga estancia o larga duración, con la ventaja de que puedes conseguir alquiler por semanas o incluso meses (renta mensual) con tarifas por noche muy inferiores en comparación con las reservas por días individuales. También funciona por ejemplo para vacaciones de más de una semana en un mismo lugar o viajes de negocios.

¿Te imaginas vivir cada mes en una ciudad diferente? 12 meses, 12 países, 12 ciudades. Ese es mi sueño y objetivo que espero cumplir el próximo año. Airbnb es ideal para esta aventura, ya que tiene listados miles de viviendas disponibles para alquiler tanto de corta como larga estancia, permite ver fotos, comentarios de otras personas que han estado en ese lugar, ver situación en el mapa y comprar precios muy fácilmente.

De modo que ahora ya no tienes excusa para vivir una temporada larga en otro país sin necesidad de hacer un contrato de alquiler fijo. Simplemente reserva con Airbnb tu estancia por el tiempo que quieras y tu anfitrión te esperará con una sonrisa para darte las llaves de su casa, que por unos días, semanas o meses será tu casa. Es simplemente genial.

Es muy sencillo, si todavía no eres usuario, lo primero será registrarte. Si lo haces a través de este link conseguirás un descuento para tu primera reserva. Una vez ya tengas cuenta tienes que acceder a la web Airbnb Sublets (subalquiler).

En el caso de reservas para una estancia larga de 28 o más noches, se cobra a los huéspedes mensualmente. El primer mes siempre se paga por adelantado. Antes de reservar revisa bien la política de cancelaciones, que en este caso de subalquileres puede ser más extrita. También revisa si el precio incluye los gastos de agua, luz y mantenimiento. Me he encontrado que en algunos alquileres de larga duración en Airbnb estos gastos se deben de pagar a parte, es decir, no están incluidos.

Dónde viajar como nómada o mochilero


¿Quieres trabajar y viajar al mismo tiempo, solamente viajar, saltar de un país a otro o quedarte a vivir por una temporada? ¿Te gusta hacer viajes cortos y planeados o prefieres no tener nada organizado y salir a la aventura durante varios meses? Hay muchas formas de viajar por el mundo, cada persona tiene su estilo y sus preferencias.

Por ejemplo, a mi no me gusta tenerlo todo organizado, prefiero dejar espacio a la improvisación y a decidir en cada momento lo que más me apetece, eso me permite ser más flexible y aprovechar mejor cada segundo de mi aventura.

Pero esa filosofía no sirve para todas las personas. ¿Cuál es la tuya?

La guía definitiva para decidir donde viajar según tus preferencias

¿A dónde quieres viajar? Esa es una pregunta muy personal. Hay muchísimos países preciosos repartidos por el mundo que se hace muy complicado elegir uno o dos. Los verdaderos viajeros no se casan con un lugar, habitualmente encuentran maravillas en cada nueva localización. Todo país tiene su encanto, sus partes buenas y las partes menos buenas. Cada lugar es único e irrepetible. Para gustos, países.

Pregúntate si lo que estás buscando es un clima tropical o prefieres estar fresco en una montaña. Esto es muy importante porque no solamente te ayudará a decidir donde ir, sino también las actividades que podrás hacer y lo que te tienes que llevar en la mochila. Recuerda que no importa cuantas guías o blogs de viaje leas, que nada será comparable con experimentarlo por ti mismo.

Estas son mis recomendaciones después de viajar por más de 30 países alrededor del mundo, espero que te den una idea para encontrar el tipo de viaje que deseas:

– Si estás buscando estilo, seguridad, confort, limpieza, buenas infraestructuras y no tienes límites de presupuesto, te recomiendo que visites el norte de Europa y los países escandinavos como Suecia o Noruega.

– El sur de Europa (España, Italia, Grecia) es genial para viajes más relajados, algo más económicos, con mucha historia por descubrir, buenas comunicaciones de transporte y gastronomía deliciosa.

– Si quieres un lugar barato donde vivir o viajar, pero igualmente amigable y relajado, sin duda alguna el Sudeste Asiático es perfecto. No obstante, capitales como Singapur son extremadamente caras. Elige destinos más asequibles en Tailandia, Indonesia, Birmania, Laos o Vietnam. Buscar vuelos baratos.

– Si tienes poco presupuesto, andas escaso de plata o dinero, y buscas desafiantes aventuras, lo mejor es viajar al continente africano. Un safari por la sabana de Kenia es una buena forma de empezar. Pero cuidado, Sudáfrica y especialmente Ciudad del Cabo no son destinos particularmente económicos.

América del Sur es ideal para mochileros que buscan aventura a bajo coste. Países como Argentina, Chile, Brasil, Perú o Colombia son lugares donde podrás hacer muchas actividades al aire libre y además no tendrás problemas con el idioma. Todo el mundo habla español.

– Para deleitarte con espectaculares paisajes, actividades de aventura en la naturaleza, conocer gente divertida, facilidad de transporte, seguridad y estás dispuesto a pagar bastante dinero (es muy caro), entonces viaja a Oceanía, siendo Nueva Zelanda o Australia las grandes potencias.

– Si eres de los que aman las islas, no pueden estar mucho tiempo lejos del mar, disfrutan de las puestas de sol como si fueran momentos mágicos y quieres broncearte en playas de ensueño con aguas calientes y cristalinas entonces debes ir al mar Mediterráneo, al mar del Caribe, islas de Tailandia, Filipinas o Indonesia.

– América del Norte (Estados Unidos y Canadá) es un destino espectacular para los disfruten de viajes largos, preciosos parques naturales, entretenimiento las 24 horas, asistir a conferencias de los mejores profesionales o buscar financiación para tu negocio.

– Si quieres viajar a las ciudades más caras y exclusivas del mundo, alojarte en los mejores hoteles, ir de compras por tiendas de marcas de lujo o comer en restaurantes con tenedores de oro, puedes ir a Nueva York, Londres, Ámsterdam, Tokio, Hong Kong, Zúrich o Sídney. Lo que te puedas gastar en una semana en cualquiera de esas ciudades te sería suficiente para vivir 2 meses enteros en otros lugares con igual o más encanto como la India, México o Marruecos.

Si todavía no lo tienes claro y buscas más inspiración para decidir donde viajar en tu próxima aventura te recomiendo darle un vistazo a Traveller’s Choice de TripAdvisor, el portal con la comunidad de viajeros más grande del mundo y donde encontrar valoraciones de sitios para visitar, comer o realizar actividades.

No importa donde vayas de viaje, siempre mantén una mente abierta y prepárate para lo inesperado.

Las ventajas y desventajas de viajar solo


Tras recorrer dos continentes sin más acompañante que mi mochila he aprendido que viajar solo tiene muchas ventajas pero también desventajas, hay cosas buenas y otras cosas menos buenas. ¡Las quiero compartir contigo! Quizás pienses lo mismo…

Ventajas de viajar en solitario

1. Libertad absoluta para decidir
Puedes tomar siempre tus propias decisiones y no tener que llegar a un acuerdo con nadie más para hacer lo que quieres, cuando quieres y donde quieres. Eres el capitán de tu vida. Tú llevas el timón y pones rumbo al puerto que te apetece en cada momento.

2. Te conoces más
Viajar con nadie más que contigo mismo te obliga a conocerte más a fondo, a descubrir lo que te gusta, lo que no te hace feliz y lo que es imprescindible en tu vida. Aprendes a gestionar mejor tus sentimientos, a ser más abierto al mundo, más flexible con tus rutinas, más agradecido con los demás…

3. Te sientes más fuerte
Cuando llego a una nueva ciudad que no conozco y empiezo a explorarla me siento extremadamente independiente y orgulloso ver con mis propios ojos cosas que solamente había visto en postales o fotografías. Es como decir: Estoy aquí, lo he logrado. He cumplido un sueño. Puedo con todo.

4. Puedo gastar poco dinero
Viajando por el mundo me he dado cuenta que no necesito muchas cosas en mi vida, que con lo básico y esencial es suficiente para ser feliz. Puedo comer lo que quiera y donde quiera sin consultarlo con nadie, puedo decidir si quiero pagar la entrada de un museo o ahorrarlo para otra cosa. Cuando vas con más gente a veces se terminan pagando por actividades que de ir solo no hubieras hecho.

5. Más tiempo para mi
Cuando viajo solo tengo más tiempo para mi. Para hacer lo que me gusta. Tengo más tiempo para leer, para escuchar música o escribir. Puedo ir a una cafetería y trabajar con mi ordenador portátil hasta la hora que quiera. Soy el dueño de mi tiempo. ¿Hay algo mejor que eso?

6. Amigos nuevos cada día
Viajar es una de las mejores formas de conocer personas de todo el mundo y hacer nuevos amigos. Hacer una pregunta a un desconocido en una estación de tren o establecer una conversación con alguien en un hostal puede ser inicio de una gran amistad. Ir solo hace que todavía sea más fácil conocer gente porque si quieres relacionarte socialmente no tienes otra alternativa que comunicarte con los demás.

7. Pruebo cosas nuevas
En casa la rutina es siempre la misma, el mismo lugar, los mismos amigos… cuando viajas cada día se convierte en una nueva aventura. La ventaja de ir solo de viaje es que es más fácil salir de tu zona de confort, atreverte con cosas diferentes que quizás no harías en tu país y descubrir un mundo lleno de posibilidades.

8. Viajo sin pedir permiso
Mañana puedo decidir irme a recorrer América del Sur con mi mochila, viajar a Australia para hacer surf en sus mágicas costas o hacer una ruta salvaje por las zonas más rurales de la India. Puedo hacerlo si quiero porque todo depende de mi. Tengo esa libertad. Me encanta esa sensación de que el mundo entero está a mi alcance.

Desventajas de viajar en solitario

1. Bañarse en la playa es complicado
Básicamente porque no tengo a nadie que se quede en la arena para vigilarme mis cosas. Sin embargo, recientemente he encontrado la solución. Colocar mi mochila debajo la toalla, utilizarla de cojín y tener los pies estirados tocando el agua. No es ideal pero al menos funciona.

2. No puedes beber por las noches
A veces me apetece tener una noche de fiesta de esas que terminen siendo memorables pero nunca tomo más de dos cervezas o un mojito por razones de seguridad. Llegar al hostal por mi propia cuenta depende solamente de mi.

3. No puedo compartir comida
Una de las cosas que más me gustan es compartir la comida y descubrir nuevos sabores, especialmente si como platos tradicionales de otros países. Si voy solo a un restaurante lo único que podré probar es lo que pida y no lo podré compartir con nadie. No hay nada como compartir unas tapas con los amigos.

4. Tus amigos y familia están lejos
Por mucho que me guste viajar en mayor o menor medida siempre echo de menos a mis amigos de toda la vida, a mi familia o a mi perrita Duna. Debido a que en ocasiones están a miles de kilómetros de distancia solamente puedo verlos por Skype. Las redes sociales funcionan muy bien para mantener el contacto pero en algunos momentos no hay nada como un buen abrazo de verdad.

5. Los hostales se hacen pesados
Los hostales son lugares muy interesantes donde se conocen a viajeros de todo el mundo pero después de varios meses de viaje te puede llegar a cansar dormir con 8-10 personas en una misma habitación toda las noches. Al final se echa de menos tu cama, el silencio absoluto y una buena almohada.

__________________

En conclusión, viajar solo no es para todo el mundo. Hay que saber llevar bien los momentos de soledad, disfrutar de ellos, valorar la independencia por encima de cualquier cosa y ser una persona abierta a nuevos retos y desafíos. No siempre es fácil pero al final merece la pena. No tengas miedo.

En el rincón más inesperado de cualquier ciudad del mundo puedes encontrar a esa persona que cambie tu vida para siempre.

El tren de la felicidad (transcripción) – Lytos


¿Cuántos de vosotros os levantáis por obligación cada día a la misma hora, vais a estudiar o trabajar en algo que no os gusta? Y os repetís una y otra vez: es lo que hay, mientras paguen… ya vendrán tiempos mejores.

Pero los años van pasando y nunca llegan.

Pongámonos en la mejor situación del sueño que nos venden desde pequeños. Terminamos nuestros estudios con buena nota y encontramos un trabajo estable de 8 horas con un sueldo que te permita pagar tu alquiler o hipoteca, tener tu perro, tu gato, tu tele gigante, tu coche, tus caprichos, tus cositas con tu pareja, vale… ¿y ahora?

Te quedan 50-60 años por delante en los que como mucho podrás aspirar a tener unas semanas de vacaciones al año, ahorrar para cuando te jubiles y no poder disfrutar de ese dinero porque eres demasiado viajo. Todas aquellas cosas que tenían que llegar y… ahora todo te da pereza.

Yo es que no estoy hecho para esta vida en la que la gran mayoría de personas que conozco están muertas en vida, que lo único que les motiva para levantarse por las mañanas son las facturas que tienen que pagar. Luego los padres con: ¿qué harás cuando seas mayor? Deja ya tus tonterías, ya harás lo que quieras cuando puedas pagarte tus propias cosas, tienes que ser una persona de provecho…

Vale, ahora eres un adulto, has hecho todo lo que se supone que deberías hacer y te reencuentras a un amigo que hace mucho que no ves y te pregunta:
– Hey! ¿qué tal?, cuánto tiempo… ¿qué es de tu vida?

Estoy seguro que le respondes sin pensar:
– Nada, estudiando, trabajando… lo de siempre.

Tanta gente se siente vacía, perdida, no saben qué camino tomar, están angustiadas porque el tiempo pasa y tienen que decidir si siguen estudiando, qué carrera tendrá más salidas, si se ponen a trabajar… para tener el futuro que quieren.

Pero… ¿cuál es el futuro que quieres?

No ese que te han metido en la cabeza de pequeño, sino ese futuro que quieres para ti.

Sabéis, una de las preguntas que más me han hecho a lo largo de mi vida es:
– ¿Qué no sabes hacer?

Mi respuesta es siempre la misma:
– Lo que todavía no me he propuesto aprender.

Por una vez trata de ser sincero contigo mismo. ¿A qué te dedicarías si pudieras elegir cualquier oficio sin importarte nada más que lo que deseas? ¿Quieres ser mozo de almacén, cajera de un supermercado, dependiente toda tu vida? Probablemente no. Seguramente te gustaría ser cantante, escritor, deportista profesional, tener tu estudio de tatuajes, chef de tu propio restaurante, trabajar viajando por el mundo

Pero en lugar de eso tienes un montón de ideas y sueños que no los llevas a cabo por el qué dirán, porque tus padres prefieren que hagas otra cosa, te pones excusas y más escusas diciéndote a tu mismo: me falta dinero, me faltan medios para desarrollar mis ideas, pero en realidad… te pasa lo que le pasa a muchísima gente.

Lo que tienes es miedo.

Miedo a fracasar.

Dicen que la paciencia es la madre de cualquier ciencia, pero te aseguro que el tiempo corre sin importarle lo paciente que seas. Mucha gente se sienta a esperar su tren pero cuando llega no saben reconocer si es el suyo y se quedan en el andén mientras ven como se cierran las puertas dejando una herida abierta.

El tren jamás pasó de vuelta.

Hay una estrofa de Rubén Darío que suele recitar mi abuela con Alzheimer cuando tiene sus momentos de lucidez que dice:

Juventud, divino tesoro, ¡ya te vas para no volver! Cuando quiero llorar, no lloro… y a veces lloro sin querer…

Si tienes un sueño lucha por él ahora. No esperes a un futuro que ni sabes si existe. No sigas los consejos de gente que intenta darte clases de cómo triunfar en la vida cuando ellos han fracasado, sino fíjate en lo que hicieron mal para no cometer sus mismos errores.

Alguien dijo alguna vez: “Solo podrás hacer realidad tus sueños si cuando llega la hora sabes estar despierto”. Tiene sentido, ¿no? Sé por experiencia que nadar contra corriente es muy frustrante, que habrán muchísimos momentos que querrás mandarlo todo a la mierda, pero dime lo que realmente sientes cuando te hablas en frente del espejo y le intentas mentir a tu reflejo poniéndote ese disfraz de otro clon más con miedo a tomar las decisiones importantes para tu vida.

¿No te has sentido siempre raro, extraño, como si hubieras parado en la estación equivocada? Pues si de verdad sientes que ese es tu tren, no esperes a que se cierren las puertas. Si sigues luchando por lo que quieres… la alarma que tienes dentro de ti va a sonar tarde o temprano. Si tienes miedo a caminar, te fabricas tus alas, aprendes a volar y a decir adiós. Porque lo sabes. Sabes que lo único que realmente quieres es ser libre hasta el día que cierres los ojos por última vez.

Busca dentro de ti, solamente tú sabes lo que realmente quieres. Tienes que dejar ya de esperar a que ocurra un milagro porque nadie va a tocar a tu puerta.

Transcripción del video de Lytos.

Subastas de vuelos con grandes descuentos


Estoy convencido de que viajar hace más feliz a las personas y es por eso que a partir de ahora voy a tratar de publicar más oportunidades para viajar sin necesidad de tener mucho dinero, ya que la falta de presupuesto económico suele ser una de los principales razones por las que la gente no visita otros países y culturas.

Si quieres encontrar vuelos internacionales con grandes descuentos tienes que visitar el apartado de subastas de Iberia, una de las aerolíneas más grandes de España con conexiones a cientos de ciudades por todo el mundo. La aerolínea subasta ahora vuelos a Río de Janeiro, Boston, Florencia, Marrakech, Zúrich, Caracas, Santiago de Chile, Praga y muchos otros destinos. De momento solamente con salidas desde Madrid.

El funcionamiento es muy sencillo, solamente tienes que registrarte y pujar en la subasta. Por ejemplo, se ofrecen 8 vuelos de ida y vuela con fechas concretas a París con un precio de salida de 20 euros. Si quieres pujar tienes que ofrecer una cantidad superior al precio actual. Si hay muchas pujas puede que tu oferta se quede sin opción a ganar la puja, por lo que si te interesa el viaje tienes que volver a pujar y así sucesivamente hasta que se cierre la subasta.

La clave es que todas las subastas se abren por un tiempo limitado, normalmente de 48 horas. Si en ese tiempo eres el ganador de una subasta, podrás conseguir el viaje al precio por el que pujaste. Por lo que tienes que estar muy atento para cazar los mejores vuelos. Actualmente se pueden conseguir vuelos con más del 50 por ciento de descuento. ¡Es absolutamente genial!

Por ejemplo, un destino habitual den las subastas son vuelos a Roma. Todos tienen un precio de salida de 20 euros, cuando se cierra la subasta normalmente tienen un precio de 99 euros, lo que supone un descuento del 48,4% sobre los 192 euros de venta al público en la web de Ibera.

También he podido ver que hay vuelos a Miami y Nueva York con un precio de salida de 50 euros, al finalizar la subasta y tras todas las pujas de los usuarios se pueden conseguir a una tarifa mínima de 350 euros, lo que se traduce a un descuento del 37,2% sobre el precio ofertado por Iberia si compras el billete a través de su página normal de reserva de vuelos.

En definitiva, merece mucho la pena darle un visitado a las subastas de vuelos de Iberia porque se pueden conseguir tarifas espectaculares. Incluso para personas que no viven en la capital de España, como es mi caso, puede que incluso salga a cuenta viajar a Madrid en avión o en tren para tomar uno de esos vuelos, ya que de todas formas muchos vuelos internacionales hacen escala en Madrid.

En el momento en que estoy escribiendo esta entrada los vuelos en subasta son:

Si quieres consultar el listado de subastas actuales visita subastas.iberia.com ✈️

Estoy deseando que más operadoras y aerolíneas ofrezcan también subastas para viajar al extranjero. Creo que es una gran idea porque es una forma de llenar los aviones, por lo tanto las compañías ganan más dinero y los usuarios más hábiles con las subastas o con menos recursos económicos pueden tener la oportunidad de viajar a países en los que descubrir y aprender un sinfín de cosas. Todos ganan.

El perfil del nómada digital: viajar como modo de vida


Viajar ya no solamente significa hacer turismo, es mucho más. Ahora es posible viajar por el mundo siguiendo un estilo de vida nómada. ¿Por qué piensas que elegir sergimateo.com como nombre de mi blog? En efecto, yo soy uno de ellos.

No tengo una localización fija o localizada en un punto concreto del mapa. Me gusta decir que vivo por el mundo y no me gusta quedarme demasiado tiempo en un mismo lugar, prefiero seguir explorando los rincones de este mundo que todavía me quedan por descubrir y dejarme sorprender por su grandeza.

No necesito muchas cosas para vivir, ni tampoco muchas para ser feliz. Me bastan con lo necesario y me gasto mi dinero en viajes, conocer gente y experiencias inolvidables. Sigo un estilo de vida minimalista que me permite estar concentrado en las cosas que realmente me importan y gano dinero trabajando como freelance creando proyectos online relacionados con la tecnología y la comunicación. Soy un nómada digital.

No soy el único. Cada vez más profesionales tienden a no pisar la oficina de la empresa por la que trabajan, porque «ir al trabajo» ya no implica estar en una oficina. Muchas tareas se pueden hacer desde cualquier lugar. La ubicación física en la empresa o la necesidad de estar todos juntos para sacar adelante un proyecto tiende a desaparecer. Las nuevas tecnologías y especialmente Internet han abierto las puertas a una nueva forma de trabajar que está revolucionando el mundo.

Y aquí es donde viene la gran pregunta: ¿Viajar no es muy caro? ¿Realmente compensa? Créeme que sí. En algunos países asiáticos por menos de 300 euros puedes alquilar un apartamento, comer bastante bien incluso en restaurantes, apuntarte al gimnasio, salir con otros amigos viajeros y hacer excursiones por la zona.

Cuando me preguntan cómo me puedo permitir viajar tanto siempre respondo lo mismo: “Me sale más caro quedarme en España.” Vivir en Tailandia, Indonesia, Filipinas, Perú o México son algunos de los países asequibles preferidos por muchos nómadas digitales que buscan un destino barato (ver infografía). Si bien los que ganan mucho dinero con sus negocios digitales eligen ciudades más exclusivas como San Francisco, Londres, Hong Kong, Tokio o Sídney.

Una mochila con lo básico, un ordenador portátil y cualquier alojamiento con conexión a Internet es lo que todo nómada digital necesita para seguir funcionando y viviendo desde cualquier parte del mundo. Todo lo demás es secundario.

Mientras que yo como nómada digital he decidido abandonar mi zona de confort y seguir el camino de la aventura, otros tienen miedo a enfrentarse a cosas nuevas: ¿Dónde dormiré? ¿Qué comeré? ¿Con quién voy a hablar si estoy solo? ¿No es peligroso? ¿Seré capaz de comunicarme si mi nivel de inglés no es bueno? Cualquier excusa les sirve para no dar el salto a seguir una vida nómada.

Pero los que lo hacen descubren que es posible vivir de otra manera a lo convencional o a lo que dicta la sociedad: estudia, consigue un buen trabajo, cásate, cómprate una casa, ahorra dinero y cuando te jubiles podrás viajar todo lo que quieras. ¿No es mejor viajar ahora que somos jóvenes y estamos bien de salud?

El perfil de nómada digital es bastante claro. Es una persona que busca una localización con buen clima, buen coste de vida, la posibilidad de encontrar un espacio para vivir y trabajar de forma cómoda y una buena conexión para seguir generando ingresos por Internet. Tiene la mente abierta, es flexible, le gusta conocer gente nueva y aprender de ellos, no tiene miedo al cambio, no necesita tenerlo todo planificado (se adapta durante el camino pero tiene claro donde quiere llegar) y disfruta de las pequeñas cosas.

¿Te animas a dejarlo todo, coger la mochila, vivir la aventura de tu vida y trabajar desde una playa exótica en la otra punta del mundo? No te arrepentirás. Pregúntame si necesitas ayuda.

El mundo es un libro y quien no viaja sólo lee una página 🌇 San Agustín.

¿Cuál es el país del mundo más barato para vivir?

Hace unos meses publiqué una entrada titulada “Multiplica tu poder adquisitivo viviendo en otro país” que se ha convertido en la más leída de Vida Nómada y no me extraña. En ella explicaba cómo es posible poder vivir con más calidad de vida y menos dinero en un país donde la moneda local está devaluada.

¿Crees que tu vida es demasiado cara? ¿Te cuesta llegar a fin de mes con tus ingresos? Si España te parece cara mejor no te vayas al norte de Europa o ni si te ocurra irte a vivir a Suiza a menos que consigas un trabajo. Tampoco parece muy buena idea irse a vivir a Canadá o Australia si viajas con bajo presupuesto o tienes unos ingresos modestos.

El caso es que Movehub ha publicado una infografía muy interesante que analiza el coste de vida de todos los países del mundo donde se descubre que los países más baratos para vivir clasificados por continentes son:

🌎 América: Colombia, Paraguay, México, Perú, Bolivia, Ecuador y Nicaragua.
🌍 África: Marruecos, Algeria, Egipto y Sudáfrica.
🌏 Asia: India, Pakistán, Indonesia y Filipinas.
🌍 Europa: Polonia, Rumania, Turquía, Hungría, Serbia, Bulgaria y otros países del Este.

Por contra los países más caros del mundo son, por este orden: Suiza, Noruega, Venezuela, Islandia, Dinamarca, Australia, Nueva Zelanda, Singapur, Kuwait, Reino Unido, Irlanda, Luxemburgo, Finlandia…

En el mapa de Europa sorprende ver como España parece que se posiciona como un país relativamente barato para vivir y realmente es uno de los más baratos si hacemos la media de todas las ciudades, pero si comparamos capitales como Madrid o Barcelona, el nivel de precios y coste de vida es muy similar al de París, Roma o Berlín.

En el caso de Estados Unidos sucede algo similar, la media nacional hace que Canadá sea más caro que USA pero ciudades concretas como Nueva York, San Francisco o Los Ángeles son más caras que Montreal o Vancouver.

Aquí viene la gran pregunta: ¿Si tuvieras la posibilidad de mudarte a vivir a otra ciudad cuál elegirías? Y si lo tienes claro… ¿A qué estás esperando? 😉

Mi lista de ciudades favoritas (69 fotos)

Muchas veces lo que hago cuando tengo ganas de viajar y no he decidido donde quiero ir es buscar fotos de ciudades por Internet. Visualizar fotografías de lugares donde todavía no he estado es la mejor forma que he encontrado de inspirarme para preparar mi mochila y empezar una nueva aventura. ✈️

Tengo que reconocer que me emociono muy deprisa con casi cualquier lugar que veo sentado delante de mi ordenador, siento una gran curiosidad por experimentar en primera persona sitios y escenarios que veo en imágenes. No me puedo resistir. Tengo una lista interminable de ciudades que algún día me gustaría visitar. Y lo mejor de todo es que cuando finalmente me decido a viajar a esos lugares con los que he soñado durante tanto tiempo puedo decir que estar presente en ese lugar genera una sensación supera a cualquier fotografía que puedas encontrar por la red.

Las calles, la gente, los restaurantes, los museos, los paisajes, el transporte, los hostales, los monumentos históricos, el clima, la pobreza, la riqueza… cada ciudad es única con sus particularidades. El mundo es un lugar maravilloso que merece la pena explorar especialmente cuando somos jóvenes. Es tiempo de viajar, disfrutar, conocer a personas con otros puntos de vista, enamorarse, soñar, creer que todo es posible…

A continuación puedes ver 69 fotos de 23 ciudades repartidas por los 5 continentes que deberías visitar al menos un vez en la vida. Todas ellas están en mi lista de favoritas y solamente he estado en 8 de ellas, así que todavía me queda mucho por recorrer 😀 ¿Cuáles son las que más te gustan? ¿Crees que falta alguna ciudad en esta colección? Estaré encantado de leer tus comentarios al final de esta entrada.

🌏 Bangkok, Tailandia

Bangkok

Bangkok

Bangkok

🌍 Barcelona, España

Barcelona

Barcelona

Barcelona

🌍 Berlín, Alemania

Berlín

Berlín

Berlín

🌍 Budapest, Hungría

Budapest

Budapest

Budapest

🌎 Buenos Aires, Argentina

Buenos Aires

Buenos Aires

Buenos Aires

🌎 Chicago, Estados Unidos

Chicago

Chicago

Chicago

🌍 Ciudad del Cabo, Sudáfrica

Ciudad del Cabo

Ciudad del Cabo

Ciudad del Cabo

🌍 Dubái, Emiratos Árabes Unidos

Dubái

Dubái

Dubái

🌍 Florencia, Italia

Florencia

Florencia

Florencia

🌏 Hanói, Vietnam

Hanói

Hanói

Hanói

🌍 Istanbul, Turquía

Istanbul

Istanbul

Istanbul

🌍 Lisboa, Portugal

Lisboa

Lisboa

Lisboa

🌍 Londres, Reino Unido

Londres

Londres

Londres

🌍 Marrakech, Marruecos

Marrakech

Marrakech

Marrakech

🌎 Nueva York, Estados Unidos

Nueva York

Nueva-York

Nueva York

🌍 París, Francia

París

París

París

🌍 Praga, República Checa

Praga

Praga

Praga

🌍 Roma, Italia

Roma

Roma

Roma

🌎 San Francisco, Estados Unidos

San Francisco

San Francisco

San Francisco

🌏 Shanghái, China

Shanghái

Shanghái

Shanghái

🌏 Sídney, Australia

Sídney

Sídney

Sídney

🌏 Singapur, República de Singapur

Singapur

Singapur

Singapur

🌏 Tokio, Japón

Tokio

Tokio

Tokio

Viajar sirve para ajustar la imaginación a la realidad, y para ver las cosas como son en vez de pensar cómo serán.

Lecciones de viaje: Machu Picchu Montaña

El año pasado por estas fechas estaba recorriendo Asia con mi mochila, era la primera vez que viajaba tan lejos y además me iba a la aventura yo solo. Me gustan lo retos y acerté de lleno porque al final resultaron ser los dos mejores meses de mi vida.

Al regresar de esa maravillosa experiencia lo tenía claro: mi siguiente objetivo sería recorrer Sudamérica. Así que no me lo pensé dos veces y a finales de enero de 2015 estaba volando hacia Buenos Aires sin fecha de regreso. Estuve dos semanas haciendo Couchsurfing visitando varias ciudades de Argentina y fue absolutamente genial.

No quería irme de Argentina pero mi viaje tenía que continuar, justo acaba de comenzar. De Argentina salté a Chile cruzando la Cordillera de los Andes en autobús. Durante las 7 horas y media que se tarda en llegar desde Mendoza hasta Santiago de Chile se pueden contemplar paisajes tan majestuosos como estos:

En Chile estuve una semana, no solamente en la capital, también visité Viña del Mar y Valparaíso. La primera espectacular por sus playas bañadas por el océano pacifico y la segunda por sus cerros, sus casas pintadas y sus calles tranquilas. Me enamoré.

De Chile salté a Perú cruzando la frontera en taxi, para llegar horas más tarde en autobús a la ciudad de Arequipa, pequeña pero encantadora. Cuatro días fueron más que suficientes. Mi siguiente parada fue Cusco, la ciudad dormitorio más cercana a las ruinas de Machu Picchu y donde da comienzo el Valle Sagrado de los Incas.

Machu Picchu es el nombre que recibe un antiguo poblado andino considerado Patrimonio de la Humanidad de la Unesco desde 1983 y una obra maestra de la arquitectura y la ingeniería. El 7 de julio de 2007 Machu Picchu fue declarada como una de las nuevas siete maravillas del mundo moderno.

Para llegar a Machu Picchu hay que tomar un tren en el poblado de Ollantaytambo (hay varias alternativas para llegar haciendo senderismo), bajarse en la estación de Aguas Calientes, pasar una noche en un hostal y despertarse bien temprano la mañana siguiente para tomar otro bus que te lleve a los accesos principales de Machu Picchu en un trayecto plagado de curvas y precipicios del que no sabes si llegarás vivo al destino.

Visitar Machu Picchu fue un sueño hecho realidad. Es un lugar mágico en el que se siente una energía especial difícil de expresar con palabras. A simple vista es un conjunto de piedras colocadas de forma minuciosa y en consonancia con su entono natural de una belleza desgarradora. Darse un paseo entre las ruinas escuchando los misterios de aquella histórica ciudadela me fascinó por completo. Recorrer miles de kilómetros para llegar a ese lugar único en el mundo había merecido la pena.

Al comprar la entrada a Machu Picchu puedes pagar un extra que te permite subir a Huayna Picchu, la montaña donde se obtienen las mejores vistas. Sin embargo, las plazas son limitadas y es necesario reservar con varios meses de antelación dependiendo de la época del año. No la pude conseguir pero elegí la alternativa que es subir a Machu Picchu Montaña, justo la que está delante de Huayna Picchu dejando las ruinas en medio del valle. Las vistas son prácticamente las mismas.

El Huayna se sitúa a 2720 metros de altitud, mientras que la montaña de Machu Picchu está a 3082 metros. La subida a Huayna es menor, tanto en altura como en recorrido, pero es mucho más vertical, empinada para que nos entendamos.

En el acceso de Machu Picchu Montaña hay un libro de registros y se advierte que para ser capaz llegar a la cima es imprescindible gozar de un buen estado físico, mucha resistencia, no tener problemas de corazón ni respiratorios porque es probable sentir fatiga extrema y mareos debido a la falta de oxigeno a esas alturas. Tampoco se recomienda para personas que padezcan vértigo. Se estima que casi la mitad de los que intentan subir la montaña regresan antes de llegan a la cima.

Conocer todo eso me motivó todavía más, otro desafío por delante, tenía unas ganas enormes de coronar esa cima, me sentía con más energía que nunca y me puse a andar.

La subida es larga, costosa y fatigante. Los peldaños son muy irregulares en tamaño y altura, el camino está lleno de piedras, se pasan por zonas muy estrechas con grandes precipicios en el que un mínimo error, desliz o mareo se puede convertir en tu despedida. A medida que se va subiendo y ganando altura el nivel de oxigeno en el aire se reduce, lo que dificulta más la subida. La sensación de cansancio es inevitable.

Durante el ascenso todo el mundo pregunta a los que descienden con piernas temblorosas cuánto falta. Nadie suele acertar con los minutos que restan, creo que a esas alturas se pierde la noción del tiempo. En una ocasión nos dijeron 10 minutos y a la media hora todavía estábamos lejos de la cima.

En algunos momentos se hace interminable. Muchos lo dan por imposible, dan la vuelta y abandonan la expedición. Otros se lesionan, siendo lo más habitual los esguinces de tobillo. Ni me quiero imaginar cómo debe ser el traslado desde allí a un hospital. De hecho, ni siquiera hay uno en Aguascalientes…

Finalmente, la llegada a la cima es increíble, prácticamente en medio de las nubes, la temperatura es mucho más baja que abajo en el valle, hace frío pero las vistas son espectaculares. La panorámica te quita la respiración. Desde lo más alto de la montaña puedes contemplar las ruinas de Machu Picchu en tamaño miniatura a vista de pájaro. Me encontraba literalmente el cielo del Perú a más de 3000 metros rodeado de un entorno privilegiado y con una de las maravillas del mundo a mis pies.

Solamente puedo dar gracias por haber tenido la oportunidad de vivir esa experiencia.

No lo olvidaré jamás.

###

Estas son las principales lecciones que aprendí subiendo la montaña:

1. Mira siempre hacia delante

La vida es movimiento y lo importante es seguir avanzado. Muchas veces no merece la pena mirar atrás, al final lo único que cuenta es cada paso hacia delante.

2. Nunca te rindas

Aunque no te sientas cómodo, aunque tengas ganas de abandonar, sigue progresando. La vida se vuelve apasionante cuando sales de tu zona de confort. El esfuerzo siempre tiene recompensa.

3. Lucha por tus sueños

No hay nada más poderoso que la voluntad del ser humano cuando quiere hacer realidad sus sueños. Si deseas conseguir algo tienes que focalizarte hacia ese objetivo.

4. No temas el silencio

Los caminos menos ruidosos son también los caminos menos transitados. A veces elegir el camino del silencio puede llevarte a hermosos lugares inexplorados.

5. Elige bien cada paso

Cada paso que das es un acercamiento a tu objetivo pero poner un pie en falso puede llevarte al inicio. Mide el riesgo pero atrévete a dar ese paso necesario.

6. Sigue una vida minimalista

Cargar tu mochila con demasiadas cosas puede hacer más duro el viaje. Tener muchas cosas puede impedir que avances a paso firme. Compra lo necesario, lo imprescindible. No colecciones cosas, invierte en momentos.

7. Disfruta de las pequeñas cosas

La ley de Pareto dice que el 20% de lo que hacemos supone el 80% de los resultados. Las pequeñas experiencias o aventuras de la vida son las que al final tienen más valor e importancia para nosotros.

8. La edad es solamente un número

Todo el mundo es capaz de cualquier cosa. Se puede llegar a lo más alto a cualquier edad si mantienes un hábito de vida saludable cuidando tu cuerpo con deporte y nutrición. Sin descuidar tu mente.

9. La confianza lo es todo

Cuando alcancé la cima sentí que en ese momento no había nada imposible. Me sentía muy feliz y capaz de todo. Establecerse pequeñas metas y alcanzarlas es la mejor forma de ganar confianza y autoestima. Impossible is Nothing.

10. El poder de la naturaleza

Estar durante un tiempo rodeado de naturaleza no solamente te hace desconectar del estrés habitual de las grandes ciudades y de tu trabajo, también te hace ver la vida de forma diferente, estar más abierto, ser más flexible y con un pensamiento más positivo.

###

Aquí estoy descendiendo la cima de Machu Picchu Montaña…

No conquistamos las montañas, sino a nosotros mismos 🗻 Edmund Hillary

Antiguas entradas Recientes entradas

Sergi Mateo © 2017

Made with from Barcelona