¿Por qué a los catalanes nos llaman polacos?

¿Por qué a los catalanes nos llaman polacos?

Primero tengo que decir que soy catalán y me siento tan español como cualquier otro. Sin embargo, nunca entendí el motivo de relacionar los catalanes con los polacos. Al parecer existen varias teorías. Lo primero que hago para resolver el misterio es consultar en varios diccionarios que tengo por casa, y cuál es mi sorpresa que en el traductor Inglés-Español, al buscar polaco/a pone Catalán. ¡No me lo puedo creer!

La palabra “polacos” aplicada a los naturales de Cataluña es, efectivamente, sumamente despectiva. La mayoría de la gente cree que se trata simplemente de aludir al hecho de que en Cataluña se habla una lengua diferente de la que es oficial en toda España. Sin embargo, parece ser que el origen de esta expresión se remonta a un hecho concreto. El uso de este adjetivo surgió a partir de la guerra civil española en los ambientes castrenses. Hacia los años 70 se popularizó entre la población y en los años 90 ha estado tristemente de actualidad para atacar al pueblo catalán.

Según una de las explicaciones más verosímiles su origen estaría (al parecer) en el paralelismo entre dos hechos históricos casi simultáneos: la ocupación de Cataluña por las tropas franquistas a principios de 1939 (durante la guerra civil española) y la invasión de Polonia por los nazis en septiembre de 1939. Si esta explicación es cierta, quien conozca la actuación de los nazis en Polonia durante la Segunda Guerra Mundial podrá comprender fácilmente el profundo sentido despectivo que encierra la expresión “polacos” aplicada a los catalanes. Sería muy deseable que fuera desterrada definitivamente de nuestro vocabulario cotidiano.

Por lo tanto, que los de fuera de Cataluña nos digan “polacos” es una forma menos agresiva de decirnos “nazis“, aunque se utiliza más como sinónimo de “sometido“, puesto que los polacos fueron los invadidos por las fuerzas nazis. Realmente me entristece mucho tener que escuchar estas cosas. Lo cierto es que parte de la culpa la tienen ciertos partidos de la derecha española que nos han estado atacando de forma completamente injusta durante muchos años. En Cataluña es cierto que hay independentistas, también nacionalistas, pero la mayoría de los catalanes nos sentimos identificados también con la bandera española. Esta es la verdadera realidad que muchos no quieren ver.

Desde mi humilde punto de vista, el sentimiento españolista y el catalanista son perfectamente compatibles. Que nadie olvide que estamos en democracia y esto es un país libre. Todo el mundo tiene derecho a reivindicar sus ideologías, pero siempre con un mínimo de respeto.

Por cierto, descubre todas las mentiras que se han dicho sobre Cataluña.

7 comentarios - Añadir comentario

  • Responder Precepthor 15 mayo 2013, 17:48

    Obviamente ser polaco no es nada malo, como no lo es ser de ningún otro sitio. Lo que puede molestar a los catalanes( en mi humilde opinión), es la intencionalidad con que se dice. Y dicha intencionalidad sí es despectiva. Ergo, si se nos compara con los polacos en un sentido peyorativo, la opinión de base sobre estos tampoco será muy buena. Si además tenemos en cuenta que ambos territorios, sufrieron los ataques de movimientos totalitarios (nazismo y fascismo). Y a su vez estos colaboraron estrechamente entre si. No es de extrañar pues, que surgieran juicios de valores parecidos entre ambos movimientos, y por “osmosis” entre su población.
    En cualquier caso resulta interesante ver algunos comentarios, en los que se esgrime la costumbre, el ser gracioso, la “amistad”, etc. Todo ello con la vana intención de justificarse. La síntesis de ello ( a mi modo de ver claro) sería algo así:
    -¿Te molestas porque te insulto y te llamo despectivamente? ¡Jo tío que raro eres! ¡Pero si yo te respeto mucho! Con lo gracioso y amistoso que es llamarte: catalufo, catalino, agarrados, tacaños, usureros, victimistas, catalán de mierda, etc. Y claro también polacos, gitanos o cualquier otro pueblo o etnia que a priori no tenga mucho “cache”. Pero oye no soy racista ni xenófobo eh! Es que tu eres un soso ignorante, que no entiende mis gracias….A si perdón, me olvidaba… y además nazi.
    Pues sí, os pido disculpas porque creo que en general, nos cuesta entenderlo. Pero quién sabe quizás nos llegue un momento de epifanía un día de estos y lo comprendamos.
    Salud y suerte.

  • Responder SixTarta 17 junio 2013, 17:40

    ¡No alarmarse! Se comenzó a llamar “polacos” a los catalanes durante la guerra civil española en el frente de Aragón. En una zona de la que se retiraron las brigadas internacionales y que en ese caso estaban formadas por polacos ‘de verdad’, vinieron a relevarles voluntarios catalanes. Como a estos tampoco les entendían les llamaron también ‘polacos’. Esta es la historia.
    Nunca fue despectivo aunque si con algo de guasa.

    Yo, que estudié la carrera en Tarrasa, y que soy de Huesca, siempre les llamé ‘polacos’ cariñosamente y sin intención de faltarles al respeto. Y mis compañeros así lo entendieron y no se molestaron.

  • Responder Ram 4 julio 2013, 17:44

    En cualquier faceta de la vida la violencia engendra violencia, afortunadamente esta violencia a la que se refiere el hilo es verbal, pero no debe extrañar que si unos señores de determinada zona de España llaman “charnegos” a otros de otra determinada zona, a los catalanes en justa reciprocidad les llamen “polacos”, ya sé que el gentilicio no tiene nada que ver, pero seguramente quien o quienes acuñaron esta palabra, se refería a gentes que no hablan castellano, y por tanto, difíciles de entender… Pero que conste una cosa, yo estoy en contra de todo este tipo de palabras peyorativas, que lo único que hacen es enrarecer el ambiente de convivencia entre los ciudadanos de este país, hablen el idioma que hablen, y provengan de donde provengan.

  • Responder Metroadicto 31 diciembre 2013, 16:32

    Ejem, eso de que nos ofende que nos digan “polaco”, es bastante relativo.

    Es como las palabras sudaca (llamamos así a los sudamericanos), gallego (los sudacas nos llaman así), guiri (llamamos así a los extranjeros), charnego (llamamos así a los nacidos fuera de Cataluña), chinos (llamamos así a cualquier asiático, incluso japoneses), franchutes (llamamos así a los franceses),…

    Lo que ofende es la forma en que te lo digan.

    Personalmente nací en Italia y me considero catalán independentista, así que soy un giri charnego, polaco y gallego, y me la suda que me lo digan… a menos que me lo digan con mala leche.

    En Valencia y en Sevilla me llamaron “catalanufo” porque por la calle, iba hablando con mi mujer en catalán. Que gracia me hacen esos imbéciles, me lo dicen para ofender y en realidad me siento súper orgulloso que me llamen “catalanufo”, además suena simpático, como mezclar la palabra “catalán” y “pitufo”.

    Me he ido por las ramas, esto que comentas en tu artículo, que aparece en el diccionario Collins que “polaco” es “catalán”, es para denunciarlo. O una de dos, el que lo ha escrito es un memo, o tiene muy mala fe. Si no hubieses puesto la foto, no me lo hubiese creído.

  • Responder José 28 marzo 2014, 16:25

    Vaya mierda de diccionario! Eso no puede estar en el de la RAE. Soy Aragonés y coincido contigo que es una basura de expresión que debería desterrarse. Desgraciadamente de vez en cuando siempre hemos de oír a estúpidos que hacen uso de ella. Un saludo.

  • Responder Dani 26 abril 2014, 16:56

    Es una pena que en pleno siglo XXI nos encontremos con expresiones tan mediocre y personas tan estúpidas. Es una lástima crear diferencias entre nosotros e insultar de manera tan gratuita. Utilizar expresiones como ésta sólo es de personas irrespetuosa y sin sentido común. Me entristece ver tanta falta de empatía.

  • Responder Cag Arruta 14 noviembre 2014, 17:17

    Por lo que yo sé, el uso del término (o insulto) es mucho anterior. El marido de una tía mía, de Lorca, eran los “polaqueros” porque parece que la casa donde vivían había sido construida o ocupada durante muchos años por una familia de catalanes o de origen catalán. También hay que decir que a mediados del siglo XIX, uno de los levantamientos militares independentistas que hubo (sí, hubo levantamientos independentistas) se hizo con la participación de mercenarios húngaros y polacos. No digo que venga de aquí pero es una posibilidad.

Enviar un comentario