Ser jefe no es fácil


Todo el mundo le gustaría poder ser el jefe de alguien, tener poder, control, influencia, carisma, pero lo cierto es que ser jefe no es nada fácil. Una cosa es tener autoridad para mandar y otra cosa muy distinta es ser un buen jefe.

Los jefes son personas normales que también cometen errores, no son perfectos, pero tienen que tener la capacidad para anteponerse a los problemas y dar soluciones correctas en el momento preciso.

Repasaré algunos de los principales errores que han cometido alguno de los jefes que he tenido. A pesar de todo, que conste que he aprendido muchísimo de todos ellos y desde aquí les mando un fuerte abrazo.

1. Pensar que los empleados deben sentirse afortunados por tener un empleo: Todos los empleados con talento siempre tendrán ofertas de trabajo interesantes entre las que elegir. Si quieres que tus mejores empleados no se marchen, intenta que se sientan afortunados por trabajar en tu empresa, no sólo por tener un puesto estable, ya que lo pueden conseguir en cualquier otro sitio y quizás con mejores condiciones.

2. Los empleados no conocen las intenciones de la empresa: Es recomendable comunicarse abiertamente con su equipo de empleados de forma habitual, informarles de las realidades que afectan al departamento en el que trabajan o empresa, y evitar mezclar las relaciones profesionales y laborales.

3. No hacer caso a los rumores: Si el jefe no transmite las novedades que puedan suceder en su entorno de trabajo al personal a su cargo, los empleados se informarán con otras fuentes quizás fiables, lo cual puede traer serios conflictos.

4. No mostrar reconocimiento hacia el equipo: Muchos directivos reconocen que podrían demostrar más apoyo y reconocimiento a sus trabajadores. Los elogios son necesarios para la motivación, siempre y cuando sean sinceros y oportunos. Reservar los elogios para el final de un proyecto es un grave error, a lo largo de todo el proceso hay que mostrar gratitud para fomentar la productividad.

5. No apoyar a los empleados: El jefe debe defender simpre a los miembros de su equipo, especialmente si alguna vez les has criticado injustamente.

6. No potenciar los mejores empleados: En una empresa no todos son iguales. Algunos destacan por encima de otros y eso se hace visible durante el trabajo. Por eso es importante el desarrollo de las habilidades de todos los empleados, especialmente con los de mayor talento, ya que son una fuente de éxito para empresa.

7. Reducir gastos en formación: La formación es fundamental para la productividad de una empresa, conocer todos los procedimientos facilitará el trabajo. Mejorar las habilidades de los empleados reportará grandes beneficios a la empresa.

8. Pensar que es lo mismo estar ocupado que ser productivo: Una cosa es ir al trabajo y otra muy distinta es trabajar. Es una buena idea recompensar a los empleados según los resultados que generan en función de los objetivos de la empresa. Seguro que así no pierden el tiempo en cosas no productivas.

9. No racionalizar el trabajo: Debes decidir qué proyectos son importantes y delegar las tareas menos trascendentales.

10. Esperar que las cosas se arreglen solas: No hay que perder el tiempo esperando tiempos mejores, no esperes a que la economía se recupere y desaparezca la crisis para iniciar nuevos proyectos.

11. Sacrificar la calidad: La calidad es un pilar fundamental para toda empresa. No permitas que la calidad disminuya porque su equipo esté desbordado. Establece controles, objetivos temporales y reduce la carga de trabajo si es necesario.

12. No tener claras las ventajas competitivas: Si tienes que hacer recortes, no suprimas las ventajas competitivas que tiene la empresa o lo perderás todo.

13. Descuidar el servicio de atención al cliente: El cliente es el jefe. Por lo tanto, el servicio de atención al cliente es más importante que nunca especialmente cuando el negocio no va bien.

14. Cortar las alas de sus empleados: Los empleados son los activos más importantes de una organización. Debes permitir que tu equipo tome decisiones para que las experiencias de los clientes y los empleados sean positivas.