Viajar como mochilero es una aventura que te puede cambiar la vida para siempre. De hecho, cada vez más personas se lanzan a la aventura de explorar otras partes del mundo y comienzan a vivir una vida llena de emociones y aprendizaje.

A continuación te cuento algunas señales que determinan si eres un buen mochilero:


1. Odias las maletas que van con ruedas, tu vida puede ir en una mochila de 50 litros.

2. No es raro pasar una noche entera durmiendo en un aeropuerto o estación para ahorrar una noche de alojamiento en un hostal.

3. Para tu próximo viaje tienes que sacarte un visado.

4. Eres de las pocas personas que saben lo que es un visado.

5. En tu próximo viaje tienes planeado reunirte con gente de todo el mundo, mochileros que conociste en tu viaje anterior.

6. Cuando te preguntan tu dirección postal o dónde vives te quedas unos segundos pensando sin saber exactamente qué decir o qué escribir en el formulario.

7. Pero cuando te preguntan en número de tu pasaporte te lo sabes de memoria.

8. Para ti disponer de agua caliente es todo un lujo. A veces, solamente tener agua potable lo es.

9. Incluso viajando en solitario hace mucho tiempo que no duermes solo.

10. Desconoces qué día de la semana es a menos que sea el día en que hay cerveza gratis en el pub.

11. Puedes decir “Salud o Cheers” en más de 10 lenguas diferentes.

12. Puedes dormir en cualquier lugar: en un parque, en la playa, en dormitorios con más de 20 personas, en aeropuertos…

13. Normalmente cuando conoces a nuevas personas les preguntas de qué nacionalidad son pero no siempre recuerdas sus nombres.

14. No te faltan unas gafas de sol y unas chancletas (flip-flops) en la mochila.

15. Eres un experto encontrando hoteles o vuelos baratos, a pesar de que no te lo enseñaron en la escuela.

16. Te guste o no, si te dicen “Khoa San Road” sabes de qué ciudad estamos hablando.

17. Te hace ilusión encontrar compatriotas o personas de tu misma ciudad de nacimiento en la otra punta del mundo.

18. Cuando buscas un hostal por Internet ordenas los resultados de más barato a más caro y eliges uno de los tres más baratos.

19. No recuerdas la última vez que tuviste que hacerte la cama.

20. Pagar $3 por una cerveza está bien, pagar $3 por comer me parece caro. ¿La cerveza tiene calorías, no?

21. Si reservas un hostal por Internet el desayuno incluido es un factor determinante.

22. No importa donde vayas de viaje, en cualquier país del mundo tienes conocidos o amigos.

23. Simplemente te ríes de la gente que no viaja porque piensa que el mundo es un lugar peligroso.

24. Puedes ir a un hostal sin agua caliente o sin cocina, pero nunca irás a uno que no tenga wifi.

25. Te has puesto las 3 mismas camisetas durante los últimos 6 meses.

26. El hecho de estar en un hostal que tenga papel higiénico en los baños ya es motivo suficiente para dejarle una buena valoración. Si además lo puedes desechar en el mismo retrete, ya es un lujo.

27. Guardas buenos recuerdos incluso de los viajes en los que has tenido problemas o has caído enfermo.

28. A pesar de que odias tener que madrugar eres capaz de despertarte a las 6,00 am si fuera necesario para aprovechar el desayuno incluido del hostal.

29. No lo dices en voz alta pero criticas a los turistas que pasan 2-3 días en un país y dicen que ya han visto suficiente. Es imposible ver todo Tailandia en menos de 2 semanas.

30. Cada día añades nuevos amigos en tu cuenta de Facebook.

31. Lo primero que haces si te pierdes en una ciudad y no hablas el idioma es buscar una señal wifi abierta.

32. Algunas semanas has seguido la dieta de la pasta: macarrones, espaguetis, tortelinis, fideos, raviolis y pizzas.

33. Con lo anterior te has convertido en un experto de recetas italianas: pasta con verduras, pasta con ensaladas, pasta con atún, pasta con tomate, pasta con trozos de perritos calientes, etc.

35. Antes de ponerte una camiseta la hueles a conciencia para decidir si te la vuelves a poner. Sobre la ropa interior prefiero no voy a hacer comentarios 🙂

36. Eres un experto en llegar a un dormitorio de madrugada con gente durmiendo y utilizar como linterna la luz de la pantalla de tu smartphone para no meterte en la cama equivocada o incluso encontrar tu pijama.

37. Hacer el amor o tener seco con alguien en una cama con otras 10 personas que no conoces de nada en la misma habitación es algo que terminas aceptando. De hecho…

38. Dormir con tapones en los oídos a veces es una necesidad.

39. No compras regalos o souvenirs para nadie, ni para tus padres, porque 100 gramos más y tu mochila podría terminar explotando por algún lado.

40. Te has quedado sin páginas en blanco en tu pasaporte.

41. Si tienes que dormir en dormitorios o habitaciones compartidas, si eres mujer prefieres que sean solamente femeninas, si eres hombre las buscas mixtas.

42. El objeto que más veces has perdido en un hostal es la toalla de secado rápido. Si preguntas pides que revisen en objetos perdidos y resulta que hay otra toalla aunque no sea tuya, te la quedas.

43. A veces el mejor momento del día es meterse en la ducha y descubrir que alguien se ha dejado un bote de champú medio lleno. Es como encontrar oro.

44. Te decepciona la gente que sigue las rutas de las guías turísticas. Tu te planificas tu propia ruta improvisada o pides recomendaciones a otros mochileros.

45. Has viajado tantas veces con Ryanair, Easyjet o Tigerair que subirse a un avión de otra compañía aérea es como viajar en primera clase.

46. Ni se te pasa por la cabeza volver a llevar una vida convencional, vivir durante un largo tiempo en una misma ciudad y conseguir un trabajo de 9 a 5 por un salario ridículo.

47. Cada vez pasa más tiempo desde la última vez que te afeitaste o depilaste. Muchos de tus amigos no te reconoces. Probablemente lleves varias pulseras o brazaletes de diferentes países en tu muñeca.

48. Tus viejos amigos guardan con recelo todas las postales que les envías, pero en realidad te odian aunque nunca te lo dirán.

49. Puedes comprar comida en puestos callejeros y disfrutar como si se tratara de un restaurante de alto nivel. En realidad, cuanto más barato te haya costado la comida más disfrutas. La relación es inversamente proporcional. No creo que haya ningún estudio científico sobre esto pero lo podría demostrar.

50. Sabes que eres un mochilero auténtico porque mientras estabas leyendo este listado ha afirmado todo el rato diciendo: “esto es verdad” o has sonreído por haberte sentido identificado.

Foto: Contemplando la desembocadura del río Duero en Oporto, maravillosa ciudad.