Categories
Publicidad

“La otra carta” de IKEA y el triunfo de la publicidad emocional


España es el tercer país del mundo con mayor número de anuncios emitidos en televisión, solamente superado por Estados Unidos e Indonesia. La saturación publicitaria es algo más que evidente en muchos mercados y ha terminado por generar tal rechazo que la gente tiende a evitar la publicidad a toda costa al considerarla molesta e intrusiva. A nadie le gusta tener que tragarse unos anuncios que no quiere ver para consumir un determinado contenido.

Pero lo bueno es que en mercados donde la saturación es máxima, la publicidad verdaderamente creativa y original destaca por encima del resto. A mi me gusta la publicidad, creo que es necesaria y aporta valor al mercado. Soy fan declarado de los anuncios de Audi, Apple y Coca-Cola, pero este año he quedado rendido delante de la última campaña de IKEA. Si todavía no la has visto merece mucho la pena.

Desde el punto de vista del marketing es una auténtica obra de arte.

En menos de una semana el anuncio “La otra carta” de IKEA ha superado los 4 millones de reproducciones en YouTube, seguramente con la mayoría de ese tráfico orgánico o referenciado. Su éxito radica en tres factores clave: un mensaje con una historia detrás, apela a la emoción y la humildad de la marca de permanecer en un segundo plano. El resultado es un video tan bien hecho a nivel emotivo y creativo que lo disfrutas aunque lo veas dos o incluso tres veces.

IKEA elige contar su experimento como una historia transformando esa carta a los Reyes Magos donde los niños piden sus regalos en otra carta “diferente” que denota un mensaje precioso de austeridad y de propósito de mejora para todas las familias con hijos. IKEA transforma el experimento en una invitación a reflexionar sobre el tiempo de calidad que pasamos con los más pequeños de casa.

En definitiva, la Navidad te puede gustar o no pero que te recuerden el tiempo que no pasas con tus hijos a lo largo del año es algo emotivo que llega a lo más profundo del corazón de los padres. Pero el mensaje es tan poderoso que hasta consigue tocar la fibra de aquellos que todavía no tienen ese instinto maternal o paternal.

El concepto de la campaña es profundo. Vivimos en una sociedad cada vez más enclaustrada en las obligaciones que tenemos fuera de casa y terminamos por descuidar lo más importante: la compañía de los nuestros y el tiempo que les dedicamos a que sean felices.

IKEA sabe hacer publicidad de la buena, de la que emociona, de la que incita por sí misma a hablar y compartir con los demás porque no habla de productos, habla de emociones. El resultado se traduce en una mejora de la imagen de marca la multinacional sueca, un branding perfecto.

Categories
Publicidad

Adblock Plus, bloqueadores de anuncios y el fin del negocio de la publicidad en Internet


Llevo más de seis años viviendo de la publicidad en Internet y quizás no sea la persona más indicada para escribir sobre esto de una forma objetiva, pues me afecta directamente, pero no puedo evitar tratar este asunto que no me parece de menor importancia.

En muchos artículos que he leído se parte de la base que la publicidad es molesta y cada vez más intrusiva. Es cierto, tiene mala fama. Pero discrepo hasta cierto punto, se están haciendo verdaderos esfuerzos creativos para que sea original y esfuerzos tecnológicos para que las campañas impacten únicamente sobre usuarios interesados en la marca, producto o servicio.

Si bien en el fondo estoy de acuerdo en que la publicidad puede llegar a ser un incordio para la navegación: descargas falsas, videos que se reproducen automáticamente, sonidos molestos, ventanas imposibles de cerrar, botones de cierre ocultos, formatos que tapan el contenido principal, entre otras muchas malas prácticas que por desgracia todos nos solemos encontrar a diario. Hay quienes lanzan publicidad a cualquier precio y esto está haciendo mucho daño a los generadores de contenidos.

A todo esto sale una aplicación llamada Adblock Plus que ofrece al usuario la posibilidad navegar sin publicidad, sin ningún banner a la vista. Funciona como un complemento para el navegador. Primero se lanzó para Firefox, pero ya está disponible la versión para Internet Explorer, Chrome, Opera e incluso para móviles y tabletas Android.

La gráfica de tendencias de Google Trends nos demuestra que Adblock Plus está siendo todo un éxito. Según los datos, cada vez más usuarios navegan por la red consumiendo contenidos y sin ver publicidad en las páginas web a las que acceden gracias a esta herramienta gratuita.

Todo parece muy bonito, pero hay un problema, seguro que sabes dónde voy. Si nosotros, los generadores de contenido, podemos publicar precisamente eso, contenidos, es porque a cambio generamos unos ingresos de publicidad que nos permiten ya no ganar dinero, pero sí sobrevivir, mantener un equipo editorial competente, infraestructura, servidores, comerciales, etc.

Yo no voy a pedir que no instales Adblock Plus en tu ordenador, sería demasiado evidente y absurdo por otra parte, solamente quiero expresar mi opinión de que este tipo de bloqueadores de anuncios pueden hacer mucho daño al sector de Internet en su conjunto, pues la mayoría de modelos de negocio están basados en la publicidad.

La instalación de este complemento de navegador te permitirá navegar sin publicidad que te pueda distraer, vamos calificarlo como una ventaja a corto plazo, porque a largo paso lo que sucederá es que no habrán contenidos, no se podrán generar, no al menos si se financian con publicidad y Adblock Plus se expande al ritmo que lo está haciendo.

Manuel Caballero, portavoz en español de Adblock Plus, asegura en El País que:

No se trata de prohibir nada, sino de detectar la publicidad intrusiva y hacerla invisible. Presentamos unas directrices sobre lo que es aceptable y lo que no. Así queda claro lo que está en la lista blanca, publicidad no intrusiva y respetuosa, y lo que está en la negra.

Al parecer AdBlock Plus se puede adaptar al gusto del usuario y elegir qué tipo de publicidad acepta. Pero yo he querido hacer una prueba y ver de primera mano lo que pasa en las portadas de los dos grandes medios españoles.

Los resultados, tras instalármelo en el navegador, en mi caso Chrome, y sin tocar su configuración ni filtros preestablecidos, son los siguientes:

No hace falta comentar mucho, AdBlock Plus cumple su misión y como puedes ver en ambos casos elimina todo rastro de publicidad. A simple vista (primer scroll) desaparecen banners de todas estas grandes marcas: ING, Openbank, ONO, Alicante, Repsol, Renfe y El Corte Inglés. Yo no consideraría esos banners como publicidad intrusiva, son formatos tradicionales en display para hacer branding, pero se los lleva por delante, los hace invisibles de saque.

Así son las cosas y así os las he querido contar. Espero que se entienda mi punto de vista y que cada uno extraiga sus propias conclusiones sobre este fenómeno. Por último, aprovecho para lanzar una vez más la eterna pregunta: ¿Existe un modelo de negocio sostenible para los negocios digitales especializados en contenido que no sea la publicidad? Yo no dejo de buscarlo.

Lecturas relacionadas recomendadas:
¿Es ético bloquear los anuncios de Internet?
Why Ad Blocking is devastating to the sites you love
Web ad killer AdBlock launches crowdfunding initiative to finance
Google paga a Adblock Plus para que estos no bloqueen la publicidad

Categories
Publicidad

Publicidad de Apple: emocionar y transmitir valores de marca


Tengo que confesar que no presto atención alguna a los anuncios que se emiten en televisión. No me llaman la atención, no me dicen nada, no están orientados a mis intereses, no me interesan, en definitiva, no me apetece tragármelos y simplemente mi cabeza se dirige hacia otra pantalla, la de mi smartphone o tablet. Pero hay una excepción, adoro la publicidad de Apple y no porque utilice sus productos. Consiguen que me identifique con sus valores, transmiten algo, cautivan y evocan.

Todo comenzó en el año 1996 cuando la compañía con base en Cupertino y de la mano de Steve Jobs decidió crear una campaña de publicidad llamada Think Different, la cual consistía en anunciar ordenadores sin hablar de ellos. Tan simple como radical y efectivo. Ayer en la keynote de Apple pudimos ver dos nuevos videos que intentan evocar esa campaña con la misma filosofía.

Para vender hay que emocionar y Apple lo consigue de la mejor forma, haciendo uso de las propias señas de identidad de su marca proyectando experiencias, emociones y contando historias que merecen la pena ser escuchadas.

El anuncio, para mi uno de los más bonitos que he visto, cuenta un pequeño relato sobre los valores de la compañía, la importancia de hacer sentir o generar experiencias que van más allá de la propia utilidad del producto, la dedicación y pasión durante la creación de cada nuevo producto y de lo mucho que cuenta cada detalle por insignificante que parezca. Minimalismo y elegancia mezclado con señas de identidad.

El texto completo es el siguiente:

This is it.
This is what matters.
The experience of a product.
How it makes someone feel.
When you start by imagining
What that might be like,
You step back.
You think.

Who will this help?
Will it make life better?
Does this deserve to exist?
If you are busy making everything,
How can you perfect anything?
We don’t believe in coincidence
Or dumb luck.
There are thousand “no’s”
For every “yes”.
We spend a lot of time
On a few great things.
Until every idea we touch
Enhances each life it touches.

We’re engineers and artist.
Craftsmen and inventors.
We sign our work.
You May rarely look at it.
But you’ll always feel it.
This is our signature.
And it means everything.

Designed by Apple in California.