China y su modelo parasitario de expansión



¿Nunca has comprado nada en la tienda de los chinos que tienes debajo de casa? ¡Están en todas partes! Han adquirido tiendas de regalos, fruterías, restaurantes, ropam supermercados y hasta bazares minorístas. Los chinos dominarán el mundo en unos pocos años y lo están consiguiendo con un modelo parasitario de expansión económica que no tiene fronteras. La población china se extiende por todo el planeta con un modelo de negocio muy concreto y que todos conocemos, pero que está resultado fundamental para una de las economías con mayores tasas de crecimiento anuales.

Tiendas sin horarios y con todo tipo de productos. Muchos pequeños comercios están cerrando por la competencia desleal de este colectivo, al cual no parecen hacer mucho caso las autoridades competentes. Hacen y venden lo que quieren y cuando quieren. El comercio chino se ha convertido en la franquicia más rentable y más grande del mundo. Algunos parece que no tengan clientes, que sean puras tapaderas de negocios turbios, pero ya lo creo si facturan. Bajo un letrero que dice “Peluquería feliz”, en su interior hacen de todo menos cortar pelos, venden absolutamente de todo, porque ahora tienen ropa, calzado y hasta complementos. Incluso se dice que ofrecen algunos servicios relacionados con la profesión más antigua del mundo.

No respetan horarios comerciales, incumplen la normativa de licencias, se pasan por el forro el correcto etiquetado, no tienen carnet de manipulador de alimentos, probablemente no cumplan con las obligaciones fiscales ni de la Seguridad Social. ¡Si hasta tienen a los niños y a los abuelos trabajando!

Los chinos crean empresas chinas que emplean chinos para vender productos chinos en China. Los ingresos que estas empresas obtienen en España a través de los consumidores españoles son incorporados a bancos chinos que llevan el dinero a China. Con ello aumentan su volumen de reservas en divisas. Gracias a ello, China está comprando la mayor parte de las empresas que controlan las materias primas estrategias tanto en África como en América Latina. En definitiva, el poder mundial estará en China, de eso no tengáis ninguna duda.

El economista español Julián Pavón lo explica perfectamente en el siguiente vídeo:

Publicar un comentario

Please be polite. We appreciate that. Your email address will not be published and required fields are marked