Cómo hacer un análisis de benchmarking


El benchmarking es una técnica o herramienta de gestión tan olvidada como efectiva, que consiste en tomar como referencia procesos de nuestra competencia y adaptarlos a nuestro negocio o empresa con el fin de mejorar nuestra productividad o incrementar las ventas.

Para realizar un análisis de benchmarking en primer lugar debemos estudiar a nuestros competidores (especialmente a los principales o a los líderes del mercado), recopilar toda información pública relevante sobre ellos o bien información privada obtenida mediante entrevistas a ex empleados, analizarla, e identificar o destacar los aspectos o estrategias que estén aplicando y que les está generando diferenciación o una alta rentabilidad.

El siguiente paso consiste en aplicar dichos aspectos o estrategias a nuestra empresa o negocio, aportando mejoras y haciendo uso de una buena dosis de creatividad. Por ejemplo, podemos tomar como referencias sus productos, sus servicios, sus procesos de trabajo, el diseño de su página web, sus políticas de contratación, sus estrategias comerciales, sus canales de comunicación, sus puntos y objetivos de ventas, opiniones positivas y negativas de sus clientes, etc.

Por último, señalar que el benchmarking no supone tener que espiar o copiar a nuestra competencia, eso no nos beneficiaría en absoluto, sino que tomemos como referencia sus principales puntos fuertes o estrategias y las adoptemos a nuestro negocio en el caso que sea posible, siempre y cuando agreguemos nuestras propias mejoras, características y personalidad.

Descargar | Manual práctico de benchmarking

Publicar un comentario

Please be polite. We appreciate that. Your email address will not be published and required fields are marked