Ayer, 22 de julio de 2014, se perpetró un robo sin precedentes en la Comisión de Cultura del Congreso y en España estas cosas ya parecen estar dentro de la normalidad. Sí, estoy hablando del famoso canon AEDE o también conocido como Tasa Google por la cual se crea un derecho irrenunciable entre todos los medios de comunicación digitales a cobrar sobre cualquier otra web que los enlace. Algo que no tiene ningún sentido, pero lo mejor viene ahora, ese derecho de cobro será recaudado por AEDE (Asociación de Editores de Diarios Españoles) y repartido entre sus asociados. Yo me lo guiso, yo me lo como.

El canon AEDE ha sido aprobado por presiones de uno de los lobbies más poderosos en nuestro país. Los medios de comunicación españoles siempre han estado muy vinculados a la política. La imparcialidad de algunos de ellos brilla por su ausencia. De hecho, basta con leer algunas de sus cabeceras para que en ocasiones te entren arcadas. El caso es que se piensan que con esa tasa van a reflotar sus arcaicos modelos de negocio. No se han sabido adaptar a los tiempos, los ingresos por publicidad ya no son lo eran, se han endeudado hasta los dientes y ahora buscan a la desesperada cobrar de alguien mediante la imposición de una ley que no se sostiene por ningún lado.


Si eres un medio de comunicación (creadores de contenido) y no solicitas el cobro, al ser un derecho a irrenunciable, la AEDE lo hará por ti y se lo repartirán entre ellos. ¿Delito de apropiación indebida? Sí, pero da igual. Aquí cuela todo. Aprovecharse del trabajo terceros y además cobrar en tu nombre esto en todo el mundo se le llama robar. Resulta cuanto menos curioso que los mismos que lloriquean por endurecer la LPI en nuestro país sean los primeros en saltarse la legislación a la torera. Con ello esperan recaudar unos 80 millones de euros anuales. ¿Que quieres que todo el mundo pueda compartir tu contenido de forma gratuita? Lo siento, esto en España estará prohibido con esta ley que irá en octubre al Senado y que con casi total seguridad quedará aprobada. Es de vergüenza.

Lo que sucederá entonces es que Google, el principal objetivo de esta ley, cerrará su servicio Google News en España para evitar verse afectado. No tendrá impacto en su cuenta de resultados y no puede permitirse el lujo de establecer un precedente para que otros países también le exijan pagar una tasa por agregar noticias de los medios de comunicación. Los resultados de su buscador dejaran de mostrar los módulos de Google News, lo cual, por otra parte, reducirá de forma considerablemente el tráfico que Google envía a los medios de AEDE. No es difícil llegar a la conclusión que además de no cobrar la ridícula tasa, perderán audiencia e ingresarán menos por publicidad. La jugada les va a salir por la culata y lo tendrán bien merecido. Se quejan de Google pero en sus plantillas tienen SEOs que trabajan para que sus noticias salgan en las primeras páginas. Es todo un sin sentido que solamente tiene cabida en mente de incompetentes.

Además de Google, el agregador de noticias Menéame tendrá que pagar tasa (aunque ya están estudiando llevarse la empresa fuera de España), Facebook tendrá que pagar tasas y Twitter también. Estas redes sociales todavía no se han pronunciado al respecto y se desconoce la estrategia que van a seguir. En Silicon Valley deben estar flipando con lo que pasa en España en materia de legislación sobre Internet. Muchos otros sitios web se verán obligados a cerrar sus operaciones en España y abrir sociedades en el extranjero para poder seguir operando con la libertad que la red merece.

Los usuarios navegan libremente por Internet y habitualmente usan las redes sociales o Google para seguir las últimas noticias. Pocos son los que acceden directamente a los periódicos españoles (El País, El Mundo, ABC, La Razón…) por su calidad o rigor periodístico. Eso les fastidia, ha derrumbado su reinado, años atrás eran los únicos que tenían el poder de comunicar (y manipular a su conveniencia) y ahora buscan el camino de la censura con la imposición de una tasa por decreto ley que se supone está siendo revisada por expertos en el Congreso. Vaya broma. Pero es que ni siquiera hay que se experto, todo esto es puro sentido común. ¿Qué sentido tiene cargarse el derecho a la cita? El concepto del enlace es la esencia de Internet. Es lo que hace interesante el medio, el poder ir a otras fuentes mencionadas para complementar la información.

En el fondo del asunto lo más triste es ver como estamos representados por un grupo de individuos que no tienen ni la más remota idea de lo que están votando. O la tienen pero se la suda. Les pagan por votar lo que les dicen que voten, no para pensar. Tomar decisiones inteligentes entre la clase política no se estila. Tienen sueldos garantizados con tal de no llevar la contraria a los grupos de poder. En definitiva, no es exagerado que se ha calificado esta ley como la más infame de la historia de Internet en España. Por cierto, con la ley en vigor deberé pagar una tasa por el enlace añadido en éste párrafo.

Se llenan la boca diciendo que hay que emprender en España pero lo único que hacen es poner barreras y tocar los cojones con leyes que benefician a sus amigos de los medios, una forma de corrupción, de las muchas que hay, que está a la orden del día en nuestro país. Si ahora tuviera que abrir una nueva empresa no lo haría en España, hay otros lugares más apropiados para los que tienen negocios en Internet, algunas opciones interesantes son Malta, México o Hong Kong. Y con esto termino. Sinceramente dan ganas de irse a vivir y trabajar fuera de nuestras fronteras. España da cada vez más asco.