En la vida todo tiene un inicio y un final. Para mi el inicio de la web 2.0 fue cuando la tecnología fue capaz de darle sentido al Manifiesto Cluetrain, creado en 1999 por Fredrick Levine, Christopher Locke, Doc Searls y David Weinberger.

Se trata de un listado de 95 conclusiones ordenadas y presentadas en forma de manifiesto, que en su conjunto forman una llamada a la acción para todas las empresas que operan en lo que se sugiere un mercado con nuevas conexiones. No hay que olvidar que las redes sociales tal como las conocemos aparecieron algunos años más tarde de 1999.


Las ideas expresadas publicadas en el manifiesto buscan examinar el impacto de Internet tanto por parte de los usuarios como por parte de las empresas. Trata de buscar nexos de unión en cómo son capaces de utilizar Internet y otras redes para establecer un nivel de comunicación que anteriormente no existía entre estos dos grupos.

El manifiesto sugiere una serie de cambios necesarios para que las organizaciones respondan a un nuevo ambiente de mercado, donde el usuario pasa a tener la voz y a ser tan relevante como cualquier otro miembro. Un gran cambio de paradigma.

Enlace de lectura | Manifiesto Cluetrain en español