Amo las palabras suspendidas en el aire porque nos permiten llegar a lugares, a personas o paisajes que de otra forma sería imposible. Dicen que si no quieres perderte en el olvido tan pronto mueras, escribe cosas dignas de leerse o haz cosas dignas de ser escritas. En definitiva, todo hace referencia al poder de las palabras. Si en tu vida hay algo que no funciona, cambia tus palabras y cambiarás tu mundo.


Palabras que evocan, entretienen, emocionan, divierten… Palabras que por unos instantes nos transportan a remotos lugares, nos hacen vibrar con personajes que antes desconocíamos y épocas en las que nunca vivimos. Palabras impresas que nos confortan, nos guían o simplemente nos evaden de la realidad.