He encontrado el sentido de mi vida


Trato de mantener un diálogo interno positivo conmigo mismo. De vez en cuando escribo mis reflexiones y las cosas que pasan por mi cabeza. Creo que tiene un impacto más positivo en mi vida que simplemente el hecho de cerrar los ojos y pensar.

Escribir me permite ordenar mis ideas. No publico todo lo que escribo, especialmente si son pensamientos muy personales pero esta vez he decidido compartirlo con vosotros.


Recientemente he estado pensando sobre el sentido de la vida. Lo sé, llevo una temporada que soy pura filosofía. Me estoy empezando a dar miedo a mi mismo.

No pretendo ser el nuevo Aristóteles del siglo XXI ni nada por el estilo, pero quien más o quien menos alguna vez se ha puesto a reflexionar sobre estas cuestiones espirituales.

Quizás más que el sentido de la vida, he encontrado el verdadero propósito de vida.

No te voy a sorprender con mi descubrimiento.

Para mi el sentido de la vida radica en el hecho de ser felices, de luchar por nuestros sueños y compartir con las personas que queremos el camino de la vida.

Realmente no hay mucho más que eso, que no es poco.

Algunas personas se realizan esta pregunta de forma existencial: ¿Por qué estamos aquí? De repente, un día nacemos, crecemos y morimos. ¿Se me ha dado la oportunidad de vivir porque tengo alguna misión que cumplir?

Pues creo que sí tenemos una misión y cada uno la interpreta a su manera.

Mi misión es vivir la vida al máximo, disfrutar de cada segundo y hacer feliz a la gente que me rodea porque solamente entonces yo podré ser feliz.

Para poder recibir, primero tenemos que dar. Para cosechar, primero hay que sembrar. Solamente si damos lo mejor de nosotros mismos podemos esperar recibir lo mejor de las otras personas. Y en ese intercambio de relaciones personales está la belleza.

Y aunque a veces la vida nos presente dificultades y problemas, siempre debemos mostrar la mejor versión de nosotros mismos, porque al buscar nuestra excelencia y no conformarnos estamos demostrando lo que realmente somos.

Hay una frases que me gusta mucho de Eduart Punset que dice:

La felicidad se encuentra en la antesala de la felicidad.

No puedo estar más de acuerdo. La felicidad no es un estado de ánimo al que se llega y se permanece. La felicidad es, en definitiva, todo ese conjunto de sensaciones positivas y agradables que se tienen cuando estamos viendo que avanzamos en el camino de hacer realidad nuestros sueños.

Por eso cuando alguien te diga que no puedes hacer algo, da lo mejor de ti y demuéstrate que esa persona estaba equivocada. Lucha por todo lo que creas que merece la pena y esté alineado con tus valores.

Pienso que uno de los grandes males de esta sociedad es el conformismo. Las personas que se conforman con lo que tienen y no buscan progresar en cualquier ámbito de sus vidas dejan progresivamente de ser felices. Si no me crees, hazte la siguiente pregunta:

¿De que sirve levantarse cada mañana de la cama si no tienes un sueño que cumplir?

Debemos acostumbrarnos a salir de nuestra zona de confort porque es donde suceden cosas maravillosas. No te cierres puertas por miedo a lo desconocido. Prueba cosas nuevas. Atrévete y te sorprenderás.

Debemos ser fuertes, sonreír más a menudo y demostrarnos a nosotros mismos que podemos ser felices, hagan lo que hagan o digan lo que digan los demás. Porque lo importante es lo que pasa en nuestro interior, en lo que realmente tenemos control.

Por eso, te animo a que busques tu misión. Tu sueño. Tu propósito de vida.

Solamente así todo tendrá sentido y podrás ser feliz.

2 Comentarios

Añade el tuyo →

  1. Tiene sentido, lo mejor de tu blog es que lo encontré, es una fuente de inspiración a cumplir mis sueños.

Deja un comentario