Excalibur, el perro sacrificado por el gobierno español



Si los animales pudieran elegir donde vivir seguramente ninguno se quedaría en España. Por el mundo somos famosos por matar a toros indefensos en nuestras plazas, por fiestas crueles como las del Toro de la Vega en Tordesillas y por muchos otros eventos taurinos que prefiero no tener que recordar.

Dicen que son fiestas que forman parte de nuestra cultura, aunque muchos no nos sintamos para nada identificados. Se me hace difícil, por no decir imposible, entender cómo la gente es capaz de disfrutar y pasárselo bien en una festividad cuyo final implica una matanza. Por favor, no estamos en la Edad Media.

Pero por si con el tema de los toros no fuera suficiente para demostrar al mundo lo poco que respetamos el derecho animal, hoy se ha cometido otro asesinato. En Twitter se ha podido seguir a través del hashtag #SalvemosaExcalibur y la repercusión ha sido tal que se ha convertido en Trending Topic mundial.

Excalibur, el perro de la enfermera afectada por ébola, ha sido sacrificado por ordenes del gobierno, concretamente por la Ministra de Sanidad, Ana Mato, la cual se ha cubierto de gloria y seguramente ha tomado la decisión con la que ya puede poner punto y final a su carrera política. Se esperan grandes manifestaciones durante los próximos días para pedir su dimisión.

Para más inri, el furgón en el que ha sido trasladado el cadáver del can ha atropellado a dos personas y la policía ha cargado contra los activistas que se agrupaban ante el domicilio de la auxiliar Teresa Romero infectada de ébola en un intento lamentablemente frustrado para defender los derechos del animal que se encontraba indefenso en casa.

¿Se pueden hacer peor las cosas? Seguramente no.

Pero las negligencias del gobierno español no quedan ahí. ¿Por qué se saltan el protocolo para estas ocasiones pudiendo poner al perro en cuarentena y analizarlo antes de sacrificarlo directamente? ¿A caso los animales no tienen derechos? ¿No son seres vivos? De verdad ha sido muy triste la gestión de todo este asunto que ha terminado por la vía rápida, con la muerte del animal y en contra de la voluntad de sus dueños. Que falta de sensibilidad y humanidad.

Esta crisis sanitaria está generando entre la población española muchas otras preguntas que dejan en evidencia lo mal que trabaja nuestro gobierno, un continuo de irresponsabilidades que causan la vergüenza de todo un país:

¿Por qué repatrian a personas infectadas de ébola al Hospital Carlos III que no cumple los requerimientos de seguridad necesarios? ¿Por qué se usaron trajes de nivel 2 cuando la normativa marca que para un caso como el de esta enfermedad es necesario utilizar una indumentaria de nivel 4? ¿Por qué no se da formación especifica a las enfermeras que tenían que tratar a los pacientes infectados de ébola? ¿De qué sirve traer a esos misioneros a España si no hay vacuna?

¿Merece la pena poner a todo el país en riesgo de epidemia? No tienen cabeza, vuelven a demostrar que no saben lo que hacen. Estamos gobernados por una panda de ineptos y desde hoy, también asesinos. Se me hace muy duro pensar la cara que pondría Excalibur al ver que unos desconocidos entran en su casa con una inyección letal en mano para poner fin a su vida sin tener la oportunidad de probar si realmente es portador del virus. Hay que exigir responsabilidades y pedir dimisiones. En fin, un ejemplo claro de que la inteligencia criminal siempre asesina la inocencia animal. Esto no se puede volver repetir.

Dime cómo tratas a los animales y te diré qué clase de persona eres.

3 comentarios

  1. Maria Responder
    9 octubre 2014 at 16:11

    Para todos esos ” listillos” que se creen que era imperativo asesinar a Excalibur sin saber si estaba infectado o no. Que sepan que igual que hay que hacer un seguimiento de las personas que han estado en contacto con Teresa, la auxiliar contagiada, para evitar nuevos posible contagios… Excalibur ha estado paseando, dejando fluidos y jugando con otros perritos… Si le hubieran hecho la prueba al perro, que estoy segura hubiera habido voluntarios veterinarios que se hubieran ofrecido a tenerlo en observación. Es decir, sin obligar a nadie a nada. Ahora sabríamos si se nos puede ir de las manos o no. Porque señores, los expertos dicen que el virus puede sobrevivir hasta 48 horas fuera de un organismo. Esa oportunidad para saber, la han perdido sacrificando a Excalibur sin saber si estaba enfermo o no. Ahora no se tiren de las barbas cuando empiecen a salir mas personas contagiadas y digan en las noticias: No se sabe cual ha sido la fuente de contagio. Con Excalibur vivo y controlado muchos dormiríamos más tranquilos.

  2. Miguel Responder
    9 octubre 2014 at 16:12

    El Gobierno ha hecho con Excalibur y ebola lo mismo que con los españoles y la crisis. Ha pagado el más indefenso, el más inocente.
    Innecesariamente han matado a un ser vivo que a pesar de no ser humano supera en humanidad a sus ejecutores.
    Una vez más se pone de manifiesto la enorme brecha que existe entre “gobierno” y ciudadanos.
    Si existe un delito de maltrato animal, debería existir otro delito de asesinato animal. Ana Mato y la conserjería de Madrid deberían pagar penalmente por este crimen injustificado.
    Seguro que el asesinato de Excalibur ayuda a la pronta recuperación de su dueña, la que fue su familia.

  3. helio Responder
    5 diciembre 2014 at 21:23

    El virus en los animales no se detecta tan fácilmente por que pueden estar dormidos (el virus del c.. no el perro) y con el transcurso del tiempo lo carga con sus genes al mezclar con otro virus. Lo que puede hacer es crear un virus evolucionado con mas características. Es fácil hablar así con el sentimiento. El sentimiento no te deja razonar como la fe. Eso es una tontería que muchos usan. Es lógico hacer eso pero que fuera con una dosis letal (muerte durmiendo) sin sufrir.

Publicar un comentario

Please be polite. We appreciate that. Your email address will not be published and required fields are marked