Guía de viaje por Sudamérica como mochilero

He vuelto a casa y ahora toca compartir con vosotros el viaje que durante 6 semanas me ha llevado a recorrer como mochilero las principales capitales de Sudamérica y visitar una de las siete maravillas del mundo. Seguro que ya te imaginas cuál es. Pero no te quedes aquí, sigue leyendo porque tengo muchas cosas que contarte.

El año pasado viajé por Asia durante algo más de dos meses y fue una de las mejores experiencias de mi vida en todos los niveles. Ciertamente, Sudamérica no tiene nada que ver con Asia, hay mucha pobreza, corrupción y zonas de extrema violencia, pero no deja de ser interesante por su cultura (en algunas cosas muy similar a la española), riqueza natural y variada gastronomía.


Mapa con todo el recorrido del viaje

Buenos Aires, Argentina

Como puedes ver en el mapa de viaje superior, mi primera parada fue Buenos Aires, la Capital Federal de Argentina, un país que tenía muchas ganas de visitar y del pude disfrutar durante dos cortas pero intensas semanas.

El vuelo de Barcelona, con parada en Madrid, hasta el Aeropuerto Internacional de Ezeiza fue de casi 16 horas con Air Europa. A mi llegada tomé un autobús Tienda Leon hasta Estación Retiro y de allí un taxi hasta casa de Diego y Lea que se encontraba en Recoleta, un barrio residencial céntrico. Por primera vez utilicé Couchsurfing para mi alojamiento y la verdad que fue fenomenal pasar unos días en su casa.

Buenos Aires es una ciudad de grandes contrastes llena de encanto y pasión, con un carácter único que la distingue de otras urbes. Mediante algunas fotos te mostraré los lugares que visité y que te recomiendo no te pierdas si tienes la suerte de visitar la ciudad de la furia.


El barrio de la Boca es el más antiguo de Buenos Aires, se trata de un barrio de origen pesquero que fundaron los inmigrantes a finales de siglo XIX y construyendo viviendas con materiales sobrantes del comercio marítimo. Se pueden encontrar boliches que ofrecen espectáculos, bailes folclóricos y cantidad de tiendas de souvenirs. No te puedes perder el Pasaje Caminito, con sus casas pintadas de colores y el Museo Quinquela Martín. Pero, sin duda, el gran atractivo de La Boca es el Estadio de futbol Boca Juniors, conocido como “La Bombonera”. Recomendación: Pasea siempre por las calles principales (las más turísticas) y nunca de noche, es un barrio pobre y como tal hay bastantes atracos a mano armada, literalmente con pistola en mano. No te metas por calles estrechas o sin gente.


Me quedé asombrado cuando me dijeron que uno de los lugares más visitados de la ciudad es un cementerio. ¿A quién le gusta pasearse entre los muertos? En fin, para allá que me fui. El Cementerio de la Recoleta se encuentra ubicado en el exclusivo barrio de la Recoleta, que debe su nombre a que allí se encontraba el convento de los monjes recoletos. Es el más visitado de la ciudad por sus numerosos e imponentes mausoleos y bóvedas, pertenecientes a muchos de los principales protagonistas de la historia argentina, como el de Eva Perón, quizás sea una de las tumbas más concurridas. Merece una visita por su valor arquitectónico. Muy cerca del cementerio está el Museo de las Bellas Artes, en el que se reúne el patrimonio artístico del país.


Situado en el tranquilo barrio porteño de Palermo, el Jardín Botánico de Buenos Aires es un precioso espacio verde de siete hectáreas a lo largo de las cuáles se pueden contemplar más de 5.500 especies vegetales diferentes mientras paseas por agradables senderos. Un pulmón verde dentro de la ciudad.


Rosedal de Palermo. Es el corazón del Parque 3 de Febrero. Cuenta con más de 18.000 rosas y un lago que lo rodea. Precioso para darse un paseo un domingo por la mañana. Es el paraíso para los que les gustan las flores y la fotografía.


La Plaza Serrano está ubicada en el barrio de Palermo y es el centro de una zona que se caracteriza por la gran cantidad de bares, restaurantes y tiendas de moda que la rodean.


Puerto Madero es uno de los 48 barrios en los que se divide la ciudad de Buenos Aires. Su ubicación cercana a la zona céntrica de la ciudad, lo extenso de su área y su vista al río hacen de este distrito uno de los más caros de la capital. También podrás ver el famoso Puente de la Mujer, obra del español Santiago Calatrava.


Cada domingo se realiza la feria de San Telmo en la Plaza Dorrego en el corazón del barrio de San Telmo. Más de 250 puestos callejeros que ofrecen todo tipo antigüedades y cosas viejas. Pero además se pueden ver en directo parejas de tango ensayando para sus espectáculos. Es un lugar de visita obligada.


El Teatro Colón es un teatro de ópera de la ciudad de Buenos Aires. Por su tamaño, acústica1 y trayectoria, está considerado uno de los cinco mejores del mundo. Con eso está todo dicho, merece ampliamente la pena pagar la entrada para un recorrido guiado por los interiores del teatro.


Plaza de Mayo es el centro político más importante de Buenos Aires desde que la Independencia de Argentina fue declarada en 1810. Los porteños se reúnen aquí cuando se organizan masivas manifestaciones. La Plaza de Mayo es también el lugar donde se concentran importantes casas de los gobiernos locales y nacionales como la Casa Rosada (Casa Presidencial), El Cabildo (que era la Casa de Gobierno durante el período colonial) o la Catedral Metropolitana de la ciudad.


Argentina es famosa por ser el lugar donde se come la mejor carne del mundo y efectivamente, no decepciona. En el restaurante La Cabrera pude comer ojo de bife. Exquisito, tierno, sabroso… en una palabra: increíble.


Tigre se encuentra a sólo 28 kilómetros al norte del centro de Buenos Aires a la que se puede llegar en 1 hora en tren desde Retiro. Se trata de una hermosa y colorida ciudad en la orilla del exótico Delta del Paraná. Es la excusión ideal para hacer un fin de semana soleado.


Las actividades al aire libre en Tigre varían desde hacer un recorrido en bote a través de las impresionantes islas del Delta del Tigre, ir a dar un paseo en la montaña rusa del Parque de atracciones de la Costa o apostar en las mesas de póker en el Casino. Pero sin duda, la actividad más destacada es el kayaking por el Delta.

Mendoza, Argentina

Mi siguiente destino fue la ciudad de Mendoza, la más grande cercana a la frontera con Chile. En esta ocasión me quede en casa de Laura, también de Couchsurfing. La primera noche que me recibió ya nos fuimos a comer una pizza al césped del Parque General San Martín. La ciudad no es gran cosa pero lo pasé genial con ella.


El Parque General San Martín, es el parque más antiguo y el principal de Mendoza con 307 ha de terreno. En el mismo parque se pueden realizar un sinfín de actividades de ocio, deportivas, educativas, culturales y turísticas, tales como: el Jardín Botánico, el Club de Regatas, el Club Hípico Mendoza, el Teatro Griego Frank Romero Day, el Estadio Malvinas Argentinas, Universidad Nacional de Cuyo, entre otros.


La Plaza Independencia se encuentra en pleno centro de la ciudad alcanzando 1.600 metros cuadrados de extensión. Cuenta con una fuente central de aguas danzantes (por la noche con luces de colores) y es el lugar durante los fines de semana artesanos de todo tipo ponen sus puestos callejeros para comercializar sus productos. También hay gran cantidad de espectáculos con artistas que se dan en el lugar con música o malabares.


La Plaza Chile se encuentra en plena zona residencial. Su nombre es un homenaje a la nación vecina por la ayuda prestada a los habitantes de Mendoza durante el terremoto de 1861. Puedes ver una fuente de aguas danzantes y a un costado se aprecia la escultura que simboliza la amistad entre Argentina y Chile, representada por sus dos héroes: San Martín y O´Higgins, uniendo sus manos sobre una espada.


La Plaza España se encuentra a cuatro cuadras de la plaza Independencia y se caracteriza por los motivos de decoración del siglo XIX con reminiscencias españolas y una fuente similar a las que se utilizaban en los patios ibéricos.


A 30 metros de altura, en el último nivel del edificio de la Municipalidad de Mendoza, se ubica una terraza mirador con una interesante vista panorámica de la ciudad y sus alrededores, incluyendo la precordillera de los Andes.

Santiago de Chile, Chile

Desde la terminales de autobuses de Mendoza compré un pasaje en CATA Internacional con dirección a Santiago de Chile. Un viaje cruzando la cordillera de los Andes de nada menos que 7 horas con parada en la frontera chilena. Se me hizo algo largo, pues era la primera vez que hacia un viaje de larga distancia en autobús pero fue todo rodado. Excepto que en el control fronterizo me requisaron el jamón serrano que llevaba en mi maleta. ¡Malditos!


Apenas 380 kilómetros separan la ciudad de Mendoza de Santiago de Chile. El viaje a través de la cordillera de los Andes, por el Paso Cristo Redentor, no es para quedarse dormido, la belleza del paisaje requiere estar en el bus con cámara de fotos en mano. En invierno con las montañas nevadas debe ser espectacular.


El cerro San Cristóbal se encuentra entre las comunas de Providencia y Recoleta, teniendo a sus pies al Barrio Bellavista (justo donde se encontraba mi hostal), tiene una altitud de 880 metros y es el segundo punto más alto de la ciudad, solo superado por el cerro Renca. Se puede acceder a pie, en bicicleta o en funicular. Yo lo subí dos veces, una corriendo y otra andando (hora y media). En la cima se ubica el Santuario de la Inmaculada Concepción.


Pablo Neruda fue un poeta chileno galardonado con el Premio Nacional de Literatura y el Premio Nobel de Literatura que empezó a construir en 1953 una casa en Santiago para Matilde Urrutia, su amor secreto de aquel entonces. En su honor la bautizó “La Chascona”, que era el apodo que él le daba a ella por su abundante cabellera rojiza. Ahora la casa es un museo que se puede visitar previo pago de la entrada.


Vistas desde el cerro Santa Lucía está ubicado en el corazón de Santiago a una altura de 629 metros. En este caso, subir al cerro no toma más de 20 minutos.


Cuando piensas en Chile, piensas en vino. Así que me fui a visitar las viñas de Concha y Toro, la principal productora y exportadora de vinos de Latinoamérica y una de las diez mayores compañías de vino en el mundo. Sus mejores vinos son: Casillero del Diablo y Don Melchor, el primero es actualmente patrocinador del Manchester United.


La Plaza de la Constitución se encuentra en el centro de Santiago de Chile y en sus costados tenemos los ministerios de Chile y el Palacio de La Moneda, sede del gobierno.


La Plaza Baquedano es una plaza pública de forma ovoidea ubicada en el centro de la ciudad de Santiago cuya rotonda es coronada por el Monumento al General Manuel Baquedano. Se conoce popularmente como Plaza Italia.


Desde Santiago de Chile se puede llegar a la costa en menos de dos horas. Las dos ciudades más turísticas son Viña del Mar y Valparaíso. Se pueden visitar en un día, por la mañana Viña por sus playas y por la tarde Valparaíso por sus cerros. En la foto puedes ver la playa de Viña llena de gente tomando el sol en pleno verano.


El encanto de los cerros de Valparaíso es inigualable. La foto está tomada entre los cerros Alegre y Concepción, los dos más bonitos y concurridos. Las calles de subida y bajada, el colorido de las paredes de las casas y los pequeños locales que se encuentran en estos cerros son de lo más pintoresco.

Arequipa, Perú

Los vuelos de avión internacionales son muy caros en Sudamérica, no me extraña que la gente no conozca más que su país. La mejor combinación para llegar a Perú desde Chile fue volar desde Santiago de Chile a Arica (Chile), tomar un taxi privado, pasar el control fronterizo, llegar a Tacna (Perú) y de allí un bus hasta Arequipa. Con toda esa movida pierdes casi un dia entero, pero merece la pena teniendo en cuenta que el vuelo de Chile a Perú me costaba lo mismo que regresar a España. ¡Una locura!

Arequipa está ubicada en la zona sur del Perú y es la segunda ciudad más grande del país, también es llamada la Ciudad Blanca por sus bellas y tradicionales edificaciones de sillar, un tipo de roca volcánica color blanco. En Arequipa se puede encontrar uno de los más bellos centros históricos del continente americano por lo cual es considerada una joya de la arquitectura colonial y Patrimonio Cultural de la Humanidad.


De Tacna a Arequipa se pueden contemplar por la carretera paisajes de película… de miedo.


El Monasterio de Santa Catalina de Siena es el atractivo turístico más destacado de la ciudad, fue fundado en 1579 y en su interior guarda hermosas capillas, plazas y corredores que conservan el estilo y colores originales de la época.


Pasearse por dentro del Monasterio de Santa Catalina es como estar en otra ciudad o incluso en otro país. De hecho, muchas calles tienen nombres de ciudades de Andalucía como Sevilla o Córdoba.


La Plaza de Armas de Arequipa es considerada la más bonita del Perú y en ella resalta la Catedral y sus modernos centros comerciales diseñados al estilo colonial.


Foto del mercado central de Arequipa. La especial y deliciosa gastronomía arequipeña es reconocida en todo el Perú. La oportunidad ideal para probar el famoso rocoto relleno, adobo de cerdo, chupe de camarones o el cuy chactado.


La llama es un mamífero artiodáctilo doméstico abundante en los Andes de Argentina, Bolivia, Chile, Ecuador y Perú. El animal continúa siendo utilizado por los pobladores andinos por su lana de buena calidad, carne y como transporte de mercancía.


Arequipa a parte de ser una de las ciudades más importantes del país, tiene una extensa campiña y extraordinarios paisajes naturales, el más destacado es el Cañón del Colca, uno de los más profundos del mundo, donde se puede ver a los cóndores en pleno vuelo. La excursión puede ser de un día completo o de dos días haciendo trekking y acampando en el monte.

Cusco-Machu Picchu, Perú

De Arequipa a Cusco opté también por el autobús. Esta vez pagué un poco más y compré un pasaje con asiento sofá reclinable 160º en la compañía de transportes Cruz del Sur. El viaje fue de noche y pude dormir sin problemas. Al despertarme por la mañana ya estaba en Cusco. Habían pasado 10 horas.

Cusco es la capital del imperio de los incas y patrimonio cultural de la humanidad. Es, además, el principal destino turístico del Perú porque es la ciudad más cercana a la ciudadela de Machu Picchu, declarada una de las nuevas siete maravillas de la humanidad. Cusco es espectacular, un rico legado histórico y monumental, ubicado en un territorio de montañas y valles multicolores, de selvas y bosques exuberantes, de hermosas lagunas y ríos torrentosos.


La Plaza de Armas en Cusco es el centro de la ciudad, también se conoce como Huacaypata por los incas.


Subiendo por el barrio de los artesanos de San Blas se lleva a un impresionante mirador donde poder contemplar Cusco a vista de pájaro.


Cusco es una ciudad volcada al visitante extranjero, puedes encontrar infinidad de agencias de turismo, tiendas de souvenirs con ropa típica del Perú, restaurantes y una animada vida nocturna.


Uno de los tours más populares y altamente recomendable es “El Valle Sagrado”, un paseo que dura todo el día y sale de la ciudad a mostrarte los valles en los alrededores, fortalezas, mercados y artesanías. Durante el viaje se van haciendo paradas en pueblos remotos, algunos casi en ruinas.


La ruta de “El Valle Sagrado” te llevará a visitar el Parque Arqueológico de Pisaq, uno de los centros monumentales más hermosos del valle ya que combina el paisaje con el acabado impecable de sus construcciones.


Para llegar a Machu Picchu hay que tomar un tren desde Ollantaytambo. En la estación operan dos compañías formando un claro oligopolio: Inca Rail y Perurail. El billete de ida cuesta 58 dólares por hora y media de trayecto. Para el regreso otro tanto. Llegar a Machu Picchu es caro, pero merece la pena…


Aguas Calientes es el nombre del poblado cercano a las ruinas de Machu Picchu. Lo ideal es pasar una noche, levantarte temprano como a las 6.00h, tomar el bus que te deja a las puertas de Machu Picchu y mostrar tu entrada en los accesos. La entrada es mejor comprarla en Cusco, cuesta 128 dólares. Si además quieres subir a la montaña Huayna Picchu hay que comprarla con semanas de antelación ya que el acceso está limitado.


Machu Picchu es el nombre contemporáneo que recibe un antiguo poblado andino que se construyó a modo de fortaleza a 2490 metros sobre el nivel del mar. Además, es considerado una obra maestra de la arquitectura y la ingeniería por sus peculiares características arquitectónicas y paisajísticas. Machu Picchu está en la Lista del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco desde 1983.


Tener Machu Picchu a tus pies es una sensación única y muy especial. Se trata de un lugar que transmite mucha energía ya no solamente por su belleza natural sino por su historia. No es de extrañar que sea uno de los destinos turísticos más populares del planeta.


Pasearse por Machu Picchu es una maravilla pero si estás en buena forma te recomiendo subir al Huayna Picchu que es donde se consiguen las mejores vistas. En mi caso debido a que no compré mi entrada con suficiente antelación no pude acceder pero hay una alternativa prácticamente igual de buena que es subir a la montaña Machu Picchu que es la que queda justo en frente de Huayna Picchu.


Subir la montaña Machu Picchu no está al alcance de todo el mundo, pues son casi 2 horas de subida muy vertical por rocas, desniveles y acantilados. Muchos abandonan la subida a medio camino pero los que consiguen llegar a la cima pueden disfrutar de unas espectaculares vistas. Os aseguro que todo el cansancio desaparece de repente.


Por la mañana Machu Picchu está repleto de turistas, pero por la tarde es más tranquilo y hasta se pueden ver algunas llamas salvajes comiendo pasto. En definitiva, visitar Machu Picchu ha sido una de las mejores experiencias de mi viaje por Sudamérica. Un lugar donde ir al menos una vez en la vida.

Lima, Perú

Para llegar a Lima desde Cusco lo mejor es tomar un avión directo hasta la capital, el vuelo es de 1 hora y los precios no son desorbitados ya que es vuelo nacional. En Lima estuve unos días en la zona de Miraflores que es la más segura y concurrida por turistas. Luego estuve en casa de Melina, también de Couchsurfing. Ella vive a las afueras de la ciudad en una urbanización llamada La Molina. Me encantó pasar unos días con ella y su familia. Además, tuve la oportunidad de conocer a muchos de sus amigos, fuimos al cine, a la playa, de restaurantes y mucho más.

Lima, como la mayoría de capitales en Sudamérica, tiene zonas altamente inseguras. Por lo que muchos días salía a pasear sin mi iPhone con el que tomo fotografías. De modo que poco puedo mostrar de Lima en imágenes. Sin embargo, puedo decir que lo más destacado de la ciudad es Miraflores, un centro comercial llamado Larcomar, Barranco y sus playas, la iglesia de San Francisco y el centro histórico de la ciudad.


Muchos turistas que visitan Lima se quedan exclusivamente en Miraflores y evitan el centro por su peligrosidad. Si vas es mejor ir con un guía, tomar el bus turístico o con alguna persona local. A mi como me van las emociones fuertes le pedí a Melina que me acompañara al visitar el centro de Lima, pero como a ella no le gusta demasiado al final fui con una de sus amigas. Me encontré con ella ya en el centro, concretamente en la Plaza San Martín. Mientras la esperaba, y a pesar de haber policía en la plaza, tres personas se me acercaron para ofrecerme droga, entre otras cosas.


También estuve en el barrio chino de Lima que nació como resultado de la enorme afluencia de población desde las provincias chinas de Cantón y Sichuán. En la misma zona se encuentra el Mercado Central, muy concurrido, había gente por todas partes. Al parece la zona tampoco es demasiado segura. Por cierto, a los restaurantes chinos en el Perú se les llama Chifas.


Miraflores es un distrito de Lima, próspero y de un gran movimiento comercial, cultural y turístico. Es la zona moderna de la ciudad y quizás el mejor lugar para vivir en Lima, no muy alejado del centro. El atractivo principal del Parque del Amor es la escultura El Beso, obra del escultor Victor Delfín.


Barranco es un barrio bohemio cercano a Miraflores, muy concurrido durante el día por sus playas y por la noche por la cantidad de bares y locales musicales. En la foto puedes ver el famoso puente de los suspiros desde el que se puede tener una hermosa vista del atardecer.


Uno de los platos más típicos del Perú es el lomo saltado, que como puedes ver en la foto es uno de los platos más fáciles de preparar de la gastronomía de este país latinoamericano. Lomo salteado con cebolla, pimentón, ají y tomate, además de patas fritas y arroz.


El ají de gallina consiste en un ají o crema espesa compuesta por gallina previamente cocida y luego desmenuzada la cual se cocina en una olla echando el caldo de gallina. Para lograr el espesor necesario se añaden trozos de pan remojados en caldo o leche. Se sirve con papas cocidas o arroz blanco. Algunas recetas a la crema se le agrega nueces y queso parmesano.

Bogotá, Colombia

Si hubiera planeado este viaje 5 o 10 años atrás para nada habría visitado Colombia. Sin embargo, ahora es uno de los países con mayor crecimiento económico, se ha modernizado, los asesinatos se han reducido a la mitad y los principales cárteles de la droga se han desplazado a otros países centroamericanos como El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua. Además, el grupo guerrillero conocido como las FARC que tanta sangre ha derramado en los últimos años se encuentra en una fase de negociación del abandono de las armas y proceso de paz con el actual gobierno.


Bogotá es la capital y la ciudad más grande de Colombia que vibra al ritmo de las urbes más dinámicas. Pocas ciudades tienen un paisaje como el que los bogotanos disfrutan cuando su mirada se pierde en esa especie de mar verde que forma la cordillera de los Andes, en las montañas que se elevan sobre el oriente.


Bogotá tiene dos cerros principales: Monserrate y Guadalupe. Al primero se puede subir en tranvía o funicular, no es nada caro y desde arriba el santuario se pueden tomar las mejores fotos de la ciudad desde una posición elevada, concretamente a 3.152 metros de altura.


Una de las cosas que más me gustaron durante mi estadía en Bogotá fue hacer un tour en bicicleta de unas 5 horas. Recorrimos la parte histórica de la ciudad, el barrio rojo con cientos de prostitutas, la plaza de toros, algunos parques y avenidas principales. Además, pude comprobar que el arte callejero está muy presente en la capital colombiana con multitud de grafitis que decoran (o ensucian según como se mire) las paredes de las calles.


La Candelaria es la zona más reconocida de la ciudad de Bogotá donde se puede encontrar todo el centro histórico. En la foto tienes la Plaza de Bolívar y a su alrededor se encuentran algunos de los principales edificios de la ciudad.


El Museo del Oro cuenta con la colección de orfebrería prehispánica más grande del mundo. Además, se pueden ver textiles, piedras y cerámica de los sitios arqueológicos más variados de Colombia.


Bogotá se ha convertido en una de las capitales gastronómicas de Latinoamérica. Ofrece una gran variedad de platos típicos e internacionales en diversos restaurantes del más alto nivel. Una de las cosas que más me gustaron son sus empanadas rellenas de carne picada, arroz y cebolla.

Para el próximo viaje a Sudamérica

Me quedaron por ver muchas cosas, demasiadas. En Argentina me gustaría ir a Barriloche, la Pampa y Rosario. En Chile al Desierto de Atacama y el Parque Nacional Torres del Paine. En Bolivia a La Paz, Santa Cruz de la Sierra y Lago Titicaca. En Perú a las playas del norte en Piura y la selva. En Colombia me faltó por ver Medellín, Cali, Cartagena de Indias y Barranquilla. Venezuela cuando la situación política y social se estabilice, si es que algún día lo consiguen. Y por supuesto, Brasil de arriba abajo.

2 Comentarios

Añade el tuyo →

  1. Buenas, la verdad es que es maravilloso leer todas estas experiencias de vida, me gustaría saber la relacion dinero-trabajo, como la llevas para encarar un viaje de estos. Con cuantos arrancas para hacer el comienzo del viaje y como vas administrando en la búsqueda de trabajo.

    • Hola Lucas, gracias por pasarte. Lo cierto es que muchas personas piensan que se necesita mucho dinero para hacer este tipo de viajes y no es así. Por ejemplo, en Tailandia se puede vivir bastante bien por 400 euros al mes o incluso menos con todo lo necesario. Hay dos tipos de viajeros nómadas, los que ya tienen trabajo y lo pueden seguir haciendo desde cualquier parte del mundo (bloggers, diseñadores, programadores, emprendedores digitales) como es mi caso y los que no tienen trabajo y lo buscan en su nueva ciudad. Respecto a los que viajan sin tener trabajo lo más habitual es trabajar dando clases de idiomas, colaborando con organizaciones benéficas o en hostelería. Yo me llevo mi ordenador portátil y sigo gestionando mis proyectos online desde cualquier lugar que me pueda conectar a Internet cobrando de mis clientes en euros.

Deja un comentario