La Amazonía es considerado el mayor bosque tropical del mundo. Sin embargo, el gobierno de Brasil tiene previsto asestar un duro golpe mediante la creación de grandes plantaciones de soja y tierras de pastoreo para el ganado, dicen que para ayudar a estimular su economía. Esto significa que Brasil está a punto de autorizar la tala de millones de hectáreas, que junto a las millones de hectáreas de bosques talados ilegalmente supondría la destrucción criminal de los bosques.

El bosque tropical cubre una área tan grande como Alemania, Austria e Italia juntas. Las consecuencias medioambientales de la tala de árboles son terribles, pues se calcula que se liberará 28.000 millones de toneladas de CO2, es decir, lo equivalente a lo que todo el Reino Unido emite en 57 años. Por no mencionar la destrucción sin precedentes de la vida silvestre de Brasil.