La corrupción ha llevado a España a ser el hazmerreír de Europa



Para los turistas extranjeros España es sinónimo de sol, sangría, playa, flamenco y toros. Pero además de eso hay otras dos palabras que se han aprendido de memoria y que de alguna forma describen a la perfección nuestra productividad como país: fiesta y siesta. Esta es la pura realidad. Así es como nos ven en todo el mundo, la imagen que damos, la que probablemente nos hemos ganado a pulso y de la que hasta hace bien poco estábamos tan orgullosos.

Hoy quiero añadir de forma oficial otra palabra a todo este cultural repertorio: corrupción. Estos dos últimos años la palabra corrupción ha aparecido en las crónicas españolas de los rotativos internacionales casi tantas veces como crisis. No es una exageración. La clase política es la gran lacra de la sociedad española y la que convierte a España en el hazmerreír no solo de Europa, sino del mundo entero.

Cantidades ingentes de dinero han sido desviados y malversados a bolsillos privados de políticos, banqueros y grandes empresarios. Tramas organizadas corruptas. Comisiones cobradas en negro por unos y otros. Hasta la Monarquía se ha visto implicada. Es abrir cualquier periódico y caerte la cara de vergüenza. Pero lo peor de todo ni siquiera es que nos roben, que ya nos estamos acostumbrando. Lo peor es que la mayoría de casos quedan impunes. Sí, se van de rositas. Corromper sale barato.

Vivimos en un país donde las mentiras son el pan de cada día. Donde las promesas electorales quedan en el olvido al día siguiente de las elecciones. Donde la justicia no existe, o mejor dicho hay una para ricos y otra diferente para pobres. Donde el despilfarro de dinero público es más que lamentable. Donde los derechos sociales son prácticamente inexistentes. Donde los recortes no favorecen a la igualdad. Donde se permite que la gente se quede sin techo cuando hay millones de viviendas vacías. Donde el futuro de los jóvenes se tiene que buscar lejos de nuestras fronteras. Y podría continuar…

En definitiva, vivimos en un país donde no hay transparencia, valores, ni principios morales. Un país putrefacto donde ya ni siquiera dan ganas de tocar la pandereta. Simplemente tragar.

Esto es España y lo que la corrupción nos ha traído, una mierda.

1 comentario

  1. gonzalo Responder
    4 abril 2016 at 10:20

    Lo que nos ha salvado a los españoles es el internet, que nos ha dejado con las verguenzas al aire y donde ya es imposible disimular que los jóvenes aprenden más por tutoriales de youtube que por las mediocres enseñanzas de profesores funcionarios puestos a dedo por la casta.

Publicar un comentario

Please be polite. We appreciate that. Your email address will not be published and required fields are marked