Esta no es la primera vez ni será la última que rajo contra Google Adsense, el programa publicitario por excelencia para rentabilizar sitios web y que hace coincidir los anuncios con el contenido, lo que proporciona grandes cantidades de clicks. El programa ofrece anuncios generalmente menos intrusivos que la mayoría de los banners, pero la poca transparencia de Google respecto al reparto de ingreosos y las más que conocidas penalizaciones, hace que sea un programa muy criticado en todos los foros de Internet.

El 90% de usuarios que quieren rentabilizar su sitio web utilizan o han utilizado Adsense, aunque muchos de ellos acaban abandónalo a medida que su trafico crece trabajando con patrocinadores directos o partners que les gestionen la publicidad. Algo mucho más rentable que depender exclusivamente del Adsense, pues está demostrado que los ingresos pueden fluctuar enormemente de la noche a la mañana sin tener ninguna explicación.


La crisis mundial está afectando a todos los sectores. La publicidad es la que mueve el dinero en Internet y las empresas no están en el mejor momento para invertir en grandes campañas publicitarias, ya que la enorme caída en el consumo hace que sean menos efectivas. Por lo tanto, todos los que trabajamos con Google Adsense hamos notado la caída del eCPM de nuestros informes. Las empresas contratan menos publicidad en Adwords y por lo tanto el precio que se paga por clic es menor.

Al mismo tiempo, hay que añadir que la caída en el eCPM ha venido acompañada, aunque no de forma proporcional, con la depreciación del euro respecto al dólar. Google nos paga en dólares y el banco se encarga de convertir la divisa en el momento que recibimos la transferencia bancaria. Con la recuperación del dólar (actualmente a 0,78 euros), los editores cobramos más que hace unos meses cuando el dólar estaba a 0,62 euros. Por lo tanto, el eCPM ha caído sí, pero el tipo de cambio nos favorece amortizando la caída, por lo que finalmente muchos editores siguen cobrando lo mismo.

Sin embargo, os traigo un estudio en el que muestra que las caídas en los ingresos de Adsense son distintas dependiendo del país en el que nos situemos. Por descontado, en España es el país en el que se puede observar una de las mayores caídas. Los editores tenemos que apretarnos el cinturón y esperar a que vengan tiempos mejores, que seguro que vendrán.