Los robots y la desaparición de la clase media


Cinco años después del inicio de la crisis muchas personas, especialmente de clase media, han pedido su empleo. Pero la crisis no es algo circunstancial o temporal, en muchos países no habrá brotes verdes jamás a no ser que se implanten otros modelos económicos más productivos, sostenibles, técnicos y de alto valor añadido. A estas alturas ya todo el mundo debería haber asimilado que no se volverá a vivir como antes, al menos en España.

Los millones de puestos de trabajo desaparecidos nunca van a volver y crear puestos de trabajo para humanos será cada vez más difícil. La explicación a todo ello la tienen los ordenadores y los robots, los cuales están reemplazando mano de obra humana día tras día. Durante décadas, las películas de ciencia ficción han planteado esta situación como algo imaginario, algo proyectado a un futuro muy lejano. Sin embargo, este futuro donde los robots pasaban a “controlar” el mundo ha llegado mucho antes de lo esperado.

No habrá sector económico que vaya a evitar esta transición a nuevos modelos y paradigmas que forman parte del inevitable progreso tecnológico, que por una parte traerá grandes avances pero por la otra impedirá que buena parte de la sociedad pueda ganarse un salario. Las empresas van a ir incorporando máquinas a procesos productivos que hasta la fecha el trabajo humano había sido imprescindible. Vamos a tener que competir con robots para un puesto de trabajo y ellos tienen todas las de ganar.

Dejando de lado las medidas de responsabilidad social que las compañías puedan tomar en cuanto a los sistemas de contratación, la pura realidad y lo que más importa a propietarios de empresas y sus accionistas, es que los robots y otras máquinas programadas y/o controladas por ordenador trabajan más rápido y comenten menos errores que los humanos. Al mismo tiempo que los niveles de productividad van a crecer exponencialmente en muchos sectores, los ratios de desempleo alcanzarán niveles insostenibles para la vida humana.

Según esta tendencia, la clase media desaparecerá por completo o mejor dicho los robots serán la nueva clase media. Los niveles de pobreza se multiplicarán en los países desarrollados y los únicos perfiles profesionales que podrán ser contratados, ganar un salario y sobrevivir, serán los que tengan conocimientos de programación, informáticos e ingenieros técnicos capaces de hacer robots más inteligentes. Las conclusiones del último análisis realizado por Associated Press son muy claras al respecto:

The uncomfortable truth is technology is killing jobs with the help of ordinary consumers by enabling them to quickly do tasks that workers used to do full time, for salaries. Technology is eliminating jobs in office buildings, retail establishments and other businesses consumers deal with every day.

Las impresoras 3D son un ejemplo de lo que está por venir, pero los sistemas de automatización diseñados con tecnologías aditivas serán capaces de realizar cualquier cosa a cualquier escala, y todo ello con gran precisión, velocidad y a costes reducidos. El mundo está cambiando a una velocidad que si pestañeas te lo pierdes. Estamos hablando de cambios con implicaciones globales que a fecha de hoy nadie es capaz de predecir hasta qué punto realmente nos van a llegar a afectar, pero una cosa está clara, en unos años ya nada será como antes.

Ilustración vía Jennifer Daniel

Publicar un comentario

Please be polite. We appreciate that. Your email address will not be published and required fields are marked