¿Por qué nadie quiere emprender en España?


Si hay algo que admire profundamente de los Estados Unidos son las enormes posibilidades de emprender. De convertir los sueños en realidad. En España estamos cansados de oír hablar de las miles de startups o nuevas empresas de base tecnológica que surgen al otro lado del charco, mientras que en nuestro mercado aparece un Tuenti o un BuyVip cada demasiado tiempo. No cuesta mucho darse cuenta de que algo falla. Y no será por ideas, talento o formación.

A pesar de todo, pienso que actualmente emprender es mucho más sencillo que hace 20 años, la flexibilidad que da Internet a los negocios ha marcado un nuevo camino. Antes si abrías una zapatería en el Paseo de Gracia de Barcelona y te iba mal, te veías obligado a cerrar, pero una empresa en la red puede ir modulando su oferta en función de los gustos de los usuarios. En este sentido, el modelo de negocio muchas veces se va descubriendo o adaptando a medida que vemos las reacciones de nuestros usuarios o clientes potenciales. Y en ese sentido, las redes sociales tienen un papel cada vez más importante.

Me he encontrado muchos casos en los que personas con almas emprendedoras no pueden montar su startup por falta de recursos económicos y es una verdadera lástima. No se está apreovechando el potencial que llevamos dentro. Los bancos no dan créditos, las firmas de inversión no apuestan por la gente joven y los business angels tienen tantas propuestas de proyectos en la bandeja de entrada de sus correos que no dan abasto. Por no mencionar las nulas escasas ventajas fiscales. En definitiva, estamos estacados en un punto en el que dan ganas de dejarlo todo, bajar las persianas, guardar las ideas en el cajón de los recuerdos y hacer oposiciones.

El escenario es realmente desalentador. Sin embargo, lo peor de todo no es esto. En España probablemente ningún emprendedor te diga que la clave para que su negocio funcione es que haya más subvenciones o que la administración invierta en más centros de innovación tecnológica o incubadoras. Los emprendedores lo único que quieren por encima de todo es que les dejen trabajar porque han aprendido a buscarse la vida. Así de sencillo, que no les pongan más problemas a la hora de poner en marcha su idea, y que ésta se convierta en un negocio rentable que pueda generar empleo. No quieren que la administración haga más cosas sino menos cosas.

Conozco casos de startups que han tenido que cerrar a las primeras de cambio ahogadas de impuestos, de burocracia y de la necesidad de pedir licencias por todo. Por tratar hacer negocios y ofrecer un servicio que cubra alguna de las muchas necesidades de este mundo mundo, aunque no logres facturar ni un euro, el Estado ya te está soplando cobrando unos 250 euros al mes, más luego súmale la gestoría, etc. Pienso que no voy desencaminado si digo que unas mayores oportunidades para reducir la tasa de paro de nuestro país, es dar la máxima facilidad a los pequeños empresarios para que puedan iniciar sus negocios: afloraría mucha economía sumergida y animaría a mucha gente a probar a trabajar por cuenta propia.

Finalmente, existe un problema social que pesa mucho, demasiado desde mi punto de vista. Las sociedades de responsabilidad limitada en España no existen salvo en el nombre. Hoy fracasar es el fin de una carrera profesional. Si te va mal un negocio no puedes montar otro, pues estarás señalado con el dedo. Aquí fracasar no se entiende adquirir experiencia vital o aprender del pasado. Y lo cierto es que muy pocos aciertan antes de errar. Cada fracaso nos enseña algo que necesitamos aprender. Fracasar no es vergonzoso, lo vergonzoso es no hacer el intento. Bien mirado no es de extrañar que buena parte de los emprendedores en nuestro país sean inmigrantes… si les va mal pueden volverse por donde vinieron.

Emprendedores, una clase en peligro de extinción. Una simple y llana utopia.

Fuentes y lecturas recomendadas:
España no es país para emprendedores
10 medidas para que en España haya mas Startups
Sólo ocho de cada cien estudiantes quieren montar su propio negocio

Publicar un comentario

Please be polite. We appreciate that. Your email address will not be published and required fields are marked