Precaridad laboral y trabajo temporal


La precariedad laboral es la situación en la que viven las personas trabajadoras que por diversas razones, sufren unas condiciones de trabajo por debajo del límite considerado como normal. Dicha precariedad tiene especial incidencia cuando los ingresos económicos que se perciben por el trabajo no cubren las necesidades básicas de una persona y le obliga a vivir casi en situación de pobreza.

El capitalismo ha incrementado y generalizado las condiciones de precariedad en el modo de vida de las personas, tanto a lo que se refiere a las necesidades de supervivencia biológica (alimentación, ropa, vivienda) como a las sociales (relaciones humanas, cultura, educación, ocio), afectando tanto en los países desarrollados como en los que están en vías de desarrollo. Por lo que podríamos entender este fenómeno como un subconjunto de la precariedad global de la vida y de la dignidad humana.

La temporalidad de los contratos de trabajo es uno de los factores que más influyen en la precariedad laboral. La temporalidad de los contratos de trabajo genera desempleo e inseguridad en los ingresos económicos de las personas sujetos a contratos temporales. Siendo la retribución salarial de estos trabajo insuficiente para cubrir las necesidades mínimas vitales que permitan a una persona poder vivir de forma autónoma.

Ante la precariedad de los contratos temporales, las personas tienen que trabajar jornadas de trabajo muy superiores a las legales para poder conseguir el salario necesario como consecuencia de tener un sueldo muy bajo. Por otro lado, también podemos considerar precarios aquellos trabajadores que no son dados de alta en la Seguridad Social y por tanto carecen de las prestaciones que les da derecho a quienes están protegidos por la Seguridad Social.

Pero la precariedad laboral no solo afecta al modo de vida y a la economía de las personas, sino que también en su salud. El desempleo y la precariedad no afectan por igual a todas las personas, pero puede provocar desestabilización emocional, la pérdida de confianza en uno mismo, la aparición de sentimientos de inferioridad o de pesimismo cuando la situación se prolonga, y en los casos más extremos, mayor riesgo de sufrir trastornos depresivos. El crecimiento de la temporalidad laboral y el paro, el peso de unas hipotecas cada vez más caras y la depreciación del valor de la vivienda, el derrumbe del sector de la construcción y la caída de la contratación de mano de obra o el aumento de las regulaciones de empleo pueden acrecentar la desazón de multitud de personas que sufren estas situaciones.

Las estadísticas de siniestralidad laboral indican que la incidencia de accidentes de trabajo es más alta entre la población con trabajo precario que las que tienen empleo estable. Falta de motivación y desconocimiento de las normas de seguridad en empleos eventuales son las principales causas de muerte en el trabajo.

Las personas con trabajo precario se sienten constantemente inseguras, porque sienten la amenaza abstracta de pérdida de empleo o las amenazas concretas de pérdida de ciertos aspectos del trabajo que son valorados muy positivamente, como la carrera profesional, las retribuciones, el estatus, etc.
Es importante decir que la precariedad puede conllevar a una ausencia de derechos laborales y sociales porque la contratación en precario desregula las normas, es decir se eliminan o mitigan y en consecuencia se vacían las relaciones laborales de derechos democráticos.

Ante el creciente número de personas que viven en condiciones al límite de la pobreza, surge una nueva clase social denominada precariado es una expresión tomada del estudio de la Fundación Friederich Ebert, vinculada al partido socialdemócrata alemán, cuyo título en castellano puede traducirse como “la sociedad en transformación”. Hace referencia a personas con contratos de trabajo temporales o que pasan largas temporadas en el paro, tienen bajos salarios cuando trabajan y su formación o cultura es escasa. En términos económicos podríamos decir que una persona pertenece al precariado cuando sus ingresos son inferiores a los 1.000 euros mensuales, referencia al término mileurista.

En resumen, la precariedad constituye un elemento generador de desigualdad tanto en la distribución de la renta como en el reparto del riesgo social. Cualquier modelo económico alternativo debe luchar por alterar esta situación y generar un marco organizativo.

Estadísticas de precariedad y ETTs

Estudios demuestran que la precariedad laboral afecta a unos tres millones de españoles. Por otra parte, el número de contratos gestionados por las grandes empresas de trabajo temporal (ETT) creció un 10,3% en el primer semestre de 2007 respecto al mismo periodo del año pasado, hasta los 615.823 contratos, según la Asociación de Grandes Empresas de Trabajo Temporal (Agett).

España es uno de los países europeos con mayor tasa de temporalidad en el empleo y con una menor cuota de penetración de las ETT. Aproximadamente, sólo el 10% de la contratación se concentra en las empresas de menos de 50 trabajadores, al contrario de lo que sucede en Bélgica o Reino Unido, donde la actividad de las ETT se distribuye casi por igual en empresas de distinto tamaño.

El mercado español tiene una tasa de temporalidad en el empleo que ronda el 32%, cifra que duplica con creces la media europea. Por su parte, las ETTs alcanzaron su mayor cuota de penetración en el mercado laboral de los últimos cuatro años en 2007 al realizar el 16,6% de los 16,4 millones de contratos temporales registrados, y que representaron el 88% del total (18,6 millones). La Asociación de Grandes Empresas de Trabajo Temporal concretó que este tipo de empresas incrementaron un 4,37% su contratación el pasado año, al ser responsables de un total de 2,7 millones de contratos temporales.

Los trabajadores con educación primaria suponen el 43% del total de los contratos realizados por las empresas de trabajo temporal (ETTs). Uno de cada cinco hogares tiene todos sus miembros activos en paro o con empleos temporales.

La evidencia empírica y analítica europea sobre la actividad de las Agencias de Empleo (en España denominadas ETTs) es favorable en muchos aspectos. Entre otros, fomentan la flexibilidad laboral, la conciliación de la vida familiar y laboral, además de ser una herramienta fundamental para la gestión de los recursos humanos y, todo esto, con una intermediación reglada y segura.


Según se puede observar en el gráfico anterior, en un amplio período de tiempo, la penetración de las ETTs mejora en paralelo a la reducción de la tasa de paro, a pesar de los intensos aumentos de activos en el mercado de trabajo. Esto nos indica la importante capacidad de absorción de mano de obra del mercado de trabajo español y la aportación positiva en este aspecto que tienen las ETTs.

Por otro lado, vemos como la temporalidad fluctúa siempre entre el 32 y el 35 por ciento. Vemos como se dispara llegando al 35% durante los meses de verano, principalmente por trabajos agrícolas.

Actualmente la tasa de paro se ha vuelto a disparar por encima del 12% y la penetración de las ETT sigue creciendo en el mercado español.


Por Comunidades Autónomas, observamos los mismos comportamientos y, en algunos casos, éstos son mucho más notables. Por ejemplo, Andalucía es la comunidad que mayores tasas de temporalidad registra, es la segunda con mayor tasa de paro (después de Extremadura) y es en la región donde menor penetración tienen las ETTs, junto con la de Extremadura.

Sin embargo, Madrid, Cataluña, País Vasco, Castilla la Mancha, entre otras, presentan una situación más acorde con las necesidades reales de su mercado laboral, es decir, menores tasas de temporalidad y de paro, y las ETTs penetran entre el 19,6% y el 25,7% del total de la contratación temporal.

Empresas de Trabajo Temporal (ETT)

Las Empresas de Trabajo Temporal se dedican a la satisfacción de necesidades de otras empresas mediante la prestación de sus servicios, entre los que se encuentra la selección de personal como la actividad principal. Sin embargo, incorporan una diferencia respecto a las agencias o consultoras como las empresas de servicios, contratas y subcontratas, y es la oferta de servicios a un público que se dirige a ellos con el interés de conseguir un puesto de trabajo o cambiar en el que ya tienen.

Como empresas que son, poseen fines lucrativos, pero las cargas no recaen únicamente sobre las empresas en las que realizan contactos, sino también sobre los usuarios que se dirigen a ellas para contactar con un empleador, es decir con la persona que les ofrecerá sus servicios como trabajador.

Su otra gran característica se debe a su naturaleza “temporal”, ya que atienden necesidades de personal imprevistas y urgentes que se dan durante un periodo de tiempo determinado.

Favorece la creación de empleo y la agilización de los recursos humanos, al permitir un ajuste constante a la realidad del mercado de trabajo. Además, cuando se trabaja para este tipo de empresas siempre se asegura la seriedad del contrato en cuanto a seguridad social y formalización del mismo a todos los efectos.

Algunas empresas de este tipo que ofrecen sus servicios también por la red son: Adecco, Extraworking, Randstad, Activa, Atempora, Tempotel, etc. Entre todas ellas, destacamos Adecco, líder mundial en el sector de Recursos Humanos y una de las 5 primeras empresas generadoras de empleo. Adecco Selección es la consultora especializada en la selección de los candidatos más adecuados para los perfiles profesionales requeridos por cada empresa cliente.

El número de empresas temporales ha ido creciendo en los últimos años, y con ello el numero de contratos temporales gestionados por las ETTs. Este incremento de contratación a través de las ETTs se debe a la puesta en marcha, en el marco de la reforma laboral, de medidas que persiguen la cesión ilegal de trabajadores y una mayor supervisión por parte de la inspección de trabajo. Estas medidas han hecho que se pase de las contrataciones temporales genéricas a contratos temporales gestionados por las ETTs, que ofrecen unas mayores garantías para el trabajador y una mayor proyección laboral.

La mayor parte de los contratos a través de empresas temporales se hacen para empresas multinacionales, y en menor medida para las pymes, aunque esto está cambiando. Como ya sabemos, las empresas de trabajo temporal funcionan a través de una relación contractual con la empresa usuaria, y el coste varía en función de las necesidades que tenga cada empresa. El compromiso de las ETTs es conseguir que las compañías que necesitan personal dispongan de los trabajadores que necesitan en el plazo fijado, con un perfil exacto al que han demandado y con la formación necesaria que necesitan. Además las ETTs incluyen entre sus servicios la formación de los trabajadores temporales en caso de que sea necesaria antes de empezar a trabajar. Este aspecto de las empresas temporales, hace que cada vez hayan mas pymes que contraten a través de estas empresas, ya que muchas de ellas no tiene la capacidad de seleccionar y formar al personal que necesitan.

Las ETTs también han sido un puente de integración laboral para los inmigrantes. La inmigración ha modificado la demografía y la economía de nuestro país y, por supuesto, también la situación laboral. Por eso las ETTs son colaboradoras directas en la inserción laboral de estos trabajadores. A parte de los inmigrantes, estas empresas temporales también han ayudado a la integración de la mujer en el mundo laboral.

La mayor parte de los contratos realizados por las empresas de trabajo temporal son a trabajadores con estudios primarios, es decir, trabajadores no cualificados. Después prefieren a trabajadores con estudios secundarios y superiores. El paso por una ETT mejora las probabilidades de promoción profesional para aquellos empleados menos cualificados, es decir, con menos estudios.

Las ETT’s están creciendo y en los últimos años han aumentado el número de oficinas en todo el territorio nacional. También están fomentando la agilidad y eficacia en la búsqueda de perfiles adecuados a sus necesidades. Favoreciendo la movilidad geográfica de trabajadores en todo el territorio nacional. En la búsqueda de trabajadores inmigrantes en función de las necesidades reales, con contratación en origen.

Las ETT fomentan el empleo

Desde el punto de vista de las EMPRESAS

Ventajas:

Mayor flexibilidad para las empresas a la hora de contratar personal. Les permite encontrar gente para una faena determinada en un momento determinado con mayor rapidez.

Menores costes de despido. Contratan a una persona para un trabajo determinado en un momento temporal concreto, sin tener costes de despido, ya que la persona sabe para que está siendo contratada.

Formación a cargo de las ETTs. Parte de la formación del trabajador, se encarga de hacerla la misma empresa de Trabajo Temporal, lo cual les permite reducir costes de formación y sobre todo de tiempo.

Reducen el tiempo de selección de personal. La empresa encarga a la ETT las características de la persona que necesitan, y las ETTs son las que se encargan de hacer esta primera selección. Es decir, los posibles trabajadores pasan u primer filtro de selección por parte de las empresas de Trabajo Temporal antes de llegar a la empresa para la que van a ser contratados. Entonces la empresa solo tiene que hacer la entrevista final entre los candidatos seleccionados que ya reúnen las características que ellos estaban buscando. El trabajo departamento de RRHH se simplifica.

Facilita la desregulación horaria. Las empresas realizan contratos de ETTs para cubrir jornadas y horarios que de otra manera tendrían que negociar colectivamente. Como pueden ser jornadas a tiempo parcial, para cubrir reducciones de jornada de trabajadores en plantilla, para cubrir bajas por maternidad, por enfermedad, etc.

Desventajas:

Desmotivación de los empleados. Los trabajadores que entran con contratos temporales saben que van a estar en la empresa por un tiempo determinado, por lo que su implicación en las tareas productivas es a priori menor que la de los trabajadores que están fijos.

Mayor probabilidad de accidentes laborales para los trabajadores. La poca motivación hace que los empleados temporales se tomen menos en serio sus tareas, están menos atentos, más despistados, lo cual hace que sea mas probable el hecho de que puedan tener accidentes mientras están trabajando. Lo que afecta negativamente a la imagen de la empresa, ya que le proporciona mayores costes. Estos se deben a que un trabajador, cuando coge la baja por accidente laboral, cobran el 100%, y encima que están pagando a ese trabajador, tienen que contratar a otro para que cubra el trabajo pendiente.

Tiempo perdido en la formación del personal. La empresa cuando contrata un trabajador nuevo, aparte de la formación que le dan en la ETT, la empresa en la que trabajará, también les da otro tipo de formación según la máquina o puesto que van a cubrir. Este tiempo que dedican, cuando el trabajador termina su contrato, es tiempo perdido, ya que cuando vuelven a contratar a otro le tiene que volver a enseñar todos los pasos. El tiempo es un recurso escaso y muy valioso para la empresa.

Desde el punto de vista de los TRABAJADORES

Ventajas:

Mayor rapidez de entrada en el mercado laboral. En la mayoría de casos, cuesta mucho encontrar trabajo, y el hecho de ir a una empresa de trabajo temporal, hace que sea más fácil y rápido encontrarlo, ya que te ofrecen varias opciones y diferentes tipos de trabajo, según lo que buscas.

Posibilidad de encontrar trabajo fijo en caso de agradar a la empresa. En muchas ocasiones, uno empieza en una empresa a trabes de una ETT, y luego, si agrada a la empresa, le pueden ofrecer la posibilidad de ser contratada y en muchas ocasiones quedarse en plantilla fija.

Mayor flexibilidad y reducción de tiempo para encontrar trabajo adaptado a tus cualidades personales. El trabajador puede ir a la ETT, e informar del tipo de trabajo que está buscando (sector, horario, zonas). La empresa de trabajo temporal es la que se encarga de buscarte dentro del mercado laboral, las diferentes ofertas que se adaptan a lo que estas buscando, de forma que el trabajador tiene más opciones de encontrar empleo sin dedicar mucho tiempo y esfuerzo en buscarlo.

Desventajas:

Mayor inseguridad laboral. El hecho de tener un trabajo de contrato temporal, hace que muchos trabajadores no sepan cuanto tiempo van a estar en esa empresa, ya que les pueden despedir en cualquier momento. Esto hace que no tengan posibilidad de pedir hipotecas, de comprarse coches, en definitiva no pueden contratar prestamos a largo plazo. Lo cual les marca su estilo de vida y les posiciona en una clase social determinada. Esta inseguridad laboral también les llega a afectar a su vida personal, ya que les puede causar falta de afecto, estrés, nerviosismo, preocupación, dormir mal, hasta el punto de empeorar su estado de salud.

Los trabajadores van poco motivados al trabajo, y su actuación en el mercado de trabajo está relacionada con el deterioro de la seguridad y la salud laboral, y en consecuencia con los accidentes de trabajo. Este deterioro de la seguridad, en muchos casos se debe a la empresa tienen un escaso interés en la formación profesional de los trabajadores y no son valorados de forma adecuada.

Salarios precarios. En algunos casos, las ofertas de trabajo por parte de las empresas de trabajo temporal ofrecen unos salarios muy bajos para los trabajadores, que si no tienen otras opciones, los tienen que aceptar.

Sin retribuciones variables. El hecho de estar trabajando a trabes de ETTs, no les permite acceder a los beneficios sociales por parte de las empresas como pueden ser pagos de plus de comidas (dietas), retribuciones variables por cumplimiento de objetivos (primas). Lo cual retro alimenta la falta de motivación laboral.

Sin derecho a vacaciones pagadas. Es decir, que por el hecho de estar trabajando a trabes de una ETT de forma temporal, el trabajador no tiene derecho a tener vacaciones, y si las hace, no se les pagan, ya que únicamente se le paga por las horas trabajadas o por obra y servicio.

Trabajos extremadamente temporales. En algunos casos, los contratos son de breve duración (el 30% son para menos de 5 días). Esto hace que el trabajador no se integre mucho con el resto de sus compañeros, ya que sabe que va a estar por poco tiempo. Lo que se puede derivar en sufrir discriminación por parte de sus compañeros, que lo pueden dejar un poco de lado, ya que saben que no va a estar con ellos por mucho tiempo. Todo esto hace que el trabajador no esté a gusto en el trabajo, y con ello, que sea menos productivo.

Publicar un comentario

Please be polite. We appreciate that. Your email address will not be published and required fields are marked