Uno de mis grandes objetivos es conseguir independencia financiera. Es un tema apasionante. Se trata de un concepto que se ha puesto muy de moda recientemente y es que cada vez hay más ejemplos de personas que han logrado la libertad económica. Básicamente consiste en tener un sistema o negocio que te genere ingresos sin tener que dedicarle tiempo. Esos ingresos se califican como pasivos porque el flujo de los mismos (cashflow) es automático. Eso significa que el dinero dejará de ser un problema en tu vida y podrás dedicarte a lo que verdaderamente te apasiona. En mi caso, viajar.

Ser el propietario de un sistema que genere ingresos pasivos es como tener una mina de oro con un pico puesto en piloto automático que va extrayendo el preciado metal sin tener que sudar ni una gota. Efectivamente, es el sueño de cualquiera. Ahora bien, crear ese sistema requiere esfuerzo y por supuesto no se consigue de la noche a la mañana. Te quiero contar algunos ejemplos con ideas concretas de negocios para motivarte a crear tu propio sistema que te permita ganar dinero y ser dueño de tu tiempo.


El primer ejemplo es muy sencillo pero considero que es ideal para que entiendas el concepto de ingresos pasivos. Se trata de colocar una máquina expendedora bebidas (vending machine) en un centro comercial. Como te puedes imaginar, la máquina requiere un esfuerzo al inicio al ser comprada y solicitar el permiso que se requiere para colocarla en el centro comercial. Pero una vez está en su puesto, la máquina trabaja sola, recibe monedas y entrega bebidas. Solamente será necesario que te pases de vez en cuando para llenarla de bebidas y pueda seguir tragando monedas. O quizás hasta puedes subcontratar esa parte y tener a alguien que vaya a reponerla periódicamente. De esta forma ganas dinero pero no te tienes que preocupar absolutamente de nada. Esto es un sistema.

¿Me sigues bien? Ahora Vamos con un negocio algo más complejo que el de la máquina expendedora. Otra forma de obtener ingresos pasivos es invertir en activos. Vale Sergi, pero ¿eso qué es exactamente? Un activo en términos financieros es un bien o simplemente un título intangible por el que el comprador del mismo adquiere el derecho a recibir un ingreso futuro como rendimiento monetario o directamente por la venta de ese activo a otra persona o sociedad por un precio que puede ser diferente al de compra. Las dos mejores formas de inversión conocidas que generen interesantes ingresos pasivos son las siguientes:

1. Invertir en propiedades: Si dispones de suficiente capital puedes comprar un piso en una ciudad cuya demanda está creciendo y alquilarlo. Supongamos que compro un piso en Barcelona y me cuesta 150.000 euros. Ese piso se convierte en un activo dentro de mi patrimonio. El precio de ese piso puede subir u bajar según el mercado de la vivienda pero la idea aquí no es la de especular con el mercado (que también es una opción) sino que lo compro como una inversión a largo plazo con la que obtendré ingresos pasivos mensuales. Es decir, en el caso de que logremos firmar un contrato de alquiler cada mes llegarán a mi cuenta 600 euros. Eso son, 7.200 euros anuales. Si hacemos números, la rentabilidad de mi inversión será de un 4,8% anual. Además de viviendas, se puede invertir en locales comerciales, oficinas para empresas o chalets vacacionales la costa.

2. Invertir en bolsa: A mucha gente le da miedo invertir en bolsa porque se conocen casos de personas que han perdido todo su dinero. Efectivamente, la bolsa no es un juego. Los mercados son caprichosos y complicados. La renta variable no es apta para personas adversas al riesgo, pero a veces hay que asumir algo de riesgo si queremos conseguir buenas rentabilidades. Como todo en la vida, hay que conseguir encontrar el equilibrio, en este caso entre lo que estás dispuesto a arriesgar y la rentabilidad potencial. A mayor riesgo, mayor probabilidad de ganar mucho dinero pero también de perderlo. De nuevo, mucha gente compra acciones en la bolsa de valores para especular, la idea de comprar barato y vender caro todo el mundo la tiene clara, pero llevar eso a la práctica es muy complicado. De hecho, incluso algunos inversores profesionales comparan la bolsa como jugar a la ruleta. Nadie sabe a ciencia cierta si el precio de una acción subirá o bajará, se puede analizar con técnicos y fundamentales e intentar acertarlo, pero el futuro en los mercados es siempre incierto. Si inviertes en bolsa sin conocimientos la probabilidad de que pierdas dinero es muy elevada.

Ahora bien, aquí viene mi estrategia apta incluso para principiantes. Mi estrategia en bolsa para obtener ingresos pasivos consiste en crear una cartera de valores diversificada y cuyos valores sean de empresas que tengan una clara política de retribución al accionista. Para que nos entendamos, se trata de invertir en empresas que repartan dividendos. Vamos a ver un ejemplo concreto. Si hoy mismo invirtiera 88.350 euros en acciones del Banco Santander conseguiría 15.000 acciones de la entidad de preside Ana Patricia Botín. Santander reparte dividendos una vez al trimestre con un total de 0,20 euros por título. Si inversión en Banco Santander dejando de lado la evolución positiva o negativa de su cotización me generaría unos ingresos pasivos de 3.000 euros anuales gracias a su dividendos. Ingresos que no te exigen una disciplina horaria, que no requieren que pongas un despertador y madrugues cada mañana para ir al trabajo y que no dependen directamente de tu tiempo. Los ingresos procedentes por una cartera de dividendos son ingresos susceptibles de seguir de manera periódica mientras las compañías que los generan sigan haciendo bien las cosas en sus respectivos negocios. Recordar que la estrategia aquí consiste en crear una cartera de valores equilibrada, es decir, no tendríamos todos nuestros huevos (ahorro) puestos en el Banco Santander, sino que buscaríamos diversificar comprando acciones de otras empresas al ser posible de sectores y mercados diferentes.

Ingresos pasivos en Internet

Como has visto los ingresos pasivos no tienen por qué ser online, pero Internet es, por su naturaleza, el medio perfecto para crear negocios y sistemas que generen ingresos en piloto automático. En los casos anteriores era necesario poseer un capital para invertirlo en propiedades o bolsa. Pero lo bueno de Internet es que apenas necesitas inversión para empezar un negocio que te genere ingresos. Necesitas poco dinero, pero mucho tiempo (especialmente al principio), constancia y dedicación. No es nada fácil y poca gente lo consigue. Pero si hay algo que no sea imposible vamos a ir a por ello.

1. Crea un blog y gana dinero por publicidad: Si te gusta escribir y eres experto en alguna temática puedes empezar creando un blog y publicando contenidos. A medida que el blog crezca en audiencia más posibilidades tendrás de ganar dinero vía AdSense o vendiendo publirreportajes a empresas que quieren ser nombradas en tu blog. En Internet hay millones de blogs y es muy complicado posicionarse en buscadores pero si encuentras un nicho donde todavía se pueda aportar contenido de valor y tus textos son buenos las posibilidades de éxito están ahí. Además, es cada vez más importante dinamizar el blog mediante tus propias redes sociales, ya que tanto Facebook como Twitter pueden convertirse en una fuente de tráfico muy importante. El concepto de ingresos pasivos en un blog no es tan aplicable porque requiere de una actualización constante pero sí es cierto que una vez el blog recibe visitas y tienes publicidad, ganas dinero incluso los días en los que no publicas nada nuevo. En definitiva, eso son ingresos pasivos.

2. Escribir un ebook y venderlo en Amazon. Vender tu propio ebook es una gran opción para obtener ingresos pasivos. Tu trabajo solamente consiste en escribirlo. Una vez lo tienes, quizás convenga algo de marketing y publicidad para su lanzamiento, pero luego ya solamente consiste en ganar dinero por las copias vendidas o descargadas. Plataformas como Kindle de Amazon han hecho posible que cualquier persona pueda auto-publicar su propio libro en el mercado digital más grande de ebooks.

3. Crea cursos de formación online. Es sin duda una excelente forma de generación de ingresos pasivos. Si eres experto en algún sector o eres muy bueno haciendo algo puedes ganar mucho dinero vendiendo tus conocimientos en forma de curso. Por ejemplo, puedes crear un manual de texto con video tutoriales de “Cómo crear un blog en WordPress”. Hay mucha gente que no sabe, le encantaría y estaría dispuesta a aprender comprando un curso que le muestre paso a paso cómo hacerlo. Además, el hecho de poder formarse a la hora que uno quiere sin salir de casa es un valor muy apreciado por los alumnos. Es por eso que la formación online se ha multiplicado por dos en los últimos 5 años. Fíjate que puedes crear cursos de lo que quieras: tocar la guitarra, maquillaje, diseño gráfico, yoga, etc.

4. Comercializa aplicaciones móviles para sectores. El mundo cada vez está más movilizado. Todos tenemos un smartphone, de hecho ya no lo utilizamos solamente para llamar o enviar mensajes, es como nuestro ordenador portátil. Las empresas son conscientes de ello y sus negocios se tienen que adaptar a esos formatos y dispositivos. Un muy buen negocio consiste en crear aplicaciones móviles para sectores concretos. Por ejemplo, crea una app marca blanca para restaurantes, hoteles, peluquerías, supermercados, etc. Tu ingreso en este caso consiste en venderles la licencia para utilizar la tecnología que has desarrollado. Ese ingreso es pasivo porque cada mes te pagaran una cantidad de dinero por poder tener su app disponible en los markets de iOS y Android.

5. Vende software, plantillas o herramientas. Por ejemplo, puedes crear un software que solucione una necesidad concreta y venderlo como un producto digital. O bien crear plantillas con bonitos diseños para WordPress u otros gestores de contenidos como Joomla o Drupal. Incluso se venden muy bien plugins premium que permitan al blog incorporar nuevas funcionalidades que aporten alguna mejora. Las posibilidades son infinitas y si no sabes de programación siempre puedes subcontratar el desarrollo.

Conclusiones finales

Tener un sistema de ingresos pasivos que te permita olvidarte de tener que trabajar por dinero no es un mito, puede ser una realidad y no es algo tan inalcanzable como uno se puede imaginar. Es cuestión de ponerse manos a la obra, tener las cosas muy claras y tampoco obsesionarse con el concepto de pasividad, pues si el sistema es bueno tarde o temprano los ingresos se convertirán en pasivos.

Es importante que cuando comiences a crear un sistema o inicies un nuevo negocio hagas algo que realmente te guste, te apasione y esté alineado con tus valores. No busques el dinero rápido y fácil porque no te llegará. Todos los sistemas antes de ser pasivos requieren de trabajo.

Disfruta de tu trabajo, cuida tu cuerpo al igual que tu mente y reserva suficiente tiempo para ti, tu familia y tus amigos. Por muchos ingresos pasivos que consigas si no tienes en cuenta otras cosas importantes en la vida, el dinero al final no tiene ningún valor.

Las personas que corren riesgos cambian el mundo. Pocas personas se vuelven ricas sin asumir riesgos.