Cada vez en un mundo más competitivo, hay empresas que se encuentran en crisis debido a que no pueden mantener sus tasas de crecimiento o rentabilidad. A grandes rasgos podemos determinar que la causa es por dos motivos:
– Micro (baja productividad y competitividad)
– Macro (entorno económico negativo y políticas desfavorables)

Soluciones generales para un crecimiento sostenido de la empresa:
1. Analizar a fondo sus proyectos de inversión, deben de ser viables y elegidos en función de la capacidad de recuperación y generación de excedente.
2. Incorporación de cambio tecnológico en innovación de productos y procesos.
3. La empresa debe saber orientar las demandas de sus usuarios.
4. Externalizar los procesos que aportan menos valor añadido en la empresa.
5. Mantener una política de precios ajustada.
6. Retener y valorar los empleados con mayor talento.
7. Apostar por la responsabilidad social corporativa (RSC).