Categorías
Invertir en bolsa

La próxima guerra mundial será de divisas

Antes era Estados Unidos, ahora China. Un estornudo del gigante asiático y todos a temblar. Terremoto a la vista. El crecimiento de la todavía segunda potencia mundial (en menos de tres años será la primera) se está frenando. Sin embargo, es paradójico que el crecimiento del 7% del PIB de China sigue siendo muy superior al resto de países y es especialmente superior al de otras economías emergentes, lo que daría España por crecer al 7 por ciento… en cambio los chinos no tienen suficiente.

El problema de China es que sus productos ya no son tan baratos como lo eran hace unos años. Los suelos de los trabajadores se han disparado un 3000% en la última década y la clase media está creciendo, lo cual es muy positivo, pero es malo para su principal negocio: las exportaciones. Si sus productos son más caros, son menos competitivos en los mercados internacionales y sus exportaciones caen.

Si China deja de exportar se hunde porque esta actividad ha sido la base de su extraordinario crecimiento.