Etiqueta: ganar dinero

Crear un blog como negocio y generar ingresos


Hace unos ocho años atrás cuando comencé a crear blogs temáticos para eventualmente algún día poder vivir de ellos todo el mundo me decía que eso era una locura, que mejor me buscara un trabajo “serio” en una empresa relacionada con mis estudios o hiciera oposiciones para trabajar para el estado. Vamos, que querían que hiciera lo que todo el mundo hace, lo tradicional, lo típico, el camino quizás más fácil y más aburrido…

Pero me encantan los retos y soy de los que si alguien me dice que no puedo hacer algo todavía me motivo más para lograr ese objetivo. Me encanta demostrar a la gente que se equivoca y que las barreras mentales que muchos tenemos están para superarlas.

Para resumir la historia, en menos de dos años y con una decena de blogs estaba generando (solamente con publicidad) los mismos ingresos que podría conseguir con un salario medio trabajando en banca o alguna de las grandes consultoras, las principales salidas de alguien que ha estudiado empresariales y económicas.

Han pasado varios años y aún mucha gente, parte de mi familia incluida, no entiende cómo soy capaz de ganar dinero escribiendo por Internet. ¿Pero realmente a ti quién te paga? ¿Y el dinero de dónde sale? ¿Ya te da para vivir de ello? Son muchas las preguntas a las que he tenido que enfrentarme para explicar que, efectivamente, trabajar por Internet escribiendo en medios digitales como blogs es cada vez más común y que no solamente es posible conseguir unos ingresos recurrentes, sino que también te permite trabajar desde cualquier parte del mundo, tener mucha más libertad, viajar cuando quieras y ser dueño de tu tiempo para hacer en todo momento lo que te apetece.

Pero ahora viene la parte buena del artículo, la que te puede cambiar la vida y es que tú también puedes conseguirlo. De hecho, te quiero contar con detalle los pasos que tienes que seguir para convertir un blog junto con tu pasión en tu propio negocio digital. Dicho de otro modo, te voy a enseñar las claves para crear un sistema que funcione a modo de máquina de hacer dinero y te permita llevar un estilo de vida nómada: viajar por el mundo y vivir de los ingresos generados a través de Internet. ¿Te apuntas?

1. Elige un tema que te apasione

No te voy a engañar. Crear tu propio negocio digital y hacerlo crecer hasta el punto que te genere suficientes ingresos para vivir no es sencillo. Pero lo más importante: es posible y cualquiera que luche por ello puede conseguirlo. Desde mi punto de vista los ingredientes clave son tres: mucha dedicación (tiempo), constancia y pasión.

Lo demás viene solo.

En primer lugar necesitas tiempo para generar contenidos para tu blog. Crear contenidos interesantes, originales y que aporten valor a tu audiencia es fundamental para construir un negocio que funcione y sea rentable a largo plazo.

La constancia es vital porque el éxito no se consigue de la noche a la mañana, es más, seguramente te pasarás muchas noches escribiendo artículos para tu blog. Mantenerlo actualizado al ser posible a diario o cada semana no es fácil cuando se tienen otras actividades u obligaciones.

El último ingrediente, pero no el menos importante, es la pasión. La pasión lo es todo cuando se trata de emprender. Si vas a crear un negocio tiene que estar estrechamente relacionado con algo que te apasione, algo con lo que verdaderamente disfrutes. Le vas a dedicar mucho tiempo, de modo que si te apasiona no lo sentirás como un trabajo.

A modo de ejemplo, si te gusta la fotografía una buena idea es crear un blog sobre consejos y técnicas de fotografía. Si viajas mucho, puedes escribir un blog sobre viajes. Si tu pasión es la cocina, puedes compartir tus mejores recetas en el blog, etc. Son algunas ideas, pero toda pasión se puede plasmar en un blog creando fantásticos contenidos. En definitiva, elige un tema que te apasione, que tengas amplios conocimientos y que no te cueste nada escribir o hablar de ello.

2. Crea un blog con WordPress

Vale, ya has decidido la temática de tu blog. Tienes claro el público o el tipo de audiencia al que te vas a dirigir. Entonces ahora toca pasar a la acción creando el blog. Muchas personas se piensan que este paso es muy complicado sin conocimientos técnicos y aunque si bien es necesario dominar algunos aspectos, la instalación de WordPress es algo extremadamente simple.

Básicamente necesitas 4 cosas para tenerlo todo listo. ¡Toma nota!

Dominio web: Busca uno que te guste y esté disponible para registro. Los mejores ya están todos reservados, de modo que tendrás que ser algo original. Yo lo registré directamente con el hosting, tuve suerte y pude comprar el que me gustaba: sergimateo.com 😀

Hosting: También conocido como alojamiento web. Es el lugar donde se guardan las bases de datos y los archivos de WordPress para el correcto funcionamiento del blog. Normalmente también podrás configurar tu propia cuenta de correo. Yo te recomiendo que contrates hosting en Bluehost, es lo mejor que hay por relación calidad/precio. Además, ahora mismo te regalan el dominio web que tú elijas si te registras y contratas un plan de hosting aunque sea el más sencillo de todos.

Instalación de WordPress: Es la plataforma de blogs y gestor de contenidos gratuito más utilizado en todo el mundo. Se puede descargar en WordPress.org y los pasos para la instalación son simples. Pero si no te quieres complicar la vida o no tienes conocimientos técnicos, la instalación de WordPress es automática al contratar el hosting de Bluehost, con un solo clic lo tendrás listo y funcionando. ¡Más fácil imposible!

Accede cuenta de Bluehost y pulsa sobre la pestaña cPanel dentro de Hosting.

Entra en Website Builders y después selecciona WordPress.

Finalmente haz clic en Install y selecciona el dominio con el que quieres lanzar tu blog.

En el siguiente video podrás ver lo rápido y sencillo que es todo el proceso de instalación de WordPress, tu blog funcionando en menos de 5 minutos:

Bluehost está en inglés pero merece la pena. Las páginas web cargan muy rápido, el CPanel (panel de control del hosting) se puede poner en español y el servicio técnico es impecable tanto por chat como por email.

¿Qué plan de hosting elegir? Te recomiendo que elijas el plan llamado “WordPress hosting” especialmente diseñado para blogs. El plan blogger lo puedes encontrar dentro de Products > “WordPress hosting” tiene un precio de $21.99 al mes si lo contratas por un año (Wp_blogger VPS 12 month). Lo que se traduce en 263,88 dólares que al tipo de cambio actual son unos 230 euros anuales. A esa cantidad no hay que sumarle nada (a parte de impuestos si eres español) porque el dominio re lo regalan. Si no te quieres gastar esa cantidad de un inicio puedes contratar solamente 1 mes, 3 meses o 6 meses.

Es cierto que puedes encontrar hosting y planes de alojamiento web más baratos. Sin embargo, te aseguro que para un blog se quedan muy justos y te darán problemas a la mínima que tu blog empiece a recibir visitas. Si te recomiendo Bluehost es porque he probado muchos y es el mejor de largo.

Plantilla con diseño profesional: Con la instalación de WordPress podrás usar una plantilla básica que incluye de serie, pero si quieres mejorar el aspecto de tu blog y tener un diseño más profesional yo siempre recomiendo elegir una plantilla en ThemeForest porque podrás elegir entre miles y todas cuestan menos de 60 dólares. Este paso es opcional, puedes empezar con el diseño básico.

3. Construye una audiencia-comunidad

Esto significa que debemos conseguir lectores y visitas para nuestro blog. Es como tener una tienda en la calle y tratar de que entren clientes al establecimiento, lo mismo pero en el mundo digital. Para ello hay muchas estrategias, pero todas se fundamentan en crear artículos de calidad que aporten valor al público al que te diriges. Si cuando alguien accede a tu blog le gusta lo que encuentra seguramente volverá, no hay nada como tener clientes lectores satisfechos.

También puedes conseguir tráfico para tu blog trabajando activamente las redes sociales (Facebook, Instagram y Twitter), comentando en otros blogs afines al tuyo, publicando artículos como autor invitado en blogs similares al tuyo, crear pequeñas campañas de publicidad, hacer email marketing con tus suscritores, conseguir que otros sitios web pongan un enlace hacia tu blog, etc.

4. Consigue suscriptores para tu lista de email

La lista de suscriptores que consigas mediante el blog será el principal activo de tu negocio. Con campañas de email se pueden conseguir muchas cosas, más de las que muchos bloggers se pueden llegar a imaginar, aunque no todo el mundo usa la estrategia de email marketing (9 de cada 10 no lo hace) para mi es una de las más importantes a la hora de montar un negocio basado en contenidos digitales.

En Internet la capacidad de generar visitas es importante, pero todavía lo es más es la capacidad para retener esas visitas. Las estadísticas dicen que el 85% de los usuarios que llegan a un blog tras realizar una búsqueda en Google no regresan. Son paracaidistas, nuestro trabajo consiste en que se transformen en parroquianos. Una de las mejores formas es consiguiendo que se suscriban a nuestra lista de correo.

Aumentando tu lista de suscriptores podrás volver a contactar con estos lectores que algún día pasaron por tu blog, quizás tengas algo importante que anunciarles (una promoción, un nuevo producto, un curso que puede interesarles o la última actualización de tu blog) y lo puedan leer sin salir de su cuenta de correo. En definitiva, se trata de hacerles la vida más fácil y que se enganchen a tus contenidos.

¿Cuántos suscriptores tengo que conseguir? Es la pregunta del millón, no necesitan un millón, pero cuantos más mejor. Esa lista será tu base de potenciales clientes. Hay que cuidarlos como si fueran oro. Márcate un primer objetivo, yo te propongo 1000 suscriptores. Con esa cantidad ya puedes comenzar a generar negocio. Pero no quiero que te confundas, la cantidad no lo es todo, tienes que captar suscriptores que tengan un interés genuino en los temas que tratas en el blog.

¿Qué utilizo para conseguir suscriptores? Sin lugar a dudas empezaría con MailChimp, es una plataforma fácil de usar, configurar y gratis hasta 2000 suscriptores. La más usada. Hay otras mejores, pero son de pago y algo caras para comenzar. Si necesitas más información sobre este tema puedes preguntarme en la zona de comentarios.

5. Modelos de negocio para generar ingresos

Vale, ya tienes un blog con buenos contenidos, cada día tienes cientos de visitas y tu lista de suscriptores va creciendo despacio pero a paso firme. Vas por el buen camino. Vivir de tu blog está muy cerca. Ahora falta la parte más difícil pero la más interesante. Como dije al inicio, hay que convertir el blog en una máquina de hacer dinero, al poder ser, una generadora de ingresos pasivos. Es decir, ganar dinero sin hacer nada porque ya tienes un sistema que trabaja para ti. ¡Con un blog es posible!

Las opciones más comunes para ganar dinero con un blog son las siguientes:

Publicidad: Es el modelo tradicional y el menos rentable. Necesitas mucho tráfico, es decir una gran audiencia para conseguir que hagan muchos clics a los banners o anuncios de publicidad. La ventaja es que activar este modelo de ingresos no cuesta absolutamente nada, solamente tienes que copiar y pegar un código en tu blog para que se comiencen a mostrar avisos patrocinados. Lo mejor es comenzar con Google Adsense, pero ten claro que para ganar una buena suma de dinero necesitas muchas visitas, seguramente con menos de 100.000 no consigas gran cosa aunque depende mucho de la temática.

Marketing de afiliados: Consiste en recomendar productos o servicios a través de tu blog mediante enlaces y ganar una comisión cada vez que uno de tus lectores compra alguno de esos productos o servicios tras hacer clic en el enlace que lleva un código de seguimiento para que te puedan asignar esa venta. Por ejemplo, si tienes un blog de viajes puedes recomendar hoteles o vuelos. Hay muchos programas de afiliados en el sector turismo. También funciona muy bien trabajar el programa de afiliados de Amazon. En este caso, funciona igual, cada vez que alguien compra un producto tras hacer clic en un enlace tuyo conseguirás una comisión.

Vende tus servicios: En vez de poner publicidad de otras personas, quizás sea más rentable que utilices tu blog como canal para conseguir clientes. Esto funciona muy bien para profesionales que se quieran dedicar al diseño, fotografía, modelaje, arte, música, pintura, consultoría, etc. Demuestra con tu blog que eres bueno con lo que haces y cuantas más audiencia tengas más posibilidades tendrás de que te contraten sea lo que sea que hagas.

Monta un comercio electrónico: La tendencia son ahora las compras a través de Internet. Convierte tu blog en un escaparate virtual para vender productos elaborados por ti o comprados a un fabricante mayorista. Para convertir tu WordPress en una tienda online puedes usar un plugin muy bueno que se llama WooCommerce.

Vender contenido patrocinado: También conocidos como publirreportajes. Si tienes una audiencia establecida es muy probable que marcas o empresas relacionadas con los temas que escribes en el blog estén interesadas en aparecer a modo de mención o reportaje en alguno de tus artículos. Es una forma de ganar dinero teniendo relación directa con las marcas. Puedes escribir revisiones de productos o servicios, hacer comparativas de categorías de productos y muchas veces conseguirás productos gratis para que puedas probarlos antes de escribir sobre ellos.

Mamá, quiero ser blogger…

¿Realmente se puede vivir de un blog?
La respuesta es sí, por supuesto que se puede.
Espero que esta guía te haya servido de inspiración para ponerte en marcha.
Los pasos ya los conoces, ya no tienes excusa, estoy aquí para ayudarte.
Pasa a la acción, empieza tu blog hoy mismo y convierte tu sueño en realidad.
Será la mejor aventura de tu vida.

El mejor momento para plantar un árbol fue hace 20 años.
El segundo mejor momento, es hoy.

Muchos nómadas digitales viven de sus blogs y el negocio que generan entorno a ellos, incluso viajando por el mundo. ¿Puede haber algún empleo más genial que ese?

Ganar dinero no sirve de nada si no eres feliz


Hace ya un tiempo descubrí un video que me cambió la vida para siempre. Quizás lo hayas visto porque ha dado la vuelta por varios blogs y redes sociales, se trata de un pequeño pero poderoso discurso de Alan Watts que plantea la siguiente pregunta:

¿Qué harías de tu vida si el dinero no fuera importante?

El reflexionar sobre esa cuestión hizo que me replanteara mi vida por completo.

Antes de seguir me gustaría que lo reproduzcas de nuevo o por primera vez:

¿A qué te gustaría dedicarte si el dinero no fuera tu objetivo principal?

¿Lo has pensado alguna vez? ¿Cómo disfrutarías realmente de tu vida?

Conozco muchas personas que lo único que tienen en la cabeza es el dinero. De hecho, todo lo que hacen y todas las relaciones que mantienen son con el objetivo de ganar más y más dinero. De amasar una fortuna. De ser más ricos en términos financieros.

Es su elección y no los juzgo.

Cualquiera es libre de elegir su camino y si una de sus principales prioridades es tener varios millones de euros o dólares en su cuenta bancaria es algo respetable, quizás hasta admirable para algunos…

Es más, reconozco que cuando era más joven para mi tener éxito era lo mismo que ganar mucho dinero. ¿Quién no ha soñado alguna vez en ser rico? Pero a medida que han ido pasando los años esa percepción del éxito se ha transformado por completo y ahora lo veo de una forma completamente diferente.

Vivimos en un sistema capitalista donde todo tiene un precio. Para comprar algo que nos gusta y poderlo disfrutar tenemos que pagar, simplemente funciona así. El dinero es importante, lo es por esa razón, no lo pongo en duda.

¿Pero realmente poseerlo es lo que te hace feliz?

A mi desde luego no.

Soy emprendedor y desde muy joven que tengo mi propio negocio. Han habido temporadas en el que el trabajo me ha ido muy bien y ganaba mucho dinero. Pero solamente hacía una cosa: trabajar.

Trabajaba de lunes a domingo, algunos días me iba a dormir más tarde de las 3 de la madrugada y muchas veces cuando mis amigos me decían de quedar para ir a tomar algo o jugar un partido de pádel les decía que no podía porque “estaba muy liado”.

En esa época solamente tenía una cosa en la cabeza: hacer crecer mi negocio y ganar más dinero para eventualmente un día poder ser “rico” y poder comprarme una casa con jardín, piscina, vistas al mar y tener en el garaje dos o tres coches deportivos.

Por suerte terminé dándome cuenta que esa no era la vida que hacia feliz, que buscar la riqueza financiera no era algo que realmente me llenara, sí los bolsillos, pero desde luego, no el corazón.

Trabajaba mucho, tenía dinero, pero me sentía vacío.

Mis amigos ya no me llamaban para quedar, apenas había tenido tiempo para viajar y sentía que me estaba perdiendo las cosas más bonitas de la vida, que precisamente son las que no tienen nada que ver con el dinero.

Me di cuenta a tiempo y empezé a buscar un equilibro entre los tres pilares claves que sostienen la felicidad de una personas: trabajo, vida social y aficiones.

Es curioso porque ahora trabajo menos horas pero prácticamente gano lo mismo. He vuelto a recuperar mi afición de jugar a pádel con mis amigos y siento que cada partido juego mejor. Por último, he decidido llevar una vida nómada viajando por el mundo y trabajando con mi laptop al mismo tiempo. Hasta la fecha ya he viajado por gran parte de Europa, Asia y América del Sur.

Dinero sigo necesitando pero ya no es ni una obsesión ni una prioridad.

De todo esto he aprendido cinco lecciones:

1. Disfruta de tu trabajo sin pensar en el dinero.
2. Establece prioridades y sigue hábitos saludables.
3. Gasta tus ahorros para hacer realidad tus sueños.
4. Nunca abandones tus hobbies o aficiones. Dedícales tiempo.
5. Cuida tus amistades porque las buenas personas no tienen precio.

Hay gente tan pobre en el mundo que lo único que tienen es dinero.

Cómo dar la vuelta al mundo con poco dinero


Si te digo que es más barato dar la vuelta al mundo que quedarse en casa seguramente no me vayas a creer así de primeras. Pero te aseguro que es verdad. Te voy a contar todos los trucos y consejos prácticos para dar la vuelta al mundo que siempre has soñado gastando muy poco dinero. Este artículo pretende ser una guía muy simple pero efectiva de cómo ahorrar viajando por el mundo.

Lo primero y más importante de todo es tu actitud. La mayoría de gente tiene miedo a viajar en solitario, esperan a que todos los astros se alineen a su favor o les toque la lotería. La vida no está hecha para la gente que espera a que las cosas sucedan, la vida está hecha para los que pasan a la acción. Con esa actitud tienes que salir a comerte literalmente el mundo.

¿Por qué ahora es buen momento para dar la vuelta al mundo? Porque eres joven, porque descubrir nuevos lugares te hará crecer como persona, porque viajando aprenderás más cosas que quedarte en casa o estudiar en la universidad, porque no tienes grandes obligaciones como tener que pagar la letra de una hipoteca cada mes o no tienes que llevar tus hijos cada mañana a la escuela, etc. Seguramente puedas encontrar decenas de razones por las que ahora es el momento ideal para ponerse la mochila a la espalda y volar.

Lecciones aprendidas: no te hipoteques siendo joven o estarás atrapado el resto de tu vida, no te cases y tengas hijos con la primera persona que se cruce por tu camino, no te resignes a trabajar en algo que no te gusta, no te conformes con menos de lo que mereces, no permitas que nadie te diga que no puedes hacer algo y no renuncies a tus sueños por grandes que sean.

Consejos para viajar barato

– Infórmate sobre el coste de vida de un país antes de visitarlo. No es lo mismo recorrer Estados Unidos de este a oeste que viajar por todo el Sud Este Asiático. Tienes que aprovechar las oportunidades de multiplicar tu poder adquisitivo viajando primero a esos países donde todo sea más barato que tu país de origen. Eso no significa que debas perderte esos países que siempre has deseado conocer pero si tu presupuesto es ajustado y quieres dar la vuelta al mundo toma el camino más barato.

– Quédate más tiempo en cada ciudad. Eso te permitirá no solamente conocer mejor ese lugar y su cultura sino que también podrás negociar un precio más barato por el alojamiento, el gasto medio se reducirá considerablemente dado que no tendrás que sumar gasto de transporte.

– Elige bien los sitios a los que quieres ir. Lo ideal es hacerte una lista de lugares prioritarios, de más interés a menos interés, así si no te da tiempo de verlos todos por lo menos habrás visto los que más te atraían desde un principio. No te molestes si no te da tiempo de todo, es mejor viajar tranquilo, sin estrés, sin prisas, siempre podrás volver más adelante y dedicarle más tiempo si tanto te ha gustado.

– Toma nota de los consejos de otros viajeros, eso significa que leas muchos blogs de viajes, ya que para mi son mucho más interesantes que las guías en papel que puedas encontrar en cualquier oficina de turismo. Haz caso a personas que ya han hecho un viaje como el que tienes planeado y seguro que evitarás cometer algunos errores que ellos cometieron.

Trabaja mientras viajas

He dedicado un artículo completo a esta cuestión que me parece súper interesante: Trabajar y ganar dinero viajando por el mundo. Cuando viajas a otros países durante un largo periodo de tiempo tienes muchas horas y mucho tiempo libre, algunas ciudades se pueden ver en 3-4 días, no se necesita más. De modo que optar a un trabajo aunque sea a tiempo parcial te permitirá ganar experiencia, conocer a otras personas y tener unos ingresos extras que te vendrán de maravilla para financiar tu próxima aventura.

Yo trabajo desde mi ordenador portátil desde cualquier rincón del planeta. Solamente necesito conexión a Internet. Eso es una gran ventaja porque te da mucha libertad, tanto de localización como de tiempos y además cierta estabilidad financiera. Los trabajos que se pueden hacer desde un ordenador sin necesidad de estar presencialmente en un lugar especifico son muchísimos: desde hacer trabajos de diseño gráfico, gestionar campañas de marketing online, tareas de Community Manager en redes sociales, escribir libros, traducir textos, diseñar aplicaciones para dispositivos móviles, ganar dinero vendiendo fotografías, ganar dinero con la publicidad de un blog, crear cursos sobre temas que eres experto, etc. Puedes encontrar ofertas de trabajo a distancia en portales como Upwork.

Pero no todo es Internet. Si sabes idiomas puedes dar clases particulares a personas que están aprendiendo. Si tienes algún don artístico también puedes explotarlo por el mundo. Por ejemplo, quizás sabes tocar muy bien la guitarra y puedes dar pequeños conciertos en bares, haces malabares, bailas muy bien, creas joyas o artesanía… También se ha puesto muy de moda últimamente hacer trabajos de voluntario en granjas. Por ejemplo, si quieres ir a Nueva Zelanda te puede interesar WWOOF. Las posibilidades son ilimitadas y existen, solamente hay que encontrarlas.

Consigue alojamiento barato

Esto es clave si quieres dar la vuelta al mundo con poco dinero. Casi siempre lo que sale más caro cuando se viaja es dormir en hoteles o hostales. Olvídate de los hoteles lujosos de 5 estrellas. Esos no son para nosotros. Pero hay más posibilidades sin tener que renunciar a las mismas comodidades.

Lo primero es dormir en albergues. Además de pagar menos, compartirás habitación con otras personas muy parecidas a ti, aprenderás de las experiencias de otros viajeros y con suerte podrás incluso cocinar. Eso sí, es imprescindible llevar unos tapones para los oídos. Los albergues suelen tener ofertas en Internet, por lo que suele salir más barato reservar online que hacerlo en persona.

– Si vas a pasar más de 5 días en un alojamiento, negocia un precio mejor, eso significa que debes poner en práctica tus habilidades para regatear. Hazlo sin vergüenza, están acostumbrados y puedes conseguir grandes gangas si eres bueno.

– Si viajas en solitario, puedes compartir habitación doble con algún viajero con el que hayas congeniado por el camino.

– Si viajas de noche y duermes en el avión, tren o bus evitarás te puedes ahorrar una noche.

– Si te vas a quedar más de dos semanas puedes preguntar si necesitan personal, quizás puedas trabajar en el albergue por unas pocas horas al día y tener alojamiento gratis. Es una opción a considerar.

Por último, utiliza Couchsurfing sin pensártelo dos veces. ¿Todavía no lo conoces? Se trata de una comunidad online que pone en contacto a gente de todo el mundo que ofrece y/o busca alojamiento en casa de una persona local, sin pedir nada a cambio, sólo por el simple hecho de compartir experiencias. Es genial. Te recomiendo que si todavía no te has registrado lo hagas y abras tu perfil con tu nombre, algunas fotos, tu descripción, filosofía de vida y aficiones. Luego puedes ofrecer alojamiento (eso es tu casa) o buscar hosts en las ciudades que quieras. Otra opción para conseguir alojamiento es “Crear un itinerario”, en ese caso debes añadir las ciudades que sepas que vas a visitar junto con las fechas aproximadas y esperar a que alguien de ese lugar te invite a su casa. Tan sencillo e interesante como eso.

Ahorra en transporte

– Haz autoestop siempre que puedas. Se puede practicar en muchos países pero no en todos, por ejemplo en Indonesia o Tailandia no tienen ni idea de lo que es. En América Latina se conoce como hacer dedo, pedir un aventón o pedir un raite. No siempre es fácil conseguir que alguien se tome la molestia de parar su vehículo y deje subir a unos desconocidos. Pero el mundo está lleno de personas buenas dispuestas a ayudar a todo el mundo. Consejos básicos: no hagas autoestop de noche, no lo hagas en ciudades inseguras, nunca te subas al coche de nadie que no te inspire confianza y si eres mujer y viajas sola sé doblemente prudente.

– Busca compañeros de viaje. Dicen que juntos llegaréis más lejos. Si viajas en grupo se pueden conseguir mejores precios tanto en alojamiento como en transporte y excursiones.

– Si sois 4-5 viajeros puede que merezca la pena alquilar un coche y compartir gastos.

– Utiliza las plataformas para compartir desplazamientos. Por ejemplo, BlaBlaCar conecta conductores con plazas disponibles con pasajeros que quieren hacer el mismo viaje a través de la mayor red para compartir coche de Europa. Es una gran solución para viajar a bajo coste.

– Busca ofertas de vuelos baratos. Muchas personas salen a dar la vuelta al mundo pero no deciden de ante mano toda la ruta sino que van improvisando en base a las mejores ofertas de vuelos. Puedes buscar los vuelos más baratos utilizando algún comparador de vuelos como Skyscanner.

Conclusiones finales

Como ves es posible recorrer el mundo con una mochila en plan aventura, vivir experiencias maravillosas y conocer los rincones más bonitos de este mundo. La cuestión está en decidirse y hacerlo sin más. He conocido a cientos de viajeros por todo el mundo y no conozco a nadie que se haya arrepentido, más bien todo lo contrarío, dicen que viajar dando la vuelta al mundo les ha cambiado la vida de mil formas diferentes y son mucho más felices.

Viajar es nutrirte de experiencias nuevas, un continuo aprendizaje sobre el mundo y sobre ti mismo. Puede servirte para escapar de la rutina, del estrés, de la monotonía, para vivir cosas diferentes, para compartir experiencias con amigos, con la pareja o incluso para descubrir el sentido de tu vida. Cualquier excusa es buena para hacerlo.

Te aseguro que una vez te subas al primer avión todo lo que vendrá será bueno y te darás cuenta de que ningún problema que hayas dejado atrás es importante comparado con la inmensidad de descubrir nuevos países, sabores, músicas, paisajes, personas y culturas. El mundo te está esperando. ¿Qué haces todavía sin salir de casa?

Foto: Espectaculares vistas a los rascacielos desde el Victoria Peak de la isla de Hong Kong a 552 metros de altura.

Un viaje de mil millas ha de comenzar con un simple paso.

¿Cuánto dinero necesito para viajar por el mundo?


Esa es la pregunta que más veces me han hecho y la respuesta es siempre la misma: menos de lo que te imaginas. De verdad, viajar no es tan caro. Ahora gracias a la cantidad de vuelos de bajo coste y al acceso gratuito a la información podemos viajar por el mundo por mucho menos dinero que hace 10 años. Décadas atrás solamente las personas más ricas o que habían ahorrado durante años podían viajar y conocer otras culturas y países. Por suerte, actualmente prácticamente todo el mundo puede irse a visitar otro país sin gastarse una fortuna.

Pero vamos por partes. Supongamos que quieres viajar por el mundo, tienes poco dinero y no sabes por dónde empezar. Intentaré darte algunos consejos prácticos e ideas fundamentales para que puedas tomar buenas decisiones y lo primero consiste en elegir un destino. Si tu presupuesto es bajo debes evitar países caros como Australia, Estados Unidos, Nueva Zelanda, Japón, Suecia, Suiza, Noruega y Países Bajos. En cambio, puedes elegir otros destinos muy baratos como: Tailandia, Indonesia, China, Costa Rica, Panamá, India, Guatemala o Filipinas.

Dar una vuelta por Australia o Estados Unidos puede ser 5 veces más caro que hacer un recorrido maravilloso por el Sudeste Asiático. Por lo tanto, evita zonas donde el nivel de vida sea elevado. Para comenzar a viajar por el mundo los mejor es empezar por Asía o América del Sur. Salvo algunas excepciones se puede vivir por menos de 25 dólares por día, incluyendo alojamiento, comida, transporte y ocio. Esto es lo que me gasté yo de media durante dos meses viajando por Asía. Teniendo en cuenta eso puedes viajar por unos 750 dólares al mes, quizás algo más si tengas que coger aviones, pero igualmente en ese caso siempre hay ofertas.

El mejor consejo que te puedo dar para viajar con poco dinero es que tengas en todo momento una mentalidad abierta, siempre optimista, desplázate con poco equipaje y lleva un estilo de vida minimalista. Es decir, solamente consumiendo lo esencial y sabiendo apreciar las pequeñas cosas.

Alojamiento: albergues y couchsurfing

Para empezar olvídate de los hoteles, elige hostales o albergues donde poder compartir dormitorios con otros viajeros. Además de ser mucho más barato (en Tailandia puedes dormir por menos de 8 dólares la noche) es más divertido porque conoces a otras personas, haces amigos y descubres la ciudad acompañado.

La segunda opción es utilizar servicios como Couchsurfing que te permite dormir en casa de otras personas (habitualmente en el sofá) sin tener que pagar nada. Cada vez más viajeros utilizan esta opción como método de alojamiento barato, o mejor dicho, gratis.

Comida: puestos callejeros y recetas sencillas

En muchos países suelen haber puestos de comida callejeros, en Tailandia por ejemplo las calles están llenas y ofrecen desde arroz fruto con pollo por 2 dólares hasta sopas, patatas, verdura, zumos o fruta fresca.

Otra opción es cocinar recetas simples. Muchos hostales disponen de un pequeño espacio de cocina con microondas para que los huéspedes puedan cocinar si lo desean. Puedes aprovechar esto para comprar alimentos básicos en el supermercado más cercano y hacerte algún plato de pasta o ensaladas.

Evita los restaurantes salvo los que ofrezcan menú especial para viajeros, ya que normalmente son muy económicos y merece la pena comer bien. Las pizzerías y los restaurantes de comida rápida tipo McDonald’s también son una opción asequible, aunque no conviene abusar de ellos.

Transporte: vuelos low-cost o por tierra

En mi página de recursos puedes encontrar las dos aplicaciones que utilizo para buscar boletos de avión baratos. Por ejemplo, recuerdo que volé desde Singapur a Bali por 35 dólares o de Hong Kong a Shanghái por menos de 50. Tanto en Europa como en Asia operan muchas compañías aéreas conocidas como de low-cost que te permiten viajar a otros países por precios extremadamente bajos. Si bien conviene dedicarle tiempo la búsqueda, merece la pena.

Si pasar por el aeropuerto es caro, la segunda opción es viajar por tierra, es decir, cogiendo trenes o autobuses. Algunos trayectos se pueden hacer algo largos por lo que merece la pena llevarse un poco de música o un buen libro. En algunos casos encontrarás trenes que tienen estrechas literas que sin ser muy cómodas te permiten estirarte, descansar y dormir un poco para recuperar fuerzas.

Ocio: excursiones y fiestas

Somos jóvenes y tenemos que disfrutar al máximo porque la vida pasa muy deprisa. Y no hay mejor manera de disfrutar que explorando nuevos lugares haciendo excursiones, experimentar nuevas sensaciones como hacer surf o submarinismo, y por supuesto, salir de fiesta con amigos u otros compañeros de viaje.

Aquí mi recomendación es que por la noche intentes gastar lo menos posible, no digo que no te puedas tomar ni una Cola-Cola pero no te pidas 5 cubatas. Primero por tu salud y segundo porque ese dinero te lo puedes gastar en otras cosas mucho mejores.

La cantidad de dinero que te puedas gastar en ocio puede variar mucho de lo que te gusta y de tu estilo de vida pero lo tienes que tener en cuenta cuando hagas números y calcules el presupuesto que necesitas.

Conclusiones finales

Viajar es una de las cosas más bonitas de la vida. Las experiencias que puedes vivir viajando a lugares que todavía no conoces son inmensas. Eso directamente no tiene precio. Simplemente, hay que hacerlo, como digo yo, al menos una vez en la vida.

No tengas miedo a viajar, atrévete a soñar y hazlo realidad. No permitas que el dinero no ponga límite a tus sueños. Sé flexible y busca soluciones. Las hay para todo tipo de problemas, te lo aseguro. Viaja siempre con una sonrisa y vive la vida que siempre has querido.

Por último, recuerda que también se puede trabajar mientras viajas, de hecho mucha gente lo hace para seguir viajando sin parar. Te animo a que tengas en cuenta esa posibilidad y que explores nuevos caminos.

Foto: Panorámica desde el avión minutos antes de aterrizar en Hong Kong.

Dos caminos se bifurcaban en un bosque y yo. Yo tomé el menos transitado. Y eso hizo toda la diferencia.

Trabajar y ganar dinero viajando por el mundo


Cuando hablo con mis amigos sobre viajar por el mundo la excusa de siempre para no hacerlo es que no tienen dinero. Es cierto que viajar no es gratis, pero tampoco es necesario ser rico para recorrer unos cuantos países con una mochila en la espalda. Es más barato de lo que muchos se pueden imaginar. Pero en cualquier caso, también se puede ganar dinero viajando.

De hecho, ante la falta de empleo en muchos países del sur de Europa, como España, son muchos los jóvenes que se han ido a buscar una vida mejor en otros países. Mientras que para unos pensar que los jóvenes se están marchando es una desgracia, yo lo veo como algo enormemente positivo. Hay que estar orgullosos de los valientes que se van de viaje a la aventura y a buscar un lugar donde se puedan sentir realizados.

En esta entrada os quiero contar algunas formas sencillas de ganar dinero viajando. Os aseguro que es más fácil encontrar trabajo en una isla de Tailandia o Indonesia que en ciudades como Sevilla o Barcelona. Por no mencionar economías mucho más dinámicas y en expansión como Hong Kong o Singapur donde apenas hay gente sin trabajo. Todo el mundo trabaja.

Pero vamos al tema, a continuación 10 empleos o formas de ganarte la vida fuera de tu país. ¿Se puede trabajar y viajar al mismo tiempo? Por su puesto. Solamente hay que cambiar de chip y salir a buscarlo.

1. Redactor de noticias

Si te gusta escribir una de las mejores formas de ganar dinero es escribiendo para diferentes publicaciones online. Por Internet hay muchos medios o blogs profesionales que buscan constantemente redactores. Además, hay tanta variedad que seguro no te será difícil poder escribir sobre algo que te gusta. Puedes trabajar desde cualquier lugar del mundo, solamente necesitas un ordenador portátil y conexión a Internet.

2. Vender fotografías

Muchas personas no se creen que es posible ganarse la vida haciendo fotos pero os aseguro que se puede. Si te apasiona la fotografía puedes vender imágenes a revistas o bancos de imágenes, realizar exposiciones fotográficas de tus rutas por diferentes países e incluso vender fotografías en mercadillos o en la misma calle. Si tienes buen material y además sabes un poco de edición puedes encontrar trabajos relacionados con este campo.

3. Enseñar idiomas

Un clásico donde los haya, seguramente el trabajo más común entre los nómadas. Casi en cualquier país del mundo que vayas podrás encontrar trabajo como profesor particular o en alguna escuela de idiomas. El inglés es la más demandada, seguida del español, chino, francés y ruso. Si tienes paciencia, te gusta enseñar y conoces un poco la metodología de enseñar idiomas podrás trabajar sin problemas viajando. En cualquier lugar del mundo hay gente deseando aprender idiomas.

3. Guías turísticos

Si viajas a una ciudad que conoces muy bien y dominas varios idiomas encontrar trabajo como guía turístico no debería ser muy complicado. Se trata de un trabajo muy agradecido y divertido. Muestra los rincones más interesantes de la ciudad a los turistas y cuenta un poco de su historia. Nada más que eso.

4. Trabajar en cruceros

Los crucero son una oportunidad perfecta para trabajar y viajar al mismo tiempo. Si tienes ese espíritu aventurero y no te da miedo pasar muchas horas navegando a alta mar puede ser un empleo ideal para ti. En un crucero se buscan profesionales de toda clase: desde camareros, personal de limpieza, músicos, masajistas, cocineros, monitores de niños, etc.

5. Au Pair

Si eres joven y te gusta cuidar a niños hay muchas ofertas de au pair en casi todo el mundo, especialmente en los países más desarrollados. Es una buena oportunidad para conocer otro país, otras culturas y aprender idiomas. Todo ello con las comodidades que ofrece vivir en una casa y una familia a la cual tendrás que dedicar tus horas de trabajo, pero también tendrás tiempo libre y días de descanso.

6. Trabajar en granjas

Se trata de un trabajo que se está poniendo muy de moda últimamente, se conoce como wwoofing. Elige un país, un lugar y busca tu granja para pasar una temporada. Habitualmente te dan alojamiento, comida y algo de dinero, pero no esperes mucho. Las posibilidades son enormes, desde recoger aloe vera en Canarias, coles en Hawái, lavanda en Francia, piña en Costa Rica o tal vez te apetezca estar en una eco-aldea en California o Australia. Suena bien, ¿verdad?

7. Conciertos musicales

No te voy a engañar, vivir de la música es complicado. Pero no imposible. Si eres bueno cantando o tocando un instrumento puedes recorrer pubs y restaurantes de cualquier rincón del mundo y preguntar si te dejan dar un pequeño concierto. Un consejo, la primera vez no pidas dinero. Cuando vean que a la gente le gusta puedes pedir un porcentaje de las consumiciones o ya cobrar algo por concierto o por hora de espectáculo. ¿Sabías que en Japón a las chicas les encanta la música española?

8. Trabajar en hostales

Hay hostales por todas partes, algunos ofrecen contratos otros te pagan con darte una cama sin cobrarte nada, más desayuno y comida. No será el trabajo perfecto, pero puede ser interesante para pasar una temporada en una ciudad nueva con los gastos de comida y alojamiento cubiertos, solamente deberás dedicarte unas horas a limpieza y servicio del hostal, con la ventaja de que eso te permitirá conocer gente de todo mundo.

9. Importación y venta de productos

De nuevo en esto hay miles de oportunidades todavía sin explotar. La idea es irte a un país extranjero y comercializar productos nacionales, por ejemplo españoles, que allí no se venden. Por ejemplo, vender vino español en China o jamón serrano del bueno en Corea del Sur. Para ellos estos productos exóticos son muy atractivos, nuevos sabores considerados como delicatesen. Además, si les gusta son capaces de pagar muy bien por lo que es posible de hacer negocios de este tipo.

10. Voluntariado

Vale, quizás no sea el típico trabajo, pero es trabajo al fin y al cabo ya que te permite viajar, conocer lugares, personas, culturas e idiomas, en la mayoría te dan alojamiento, comida y en algunas ocasiones, con un poco de suerte puedes conseguir algo de dinero. El secreto para tener una buena experiencia haciendo voluntariado es elegir bien la organización, antes de apuntarte pregunta bien todas las dudas que tengas y trabajo con la que te ofrezcan las mejores condiciones. Muchas veces el viaje hacia el lugar no te lo pagan, por ejemplo si quieres hacer voluntariado en la India el vuelo hasta allí no te lo dan pero una vez allí si colaboras con ellos puedes mantenerte sin gastos.

Si conoces más formas de ganar dinero viajando o tienes consejos para encontrar empleo viajando por el mundo, sería genial si los puedes compartir dejando un comentario. Muchas gracias.

Foto: Con mi MacBook Pro de 13 pulgadas trabajando desde un bar en Shanghái.

Se viaja no para buscar el destino sino para huir de donde se parte.