Categorías
Viajes

Cómo ser nómada digital


Mucha gente no lo sabe pero te lo voy a contar. Hace 10 años trabajaba en unos grandes almacenes de informática en Barcelona, tenía un jefe, un horario que cumplir y siempre la misma rutina. Me había comprado mi primer coche para llegar más rápido a la Universidad que estaba a 25 kilómetros de mi casa, estaba por las mañanas y trabajaba por las tardes hasta la noche. Pero como no tenía suficiente dinero ahorrado tuve que financiar una parte de la compra y cada mes tenía que devolver dinero al banco. Me sentía atrapado y el salario era muy bajo (el mínimo legal) pero el buen el ambiente entre los compañeros y la motivación de ser mi primer empleo hizo que aguantará más de dos años y medio. Tras esa temporada dejé mi trabajo fijo para dedicarme al 100% a mi negocio online. Los blogs comenzaban a ser cada vez más populares y creé una red de blogs temáticos que a día de hoy todavía me genera ingresos.

Desde que trabajo para mi mismo soy mucho más feliz. Todo el esfuerzo y dedicación que pongo en mi trabajo se traduce en mayores ingresos para mi, no para otra persona. Cuando trabajas para una empresa, trabajar más duro normalmente no se traduce en un aumento de sueldo, en cambio si tienes tu propio negocio, trabajar hasta altas horas de la madrugada o incluso los fines de semana tiene su compensación económica. Si trabajo más tiempo y lo hago bien, suelo ganar más dinero.

Pero lo mejor de todo no es el dinero, sino la vida que me permite llevar siendo un nómada digital. Cada vez hay más trabajos que no requieren estar de forma presencial en un lugar, es decir se pueden realizar desde cualquier lugar. Muchas veces solamente se necesita un dispositivo con conexión a Internet. Todo lo demás es prescindible. Estos trabajos pueden ser: diseñadores, programadores, consultores, periodistas y educadores. Aunque seguramente hayan más trabajos que te permitan tener la libertad de viajar por el mundo y trabajar al mismo tiempo.

Es muy importante diferenciar nómadas digitales con mochileros. Los nómadas digitales no necesariamente son personas viajando con una mochila en su espalda, viajando a lugares de bajo presupuesto y pasando las noches en hostales baratos. Los nómadas digitales somos un grupo de personas que tenemos la posibilidad gracias a las nuevas tecnologías y las características del empleo en seguir trabajando, ganar dinero y crecer como profesionales, pero sin tener que estar en un lugar fijo. En pleno siglo XXI, viajar y trabajar son dos actividades compatibles.

Un nómada digital puede trabajar desde cualquier parte del mundo y aprovechar su tiempo libre para conocer otras culturas, costumbres, comidas y lugares. Ser nómada es un estilo de vida. Significa tener la oportunidad de ser dueño de tu tiempo, tener el poder de decidir las cosas más importantes en tu vida, no depender de otras personas y ser realmente libre.

Imagina que por fin puedes viajar por el mundo sin la necesidad de buscar trabajo en cada lugar porque ya tienes el tuyo que manejas por Internet, que si te apetece en cuestión de segundos puedes decidir comparte un billete de avión y visitar las mejores playas de Tailandia, conocer algún pueblo mágico de la India, recorrer a Sudamérica o vivir inolvidables experiencias por Asia. ¿Te apetece?

Otra de las enormes ventajas de ser nómada digital es que te puedes ahorrar mucho dinero si te ubicas en un lugar cuya moneda local es más barata que la tuya. Es decir, si por tu trabajo cobras en euros pero estás viviendo en Indonesia, como en Bali por ejemplo, el tipo de cambio con la rupia indonesia te permitirá gastar muy poco en comida, alojamiento y ocio. Es por eso que Asia es un destino tan apreciado por nómadas digitales, porque muchos países asiáticos tienen una moneda débil si la comparamos con el euro o el dólar americano.

Pero lo más importante que te quiero transmitir con este artículo es que convertirte en nómada digital no es algo tan complicado de conseguir. Para muchos es un sueño y en eso se queda. El gran error es no pasar a la acción. Medita si te gustaría llevar una vida de este tipo y planifica cómo puedes llegar a conseguirlo. Busca un trabajo que te permita esa movilidad y haz las maletas hacia cualquier país que te inspire. No hay que tener miedo a intentarlo porque lo peor que te pueda pasar es volver a casa con esa misma maleta con la que te fuiste pero llena de experiencias, recuerdos y aprendizaje. Además, con muchos más amigos.

Foto: Subiendo el Cerro San Cristóbal en Santiago de Chile el pasado mes de febrero.

Te darás cuenta rápidamente que no hay viajes que nos lleven lejos a menos que se recorra la misma distancia en nuestro mundo interno que en el exterior.

Categorías
Viajes

Las ventajas de ser un nómada digital


Por definición los nómadas son personas o comunidades que se trasladan de un lugar a otro sin tener un lugar de residencia fijo. Actualmente muchas culturas siguen siendo nómadas, especialmente en zonas rurales del Tíbet, Mongolia, poblaciones amazónicas en Suramérica y algunos pueblos beduinos árabes. Su permanencia en un lugar depende de la disponibilidad del suministro de alimentos y de la tecnología para su explotación. Cuando hay un cambio de estación o escasez de alimentos simplemente recogen sus cosas y buscan un nuevo lugar.

Ahora en pleno siglo XXI la vida nómada vuelve a resurgir con fuerza, quizás no tanto por necesidad, pero sí como un estilo de vida que atrae a cada vez más personas. Duramente mis viajes he conocido en albergues a muchos nómadas. Todos ellos son personas que han optado por trabajar viajando por todo el mundo y disfrutando de inolvidables aventuras. De hecho, se mudan constantemente de una ciudad a otra sabiendo de antemano únicamente su destino más inmediato. No planifican demasiado. Se establecen en un lugar por un tiempo y cuando sienten la necesidad de cambiar de aires simplemente recogen sus cosas y desplazan a otro destino.

No tienen horarios, no tienen jefes, no pagan hipotecas, disfrutan de un buen clima y temperaturas todo el año, trabajan en proyectos que les apasionan, son entusiastas de corazón, viven muy bien gastando muy poco dinero, a diario tienen la posibilidad de conocer a personas de otras culturas, disfrutan de la gastronomía de cada país por el que pasan y la mayoría genera mucho dinero trabajando solamente con su ordenador portátil. En definitiva, llevan una vida fuera de lo convencional.

Desde el primer momento me quedé fascinado. En mis conversaciones con ellos me aseguraban que nunca volverían a la vida tradicional, que llevar una vida nómada había sido la mejor decisión de su vida. No solamente se sentían más libres en todos los aspectos sino que además habían ganado en calidad de vida, especialmente en salud. Por ejemplo, no sufrían los niveles de estrés de los que trabajan en las grandes ciudades y se sentían más felices que nunca gracias a que eran dueños de su tiempo. Además, de recorrer tantos lugares tenían amigos repartidos por todo el mundo por lo que realmente nunca se sentían solos.

Viajar por toda Asía fue para mi una gran experiencia si misma, pero conocer el estilo de vida de algunos compañeros de viaje fue como una gran revelación. Me hizo reflexionar profundamente acerca de lo que quería en mi vida. Nunca hasta entonces me había planteado llevar una vida nómada. De hecho, ni siquiera era consciente de que esa posibilidad fuera posible. Yo era de los que pensaba que los viajes normalmente se hacen una vez a año y por vacaciones, el resto del año en casa trabajando como todo el mundo. Y me di cuenta que hacer las cosas simplemente “porque lo hace todo el mundo” es un gran error que muchos cometemos. Tenemos que aprender a construir nuestros propios caminos y si queremos resultados diferentes hay que tomar caminos diferentes. No vale con conformarse con lo que hay.

Para personas que como yo que podemos trabajar desde cualquier rincón del planeta con el único requisito de disponer conexión a Internet, el seguir un estilo de vida nómada tiene infinitas ventajas que estoy deseando compartir con vosotros en este blog y ojalá mis artículos te inspiren para dar un cambio radical en tu vida. A veces las cosas parecen más complicadas de lo que realmente son pero hay que ser valiente, salir de nuestra zona de confort y optar por la aventura. ¿A quién no le apetece poner un poco de emoción en su vida? Una de las grandes lecciones que he aprendido a lo largo de mi vida es que las mejores cosas y oportunidades siempre llegan tras tomar las decisiones más difíciles. Al final merece la pena.

Por otro lado, quiero aclarar que no hace falta tener un negocio ya funcionando para irse a viajar por el mundo, hay muchas formas de ganar dinero mientras se viaja. Muy pronto hablaré sobre ello. Hay países en que todo es muy barato (alojamiento, comida, transporte) si lo comparamos con donde actualmente vivimos y eso te brinda la posibilidad de llevar una vida nómada llena de felicidad y nuevos retos.

Para terminar me gustaría dejarte con un video que resume muy bien todas las ventajas de ser un nómada digital. Después de verlo difícilmente no te hayas convencido de una vida así puede ser maravillosa. Si te animas espero tus comentarios 🙂

Foto: Trabajando junto a la piscina del hostal en Bangkok, Tailandia. Una gozada.

Solamente disponemos de una vida para hacer todo lo que deseamos. No hay tiempo que perder, hay que vivir ahora y el mundo es demasiado grande como para andar malgastando los segundos.