Trabajar 3 días a la semana 11 horas por jornada ¿firmas?


El empresario mexicano Carlos Slim, propietario de América Móvil y el hombre más rico del mundo con 79.600 millones de dólares, parece tener claro cómo transformar el modelo productivo de las empresas. De hecho habla de ello en todos los foros, conferencias y entrevistas que le hacen. Su propuesta es cuanto menos, interesante: una jornada laboral de tres días a la semana con 11 horas de duración. ¿Estarías dispuesto a firmar un contrato así? Estoy seguro que mucha gente lo haría con los ojos cerrados.

El objetivo de dicha revolucionaria propuesta sería que las personas dispongan de cuatro días libres a la semana, los cuales los podrían dedicar a adquirir nuevos conocimientos y a estar más tiempo con sus familias o amistades. Por otro lado, al tener más tiempo libre también impulsaría el consumo interno y reduciría las tasas de desempleo, especialmente entre los jóvenes, debido a que las empresas tendrían que contratar a más personal para cubrir todos los días de la semana. Dos efectos que vendrían de maravilla a muchas economías todavía ahogadas por la crisis y que no han encontrado un modelo de crecimiento sostenible. En efecto, España es una de ellas.

La parte quizás menos popular de la propuesta es que a cambio de trabajar menos días a la semana lo que pide es alargar la vida laboral, es decir, fijar la jubilación a los 75 años. Esto podría tener sentido dado que la esperanza de vida es mucho más alta que hace algunas décadas y las personas son capaces de trabajar y pueden contribuir a la productividad hasta una edad superior. También habría que analizarlo desde el punto de vista médico. ¿Se puede mantener la atención 11 horas seguidas? En países como Corea del Sur o China estas largas jornadas son muy habituales, aunque bien es cierto que las condiciones laborales dejan mucho que desear, especialmente en China, ahora ya considerada como la primera potencia mundial.

La idea de Slim es dejar más tiempo disponible al ocio de modo que la gente sea más feliz y esto también tenga un efecto positivo en las empresas por las que trabajan. La flexibilidad laboral ha sido hasta ahora la principal medida de conciliación de la vida personal, familiar y laboral, pero no siempre ha funcionado y continua siendo una de las grandes demandas de la sociedad.

La gran pregunta sigue siendo: ¿Qué sentido tiene trabajar duro si luego no podemos disfrutar de nuestra pareja, de nuestros hijos, de poder comprarnos algo que nos guste o hacer el viaje de nuestros sueños?

La propuesta de Carlos Slim, por su parte, permite quizás encontrar un equilibrio casi perfecto entre la vida personal y la profesional. Los días que toque trabajar habría que concentrase, focalizar y ser todo lo productivos que podamos (sí, más que ahora) y los días que tengamos libres simplemente disfrutar de la vida, viajar o practicar nuestras aficiones. El resultado parece bastante evidente: los trabajadores serían más productivos y las compañías dispondrían de una plantilla más implicada y motivada.

No sé si se llegará a imponer la propuesta de Carlos Slim, la cual recibe alabanzas y criticas por partes iguales. En el fondo de la cuestión, una de las grandes dudas es que si esa reducción en la jornada repercutiría también en una bajada de salarios. En ese caso, más de uno se lo pensaría dos veces, pero dependiendo de las prioridades de cada uno igual puede que siga compensado.

En Europa la tendencia parece que la marca Finlandia y los demás países nórdicos que desde hace años utilizan un modelo híbrido que consiste en combinar distintos tipos de jornada laboral. Por ejemplo, tres días a la semana se trabaja a tiempo completo, tres días más a tiempo parcial, y durante una jornada se descansa. Este modelo permite a los trabajadores conciliar mejor el tiempo de vida familiar con el trabajo.

En cualquier caso, toda propuesta parece más razonable que la de trabajar cinco días a la semana con la rigidez de un contrato en el que pone por escrito que debes “estar” un total de 40 horas en la oficina. Porque ya se sabe que no siempre el hecho de “estar presencialmente” signifique lo mismo que “estar trabajando”. Son dos cosas muy distintas. Por lo tanto, los salarios también deberían estar basados en la productividad y no en el número de horas que un empleado se pasa en la oficina.

¿Crees que podría funcionar la propuesta de 3 días a la semana 11 horas por jornada? ¿Qué te parece subir la edad de jubilación hasta los 75 años? ¿Consideras que hay más ventajas o desventajas? Espero tus comentarios.

3 comentarios

  1. Francis Garcia Egea Responder
    27 octubre 2014 at 16:11

    Como bien tú dices, habría que hablar de puntos como el salario, cosa muy importante y de la cual todavía no ha dicho nada según tu artículo. Aunque la propuesta parece buena. La flexibilidad laboral es problema hoy en día, los jefes están “chapados a la antigua” y prefieren verte sentado 40 o más horas por semana con una productividad del 40% a verte 30 horas al 100%. Esperemos que todo esto cambie por el bien de la sociedad. Muchas gracias por compartir este tipo de artículos no tan “habituales” y no por eso menos interesantes.

  2. Deli Glz Responder
    24 marzo 2015 at 19:53

    En ocasiones cuando es necesario re asesar y reorganizar una sociedad en conjunto es necesario hacer este tipo de cambios radicales, bién es sabido que en algunos países las jornadas llegan a ser hasta de 12 horas, a quién no le gustaría vivir en un sistema en donde 4 o 5 horas son de labor real es decir en donde en verdad inviertes tu capacidad para entregar producción y las demás horas son de capacitaciones o de actividades guiadas que casi no se sienten como trabajo.

    Dependiendo del tipo de jornadas y actividades laborales el proponer una jornada de 11 horas puede ser bastante productivo y fructífero ya que los fines de semana casi nunca son suficientes para pasar tiempo con las relaciones personales, amistades, noviazgos o familia y pasatiempos.

    Así que 4 días pueden ser un buen tiempo para que la sociedad conociera un nuevo rumbo, más actividades en conjunto como sociedades por zona, más deportes, mejores talleres educacionales, más actividades para ejecutivos de la prevención y cuidado de los vulnerables a actividades que no concuerdan con la idea de la realización de más felicidad menos problemas más actividades anti crisis.

    Una buena y excelente idea; si una compañía es mi “dueña” durante 11 horas al día, no tengo tiempo en casi todo un día de generar basura psicológica, y por lo tanto no producirla en realidad, es decir, tengo once buenas horas a tener una disposición correcta, a colaborar dentro de las habilidades para las que fui seleccionada y ser exitosa dentro de los parámetros de obediencia, puntualidad, participación y desempeño laboral para el que fui llamada y /o contratada.

    En una visión que comprende todos los aspectos positivos de una convocatoria de cambio también tenemos que al ser necesario organizarnos para poder cumplir con los labores, durante los cuatro días de regocijo, puedo en realidad dedicar un día a la absoluta recuperación y descanso, otro al aspecto cultural o lo que hace que las personas sean participes de actividades enriquecedoras; conciertos, juegos, deportes, conocimiento, distracción y recreación y aún cuento con dos días más para dedicarle a los seres de mi preferencia, familia, amigos, mascotas, arte y demás.

    Al parecer el periodo transitorio entre coordinar actividades para lograr adecuar sistemas que son más perfectos nos parecen aterradores para algunas personas digamos en la edad media aun que muchos de nosotros en los 30´s y 40´s pensamos que los 70 nos quedan lejos, en realidad para muchas personas esta edad es una perfecta edad para disfrutar muchas actividades de la vida diaria, teatro, amistades, cuidado de la salud de esta temporada en fin, puede parecer que los 65 es un adecuado tiempo para el retiro pero tener la opción de continuar laborando hasta bien nuestros 75 u 85 años para aquellos que logremos vivir sanamente hasta esta longeva edad.

    La idea de laborar 11 horas no significa trabajo exhaustivo puede estar enfocado a diversas actividades que ocupen nuestro tiempo más asertadamente.

    Kudos al Sr. Slim es por personal como él que se logran soluciones antes de que existan problemáticas.

    Excelente Jornada Laboral!!!!

    No olvide visitar mi sitio en facebook, Asistencia Psicológica en donde hacemos una reflexión diaria y donde contamos con oportunidades como apertura de cuentas Inbursa, Seguros y otros productos financieros como Afore, para tomar importantes decisiones relacionadas con este tipo de temas.

    Deli Gonzalez.

  3. Javier Martinez Responder
    5 noviembre 2015 at 5:19

    Buenas
    Donde yo trabajo mi jornada laboral es de 12 horas / 4 días a la semana y descanso 4 días y me da tiempo de disfrutar mi familia, salir a pasear, disfrutar de mi ocio, etc, pero yo no estaría de acuerdo en que la jubilación sea a los 75 años, al contrario debería ser menos porque ya a esa edad que puedo disfrutar de que me serviría el dinero sino tendría ni las fuerzas para ponerme en pie.

Publicar un comentario

Please be polite. We appreciate that. Your email address will not be published and required fields are marked