La inspiración es caprichosa. Nos visita cuando menos nos hace falta y se muestra esquiva en los momentos en que más la necesitamos para poner a prueba nuestra creatividad. Te propongo las siguientes ideas para recuperar la inspiración:

1. Lávate los dientes con la mano no dominante.


2. Lee en primer lugar aquella sección del periódico que habitualmente dejas para lo último.

3. Toma un camino alternativo para ir al trabajo.

4. Cambia de medio de transporte.

5. Escucha otra emisora de radio.

6. Utiliza las escaleras en lugar del ascensor.

7. Date un paseo por el edificio de tu oficina para descubrir lugares que no habías visitado antes.

8. Inicia una conversación con algún compañero de trabajo con quien no habías hablado antes.

9. Introduce algún cambio en tu mesa de trabajo.

10. Cambia el fondo de pantalla de tu ordenador.

11. Utiliza otro navegador web.

12. Lee en internet sobre temas que no habías abordado con anterioridad.

13. Contacta por mail con alguien a quien hace mucho tiempo que no escribías.

14. Escribe una carta a alguien.

15. Pregunta a tus compañeros de trabajo qué harían en tu lugar.

16. Sal a pasear a mediodía.

17. Baja al supermercado, cierra los ojos y pon a funcionar el resto de tus sentidos.

18. Pide un plato en el restaurante que no hayas comido antes.

19. Entabla conversación con algún desconocido.

20. Pídele consejo a ese desconocido.

21. Compra un libro y léelo en un solo día.

22. Lee un libro sobre algún tema totalmente desconocido para ti.

23. Si vas de compras, ve a alguna tienda a la que no hayas ido nunca antes.

24. Regresa a casa más tarde o más temprano de lo habitual.

25. Tómate un día libre de manera espontánea.

26. Pinta un cuadro.

27. Pinta un cuadro con la mano no dominante.

28. Ve alguna película en versión original.

29. Duerme en un lado de la cama distinto.

30. Evita la rutina. Eso te ayudará a inspirarte.