Viajar con alergias a los alimentos

Mi nombre es Sergi y nací con un defecto de serie, bueno varios en realidad, pero uno ha marcado mi vida más que los demás, no toda mi vida en su totalidad, pero si una parte fundamental: mi alimentación. Soy alérgico a una gran cantidad de alimentos y mi alergia no consiste en que me siente mal, me duela el estómago o me irrite el colón después de comer algún alimento en particular, lo mío es un poco más grave.

En efecto, sufro anafilaxia cuando mi cuerpo entra en contacto con un alimento el cual contiene alguna/s proteína/s que mi cuerpo rechaza. Y la rechaza vete tú a saber porqué. A lo largo de mis 28 años he visitado más de una docena de doctores especialistas en temas de alergias alimentarias y ninguno nunca me ha dado una respuesta mínimamente convincente. Simplemente me ha tocado. Ya es mala suerte.

La anafilaxia consiste, según recoge la Wikipedia, en una reacción inmunitaria de carácter generalizado del organismo, que constituye una de las complicaciones más graves y potencialmente mortales. Casi siempre se genera tras el resultado de reacciones inmunológicas a los alimentos, medicamentos y picaduras de insectos. Por otro lado, la anafilaxia se distingue de la alergia por la extensión de la reacción que, habitualmente, comprende uno o más sistemas orgánicos: respiratorio, vascular, cardiaco, etc. La verdad que tras leer su definición puede dar algo de miedo, pero cuando uno lleva toda la vida con ello, al final ese riesgo que siempre está ahí entra a formar parte de mi normalidad.

Soy alérgico a todos los frutos secos (nueces, almendras, avellanas, cacahuetes, pistachos), plátano, melocotón, kiwi, piel de manzana, piel de uva y a la mostaza. También tengo una lista de alimentos que los llamo sospechosos, en la cual incluyo alimentos que no he probado nunca ni tampoco se me han realizado las pruebas correspondientes. En pocas palabras, desconozco cómo puedo reaccionar si los como y mejor no me arriesgo. Esta lista es más larga todavía e incluye varias frutas como la piña o el mango, algunos tipos de marisco, salsas como el guacamole (que lleva aguacate/palta), algunas bebidas, condimentos alimentarios, etc.

En definitiva, desde pequeño he desarrollado un hábito inculcado por mis padres que consiste en analizar siempre con detalle cualquier cosa que me vaya a meter en la boca, pues no solamente puede afectar a mi salud (somos lo que comemos) sino que además puede poner en peligro mi vida. Y esto no es cualquier broma, ni un juego de niños, es serio y tengo que ser lo suficientemente responsable como para alimentarse bien sin correr riesgos de sufrir shocks anafilácticos. Así pues, como te puedes imaginar, no soy de ir a restaurantes a probar cosas nuevas, que ya me gustaría, siempre pido cosas sencillas y que conozco, pero sobretodo que pueda distinguir de un vistazo los ingredientes que lleva el plato que tengo encima la mesa.

A lo largo de mi vida he tenido tres reacciones alérgicas muy fuertes, en dos de ellas casi me despido de este mundo. Por suerte hace mucho tiempo que ya no tengo ningún susto y espero no tenerlo nunca más. Toco madera. La primera de ellas fue con un zumo de melocotón envasado, tenía 4 años y fue cuando me diagnosticaron las primeras alérgicas alimentarias. Estaba en casa de mi abuela materna, y según me cuentan porque yo no lo recuerdo, se me comenzó a hinchar el labio, luego los ojos, luego toda la cara y me aparecieron ronchas rojas por varias partes del cuerpo.

La segunda vez fue en casa de mi vecina, pensando que me daba chocolate negro, realmente me estaba ofreciendo un trozo de turrón, que efectivamente es chocolate pero bien relleno de almendras. Una bomba perfecta. El cuello se me empezó a hinchar y comencé a tener problemas para poder respirar. En ambos casos tuve que acudir rápidamente a urgencias a que me inyectaran corticoides bastante agresivos para detener la reacción, como no fue suficiente me inyectaron adrenalina (epinefrina) que solamente se administra en situaciones de anafilaxia.

Debido a toda mi problemática siempre he tenido una relación tensa con la comida, una relación complicada se podría decir. Pero sinceramente, aunque parezca duro, creo que en el fondo tengo mucha suerte, hay personas que tienen problemas más graves que el mío y son felices. Nunca he dejado que las alergias afectaran mi día a día y creo que lo he conseguido. Mis amigos me dicen que mi alimentación o mi dieta debe ser muy aburrida, a lo que respondo: quizás pero soy feliz.

Pero una cosa tengo que confesar, de pequeño y también de más mayor siempre había pensado que yo no podría viajar por el mundo como hacen otras personas porque me encontraría con una gastronomía muy diferente a la Mediterránea, en eso sí que me había puesto una barrera psicológica. Pensaba que nunca podría viajar a otros continentes o conocer otros países, pensaba que explorar otras cocinas internacionales sería muy arriesgado porque debería alimentarme y comer en sitios no solamente desconocidos sino que utilizan otras técnicas culinarias e ingredientes que mi cuerpo podría rechazar. Y evidentemente, no es lo mismo sufrir una reacción alérgica en casa que estás rodeado de gente que te conoce y sabes perfectamente el camino para llegar al hospital que sufrirla en medio de Tailandia o por algún rincón pedido en una zona rural de la India. ¿Sobreviviría si tuviera la desgracia de comer algo que me causara alergia? Esa pregunta me echaba para atrás.

Pero al final aceptas que riesgo siempre está ahí y que una vez lo conoces tienes dos opciones: rendirte o hacerle frente. Puedes rendirte, quedarte en casa y ver la vida pasar o hacerle frente, disfrutar de cada segundo y viajar sin miedo. Yo elegí la segunda y a día de hoy puedo decir que es una de mis mayores victorias. Ya había viajado por Europa (Italia, Inglaterra e incluso Malta) pero el día en el que subí a un avión para irme a recorrer Asia con una mochila fue cuando realmente rompí esa barrera. Y lo hice sin miedo, aun a sabiendas que mi vida podría terminarse sentado en una mesa de cualquier restaurante de Singapur, Bali, Bangkok, Hong Kong, Shanghái, Tokio o Seúl. Y lo que es peor todavía, estando completamente solo, lejos de mi familia y con gente a mi alrededor incapaz de ayudarme por no hablar mi idioma. A nadie le desearía un final así.

Una de las claves en toda esta experiencia fueron mis padres quienes, a pesar de no hacerles demasiada gracia que me fuera durante un tiempo a países lejanos, siempre me apoyaron y esto significó mucho para mí. Saber que ellos confían en mí me dio mucha fuerza para emprender el viaje a pesar de la incertidumbre. Creo que hay que ser valiente, coger el toro por los cuernos y hacer precisamente esas cosas que nos dan miedo y que casi siempre las sobredimensionamos. La inacción cultiva el miedo. La acción cultiva la confianza y el valor. Sin miedo no hay límites que existan, somos capaces de todo. Si quieres conquistar el miedo, no te quedes sentado en casa pensando en la posibilidad de fracaso. Sal y demuestra que puedes con ello. Siempre he pensado que el fracaso solamente existe para las personas que no intentan las cosas, todo lo demás son experiencias y aprendizajes que por mucho que cuesten merecen la pena.

Hablo de miedo y fracaso porque es lo que me transmiten las personas que no viajan debido a sus alergias y en parte las entiendo porque yo he pasado por eso. Pero os aseguro que no merece la pena dejar de hacer cosas que te hacen ilusión, como puede ser irte de viaje, por el hecho de tener alergias. A medida que pasan los años te das cuenta que la gente se arrepiente más de las cosas que no ha hecho en su vida (y siempre ha deseado) o las decisiones que no se ha atrevido a tomar que por lo que realmente ha terminado haciendo, ya sea bien o mal. Es cierto que tener alergias, especialmente a los alimentos, es un hándicap importante pero comiendo con cuidado, tomando precauciones, alertando a los camareros de tus alergias y llevando un par de autoinyectores de epinefrina en la mochila como medida de emergencia no hay nada de qué preocuparse. Todo saldrá bien, de verdad.

Para terminar te quiero contar según mi experiencia personal algunos consejos para que tus alergias alimentarias no se conviertan en una pesadilla durante tu viaje:

Pregunta bien y asegúrate de que te entienden

Lo primero que debes hacer una vez pongas los pies en un restaurante es explicarle al camarero que te atienda que eres alérgico a determinados alimentos y que en caso de reacción alérgica vas a precisar atención médica de forma inmediata. Pídele que te sugiera alguna cosa de lo que ofrecen en su carta que sea compatible con tu dieta. En algunos países los camareros no dominan el inglés más que las cuatro palabras que necesitan saber, si les explicas tus alérgicas probablemente no te entiendan y tienen la costumbre de decir que sí a todo (por eso de ser serviciales). De modo que siempre debes confirmar que realmente te están entendiendo lo que les estás explicando acerca de tus alergias y si tienes ocasión habla con los cocineros. No te de vergüenza. Si no hay comunicación posible, das las gracias, te levantas amablemente y te vas en busca de otro lugar para comer.

Ante la incertidumbre es mejor no arriesgarse

No te la juegues. Esta es la norma general y la que siempre debes mantener en tu cabeza. Eso significa que si pides algo en un restaurante o puesto de comida callejero y a pesar de haber alertado al camarero de tus alergias sigues sospechando que el plato puede contener algún alimento peligroso para tu salud, simplemente no lo comas. Lo pagas, te vas y punto.

Busca información sobre la gastronomía de ese país

Antes de viajar a cualquier lugar será muy bueno que dediques un tiempo a buscar información sobre las recetas típicas de ese país, los ingredientes que más se utilizan y las diferentes técnicas culinarias. Así ya podrás ir a un restaurante con conocimiento y podrás pedir con más seguridad. Hazte una lista de cosas que puedes y otras que no puedes. De nuevo, no tengas vergüenza en mostrarla. En general, todas las personas que se han dedicado a la hostería o han trabajado durante un tiempo sirviendo comida saben que existen por el mundo alérgicos a los alimentos, conocen el problema y van con cuidado.

Comer lo mismo tampoco es tan malo

Si viajas a Tailandia y las recetas que encuentras no te parecen compatibles con tus alergias (a mi me sucedió que utilizan para todo aceite de cacahuete) pero en cambio puedes comer arroz con pollo, pues no va a pasar nada si durante tres o cuatro días te alimentas de arroz con pollo. No es lo ideal pero sobrevivirás. Además, estoy seguro que podrás encontrar más cosas, hay mucha variedad, más de la que te puedes imaginar. Pero si quieres ir a lo seguro que sepas que comer lo mismo durante unos días no te va a hacer daño. Por dios, no comas arroz con pollo durante todo un mes todos los días. Tampoco nos vayamos a los extremos. Pero ya me entiendes 😉

Viaja con al menos un EpiPen

Esto solamente es necesario para los que sufren shock anafiláctico en caso de reacción alérgica severa. Se trata de un auto inyectable intramuscular que contiene una pequeña dosis de adrenalina, lo suficiente para salvarte la vida en el caso de emergencia. En cualquier caso, después de la administración es imprescindible ir a un centro hospitalario y mostrar el EpiPen. Otra recomendación es que los EpiPen los lleves siempre en el equipaje de mano, en los aeropuertos nunca me han puesto ningún problema. Estos es importante, primero porque si lo pones en la maleta facturada el componente químico se puede dañar debido a que en la bodega del avión hay cambios de temperatura extremos, y por otro lado, en caso de reacción alérgica durante el vuelo, las azafatas tienen un EpiPen de emergencia pero no pueden dártelo sin antes llamar a la base y pedir autorización a un médico, con el consecuente tiempo que esto conlleva mientras tu vida está en juego. En cambio, si llevas tu propio EpiPen te lo puedes administrar cuando quieras en caso de necesidad.

Localiza el hospital más cercano

Viajes a Brasil, Chile, Australia o Indonesia, no importa donde vayas, ten siempre localizado sobre un mapa el hospital más cercano a tu posición y al alojamiento (albergue, hostal, hotel) donde pases la noche. Si llevas smartphone puedes marcarlos en alguna aplicación tipo Google Maps. De ese modo en caso de alergia, pides un taxi y le muestras el mapa al conductor. Es lo más efectivo para llegar al hospital puesto en caso de reacción fuerte cada segundo juega en tu contra y pienso que es mejor tener un plan de emergencia siempre en la cabeza. Actúa rápido y de forma inteligente. Mantén la calma en todo momento y evita dormirte ya que algunas reacciones generan una profunda sensación de sueño.

Busca restaurantes internacionales

Estaba paseando por Tokio cuando de pronto veo varios edificios con banderas italianas. Por un segundo pensé si me había podido teletransportar de vuelta a Europa, pero resulta que no, esa tecnología todavía no ha llegado a nuestros días, era una calle llena de restaurantes italianos. Tal y como te imaginas. Pizza, pasta e birra. En Singapur también hay dos restaurantes españoles y Shanghái cuando llegué justo habían abierto uno de tapas y pinchos bastante rico. En definitiva, en las principales grandes ciudades de Asia y estoy seguro que de todo el mundo puedes encontrar restaurantes internacionales, así como mexicanos (I love fajitas and burritos) y por supuesto, aunque a mi no me guste demasiado, los reyes del fast food están por todas partes: McDonald’s, KFC o Burger King. Incluso un Big Mac te puede alimentar y salvar hasta la vida.

Dieta especial en los aviones

En los vuelos de larga distancia (más de 5 horas) la mayoría de compañías aéreas ofrecen servicio de menú a bordo (incluido en el precio del trayecto). Normalmente se trata de comida precocinada por lo que es recomendable que antes de hacer el check-in en la gestión de tu reserva, selecciones un menú especial y lo puedan tener preparado para cuando subas al avión. Por ejemplo, si eres alérgico a los frutos secos lo mejor es seleccionar “dieta para vegetarianos”. Si avisas una vez ya estás sentado en el avión o justo cuando reparten la comida es muy probable que no te puedan ofrecer una comida alternativa a la que tienen la mayoría de los pasajeros. Yo no lo sabía, me sucedió precisamente eso y al final solamente pude cenar fruta y agua.

Hazte tarjetas de alergias en todos los idiomas

Fue una de las mejores cosas que hice y me salvó literalmente la vida en varias ocasiones. Consiste en hacerte una tarjeta con tus alergias en el idioma oficial del país que visitarás y en inglés. Muestra esa tarjeta a cualquier persona que te vaya a servir comida, asegúrate que la lee detenidamente y la entiende. Deja en todo momento tu tarjeta encima la mesa mientras comes. Yo solamente habló inglés (a parte de español y catalán) por lo que utilicé Google Translator para las traducciones, las cuales quizás no fueron perfectas pero me entendieron que en definitiva es de lo que se trata.

En mi caso, las imprimí en tamaño pequeño y las plastifiqué. Me quedaron de lujo y me acompañaron durante todo mi viaje en mi bolsillo o en la mochila. Todo lo necesario para hacerlas me costó menos de 10 euros pero si preparar unas tarjetas te parece demasiado elaborado, al menos llévate un papel impreso con la traducción en el idioma oficial de los alimentos que te producen alergias y sácalo en los sitios donde vayas a comer. Hazlo siempre sin excepción, a menos que repitas algo que ya has comido previamente. Si por casualidad tienes las mismas alergias que yo, aquí te puedes descargar mis tarjetas. Pero como te digo, uno mismo se las puede hacer, es muy fácil.

Fotos: En la primera foto de cabecera puedes ver un pollo piri-piri sobre un suelo de arroz que me zampé en Singapur. En la última foto puedes ver kit de supervivencia particular con mis tarjetas alertando de mis alergias a los alimentos en 6 idiomas diferentes (tailandés, indonesio, malayo, coreano, chino y japonés).

No permitas que los miedos apaguen esa luz y esas ganas de vivir. Sal, viaja y disfruta. No le des más vueltas. Si te atreves a vencer los miedos que te paralizan y a salir de tu zona de confort no te arrepentirás.

63 comentarios

  1. Marta Responder
    4 diciembre 2014 at 14:55

    ¡Hola! Me encanta tu artículo y comparto todo lo que dices y haces. Desde hace 3 años hemos veraneado con nuestras hijas, una de ellas con alergia a la leche, en distintas ciudades de Europa. Y es verdad que es frustrante, culinariamente hablando, pero hemos visto maravillas y ellas también. No quiero que el miedo paralice a mi hija. Es la lección que trató de enseñarle día a día. Enhorabuena por tu actitud y por tu blog.
    Un cordial saludo.

    • Sergi Responder
      4 diciembre 2014 at 15:13

      Hola Marta, no hay nada como tener una madre o un padre que a pesar de tener un hijo/a con alergias alimentarias le anima a vencer sus miedos y a disfrutar de la vida al máximo. Te estará eternamente agradecida por esa lección. Te lo digo por experiencia. Un abrazo.

  2. Ángela Responder
    4 diciembre 2014 at 21:32

    Hola, gracias por tus consejos, por tu mensaje de ánimo. Mi hijo es intolerante a muchos alimentos y me hago una idea de como lo has tenido que pasar hasta dar el salto de coger el toro por los cuernos. Nosotros estamos en ello y en caso de no superar la intolerancia me encantaria poder llegar a decir “no es ninguna barrera”. Un beso.

    • Sergi Responder
      5 diciembre 2014 at 15:45

      Hola Ángela, ojalá tu hijo supere esa intolerancia, conozco muchos casos que lo han superado. Y si no fuera posible seguro que no le supondrá ninguna barrera para tener una vida normal, feliz y pueda cumplir todos sus sueños. Solamente será un poco especial en su alimentación, pero nada más que eso. Un beso.

  3. Montse Responder
    5 diciembre 2014 at 12:03

    Hola Sergi!
    Acabo de descubrir este artículo y lo del miedo lo corroboro al cien por cien.
    Yo también sufro alergias y muy concretas, a la PROTEINA VEGETAL, si si toda, sin excepción, y al ser deportista (carreras por montaña), pues imagínate lo que he dejado de hacer casi totalmente, y además mi alergia se agrava con el esfuerzo físico, me cuesta aunque ya he superado bastante la situación, no en cuanto a la comida, ya que cuando retiré todo lo que me sentaba mal pues imagina como gané, pero mi energía se ha visto afectada. Tu ánimo y tu decisión es admirable, pero para mi si es una barrera difícil.

    • Sergi Responder
      5 diciembre 2014 at 15:41

      Hola Montse, yo también soy muy deportista y me puedo imaginar lo mucho que te ha afectado esta alergia. Espero que puedas encontrar sustitutos que te aporten la energía que necesitas para seguir haciendo carreras. Entiendo que sea una barrera difícil pero no infranqueable. ¡Muchos ánimos!

      • Noemi
        30 junio 2016 at 12:33

        Hola Montse! yo tengo la misma alergia que tú (LTP) y también soy deportista, en mi caso hacía artes marciales y las dejé, pero continúo con la natación y me encanta hacer senderismo. Hay veces que voy acobardada pero siempre llevo la adrenalina cerca, que me hace estar más segura. Y lo que dices de la energía te entiendo totalmente, cuando has de estar 3 o 4 horas sin comer ni un pobre plátano porque quieres ir a entrenar, o simplemente si quieres ir a bailar… nos toca comer carne, pescado o una tortilla para coger fuerzas :’) pero hay que adaptarse y seguir haciendo las cosas que nos gustan! de todos modos, mi alergóloga me dijo que si hasta ahora tu cuerpo ha tolerado bien comer cierto alimento antes de entrenar, que no dejemos de hacerlo, porque ahora se está pensando que el hábito crea cierta tolerancia. Siempre vigilando cómo nos sienta cada día, y siempre con la medicación de emergencia cerquita. Por ejemplo, yo por la LTP no debería comer plátano, pero hasta hoy (y toco madera) no me ha sentado mal, ni siquiera antes de hacer deporte. Me dijo que continuara haciéndolo, como dije antes siempre con cuidadín, atenta a cualquier cosa, pero sin limitar la lista de alimentos que todavía puedo comer. Cuesta ser valiente pero no queda otra. Mucho ánimo y adelante! 🙂

  4. Eli Responder
    5 diciembre 2014 at 14:56

    Hola Sergi!
    Mira soy alérgica a las mismas cosas que tu dices y estoy en un tratamiento experimental que se basa en poner 5 gotas debajo de lengua durante 2 min y escupir luego, si te interesa le puedes preguntar a tu alergólogo esto es cada día durante 3 a 5 años, yo ya puedo comer algo de fruta. Otra cosa cuando voy a los restaurantes insisto insisto y no me hacen ni caso, siempre ponen lo que ellos quieren. Saludos!

    • Sergi Responder
      5 diciembre 2014 at 15:39

      Hola Eli, ya había escuchado sobre este tipo de tratamientos para intentar que el cuerpo a muy pequeñas dosis vaya asimilando las proteínas de los alimentos causantes de la alergia. Tiene sentido y creo que puede funcionar aunque no para todo el mundo. ¿No se te hincha la boca con esas gotitas debajo la lengua? A todos nos pasa lo mismo en los restaurantes, ya lo puedes repetirlo mil veces que si no toman nota o preguntan bien en cocina terminan poniendo lo que quieren en el plato. Gracias por tu aportación. Saludos!

  5. Maribel Responder
    5 diciembre 2014 at 17:00

    Hola Sergi,
    Me ha encantando tu testimonio y tienes mucho valor. Pero aunque se tenga alergias la vida sigue y hay que coger el toro por los cuernos y ser más fuerte que él!!
    Me siento totalmente identificada con tu historia por las numerosas alergias que tengo y por las terribles reacciones que me han llegado a producir pero ya estoy acostumbrada a vivir con ellas y me siento feliz porque pienso que otras patologías son mucho peores.
    Lo que sí me afecta es que a mi hija se le están diagnosticando alergias alimentarias y me gustaría que ella no pasara por lo mismo que yo. Sufro más por ella que por mí. Pero así son las cosas y la vida tiene que continuar. Un saludo.

    • Sergi Responder
      5 diciembre 2014 at 21:27

      Hola Maribel, gracias por tus palabras. Me ha sorprendido lo de tu hija, siempre me habían dicho que las alergias alimentarias no eran hereditarias. De hecho creo recordar que hay estudios que demuestran que las alergias no se heredan de padres a hijos. ¿Sabes si en tu caso ha podido ser casualidad o si tu hija lo ha podido heredar de ti? ¿Tiene alergias a las mismas cosas? Yo no tengo hijos pero si algún día los tengo ojalá puedan comer de todo sin problemas y si tienen alergias a los alimentos como es mi caso los intentaré educar y llevarlo lo mejor posible. Tendrán un buen ejemplo en casa, como seguro tu hija lo tiene contigo. Un saludo.

      • Maribel
        9 diciembre 2014 at 13:28

        Buenos días Sergi,
        Gracias por tu respuesta y ahora es a mí te contestarte.
        Mi hija tiene alergia a la proteína de la leche de vaca y a las legumbres (de momento) porque aunque no los toma ya, sigue vomitando. Sus alergias son diferentes de las mías y creo que no es hereditario pero nos ha tocado a las 2. Aunque sólo tenga 6 años es muy responsable y sigue todas mis recomendaciones y mi ejemplo.
        Referente a lo que ha puesto Ángeles, la gente no entiende el problema que puede causar las alergias porque no les toca de cerca. Cree que exageramos y que somos paranoicas pero no entienden que nos podemos morir o lo peor ver morir a un hijo!!!
        Yo gasto mucho cuidado y en fiestas de cumpleaños llevo su merienda y en el cole están informados.
        Mis alergias son peores que las suyas porque el simple hecho de pasar en una frutería cerca de los melocotones u oler mariscos, tengo que ir a urgencias.
        Ánimo para todos los alérgicos y padres de alérgicos. Un beso.

  6. Ángeles Responder
    5 diciembre 2014 at 23:34

    Hola Sergi,
    Mi hijo tiene 4 años y es multialérgico. Hemos tenido ya una cuantas reacciones graves. Una de las cosas que más me gusta es viajar, pero desde que nació Diego no cojo un avión con él. Hemos tenido que renunciar a muchas cosas, como la de ir a un parque cuando era pequeño a jugar con otros niños, o a los cumpleaños de los parques de bolas, las fiestas del colé en las que hay comida, etc. Intento darle una vida lo más normal posible. El problema es que Diego no necesita ingerir nada para tener una reacción grave. De hecho nunca ha comido nada de lo que le da alergia. Sus reacciones son solo por el más mínimo contacto o por inhalación. Tengo esperanza que con el tiempo esto vaya mejorando, tanto sus alergias como el que yo considero principal problema, que es la falta de información, formación y conciencia de lo que supone una alergia alimentaria.
    Cada vez que he tenido que explicar lo que le ocurre a Diego, la gente me mira con cara de asombro, como si yo estuviera paranoica, pero tristemente la experiencia es lo que me ha enseñado. Vuelvo a repetir, que intento darle una vida lo más normal posible, pero siempre, y digo siempre, tengo que sopesar los riesgos.
    Actualmente tengo un página en Facebook, llamada alergias alimentarias, donde trato de aportar mi granito de arena, que es el de compartir toda aquella información que busco para mi con personas con el mismo problema.
    Muchas gracias por hacer tú lo mismo contándonos tu experiencia.
    Un abrazo,
    Ángeles

    • Sergi Responder
      6 diciembre 2014 at 1:41

      Hola Ángeles, tienes toda la razón del mundo en cuanto a falta de información, formación y conciencia. Pero por suerte creo que cada vez somos más los que aportando nuestro granito de arena hacemos que se conozca el problema de las alergias alimentarias. Ojalá Diego se mejore con el tiempo y al menos su cuerpo no reaccione ante el contacto o la inhalación, que inevitablemente hacen que por precaución tenga que renunciar a muchas cosas que para los niños a su edad pueden ser muy importantes. Mi caso no es tan extremo como el de Diego, pero recuerdo ir a fiestas de cumpleaños de mis amigos de la escuela y quedarme sin comer tarta porque llevaba chocolate con almendras o avellanas (frutos secos), ver como todos comían y yo no. No era fácil de explicar y que me entendieran. También recuerdo que de pequeño no podía ir a comprar al supermercado con mi madre o mi abuela porque si pasaba por delante de la fruta (sin tocarla) se me hinchaba la cara o me salían ronchas rojas. No sufría una reacción alérgica grave pero sí lo notaba. Si te sirve de ánimo, con el tiempo ese problema me desapareció y solamente me ha quedado la alergia con ingesta. Quizás a Diego le suceda lo mismo, mientras tanto estoy seguro que lo estás haciendo muy bien, sospesando los riesgos y a la vez intentando que tenga una vida de lo más normal. Un abrazo muy fuerte.

  7. Òscar Solans Responder
    9 diciembre 2014 at 9:30

    Buenos días.
    Sensacional el reportaje y las recomendaciones. En nuestro caso quien padece la problemática es nuestro hijo mayor (5 añitos). De momento a la peque que tiene 6 meses aún (cruzamos los dedos) es temprano para saber si desarrolará algún tipo de alergia. Nuestro hjjo es alérgico severo al huevo, a todo el pescado, a todos los frutos secos y casi todas las legumbres (excluídas judias, judías verdes y soja… alerta que el cacahuete es una legumbre también!). En las dos ocasiones que hemos viajado fuera de “casa” (Berlín y Amsterdam) hemos ído de apartamento de tal manera que hemos podido controlar el tema. Los restaurantes italianos también nos han ido fenomenal y están en todos lados ;.D
    Un abrazo a todo el mundo.

  8. Paola Responder
    15 diciembre 2014 at 11:02

    Hola Sergi,
    Muchas gracias por compartir este post! Soy mamá de nena de 5 años alérgica a frutos secos, leche, huevo, lentejas y soja. Leerte me dio un subidón de positividad, conciencia, alegría, confianza y además buenas ideas para tener en cuenta.
    Me gustaría que mi hija viviera su “fragilidad” con tu misma actitud y valentía. Y está claro que lo mejor es que primero la viviéramos así nosotros, los padres.
    Un abrazo fuerte
    Paola

  9. Beatriz Responder
    17 mayo 2015 at 19:53

    Hola Sergi!
    Antes de nada quiero agradecerte toda la información que has añadido en este post; me ha tranquilizado mucho y me ha ayudado a lanzarme a viajar a países exóticos!!!.
    Yo también soy alérgica a unas cuantas cosas (polvo, gatos, PPD), pero en cuanto a alérgias alimentarias únicamente (y cruzo los dedos para que no vaya a más) soy alérgica a la mostaza. Por suerte, no he llegado a tener ningúna crisis como las tuyas. No sé si es porque sólo he comido mostaza en 2 ocasiones y enseguida he notado un prurrito en el cuello, oídos, interior boca.. he dejado de comer enseguida y me he tomado un antihistamínico que ha evitado que fuera a más; o porque mi grado alérgico no es tan severo como el tuyo. Aún así, no descarto que un día llegue a tener una crisis severa si como este alimento por lo que nunca como 100% tranquila fuera de casa.
    Me gustaría que pudieras aconsejarme un poco…Tengo pensado viajar a Asia este verano (Tailandia, Indonesia, Filipinas o Malasia) y me da un poco de miedo porque, si no me equivoco, suelen usar especias picantes y curry en muchos de sus platos, y es muy probable que la mostaza sea uno de los ingredientes del curry. Mi duda, y no sé si tú también la tienes, es cómo detectar si el picante de la comida que estoy comiendo es debido a una especie picante (como el chili por ejemplo) o a que esté comiendo mostaza o algún derivado.
    No me asusta tanto arriesgarme si comemos en restaurantes de cierta categoría, pero es muy probable que acabemos comiendo en “puestos callejeros” o en locales más económicos y ahí es donde tengo más dudas sobre acertar con el plato. La verdad es que no sé si puedo fiarme en estos casos de que sepan todos los ingredientes que lleva cada plato y si el curry o la mostaza, o incluso el aceite o semillas de mostaza forma parte de estos ingredientes porque ¿realmente los cocinan ellos o los traen de otro sitio y los venden ellos?.
    En tu caso, ¿Cómo te lo montábas (aparte de las tarjetas) para comer “tranquilamente” en estos locales o paraditas callejeras?.
    También te agradecería me dijeras (si sabes) los alimentos “sospechosos” relacionados con la mostaza y si te hiciste las tarjetas a través de un programa o web para poder hacer las mías sólo con mostaza y derivados como el curry, aceite, semillas…
    Muchas, muchas, muchísimas gracias por todo!
    Un abrazo enorme!!
    Beatriz
    (Barcelona)

    • Sergi Responder
      17 mayo 2015 at 20:46

      Hola Beatriz,
      Gracias por pasarte y compartir conmigo tus planes y preocupaciones.
      Es cierto que por Asia suelen utilizar muchas más especies. En general la comida es más picante y condimentada que la de nuestra querida dieta Mediterránea. Pero en tu caso no deberías tener muchos problemas, simplemente trata de pedir cosas “plain” sin picante ni salsas. La mostaza se ve rápido en un plato por su color y sabor intenso. No viajes con miedo, solo con precaución.
      Si en el restaurante encuentras alguien que hable bien inglés quizás sí puedas preguntar si es picante por chili o por otro tipo de especie, pero muchas veces la comunicación al pedir la comida se basa en señalar con el dedo en la carta lo que quieres, por eso va tan bien tener esas tarjetas.
      En los puestos callejeros encontrarás comida bastante sencilla, tipo arroz con pollo o noodles, lo cocinan ellos delante tuyo, verás rápido si puedes comer, en caso contrario es mejor no arriesgarte. No te puedo dar otro consejo que ese.
      La mayoría de personas alérgicas a la mostaza que conozco también lo son los frutos secos, sería lo más relacionado, si no lo eres tienes mucha suerte!
      También te digo que no encontré que usaran mucho mostaza, ni curry. De hecho, el curry se usa mucho en la India, no tanto en los otros países, aunque también. Por cierto, yo soy muy alérgico a la mostaza pero no lo soy al curry, he comido un par de veces y no he tenido problema. ¿Te has hecho los test con curry o lo dices por intuición?
      Las tarjetas de alérgicas me las hice yo mismo en Word, no conozco ningún programa para hacerlas pero sí hay una web donde las puedes diseñar según tus necesidades, comprar y te las envían a casa: selectwisely.com (no lo he utilizado nunca).
      Espero haberte aclarado algunas dudas. Disfruta mucho de tu viaje, cualquier cosa puedes escribirme.
      Un abrazo!

      • Beatriz
        18 mayo 2015 at 13:01

        ¡¡Muchas gracias de nuevo Sergi, me has aclarado un montón de dudas!!!
        Como respuesta a tu pregunta de si me he hecho los test con curry o si lo digo por intuición, decirte que es más un hecho intuitivo porque me comentaron en el servicio de alergología que no existe el test para el curry en sí, por lo que no pueden hacer la prueba. De todas maneras, el curry es una mezcla de especias típica de la India y tengo entendido que, en muchos casos, las semillas de mostaza es una de las especias utilizadas para realizar dicha mezcla. Teniendo en cuenta que las especias utilizadas es una lotería… he preferido abstenerme a comer nada con curry (por si las moscas)!!!
        Por cierto! Me dijeron que la cúrcuma se usa como colorante en la mostaza ¿tú has tenido problemas con esta especia? yo tampoco me he arriesgado con esta… soy una miedica, ya lo sé!! jajajaja
        Moltes gràcies per contestar-me tant aviat
        Una abraçada i deixa’m dir-te que ets un sol!!!

      • Sergi
        18 mayo 2015 at 13:13

        Hola Beatriz, me alegro que te haya podido ayudar 🙂
        No tenía ni idea que en el curry pudieran haber semillas de mostaza, pero tiene sentido, estoy vivo de milagro entonces…
        Tampoco he experimentado con la cúrcuma, en verdad trato de evitar las especies y me arriesgo poco al comer cosas nuevas, solamente cuando viajo me aventuro algo más al probar nuevos sabores, lo sé, algún día me llevaré algún susto, pero mientras tanto hay que disfrutarlo.
        Tu si que ets un sol, gràcies per comentar!

  10. Belen Responder
    10 agosto 2015 at 21:48

    Hola Sergi,
    Encontrar este post ha sido un tesoro para mi! no sabes cuanto te lo agradezco. Soy alérgica a los frutos secos como tú, también a las legumbres y al pimiento. Hace años que no tengo crisis severas aunque suelo llevo antihistamínicos encima siempre.
    Tampoco a mí, esa ‘tara’ que tengo desde los 12 años, me ha impedido viajar siempre que he tenido la ocasión. Es molesto e incómodo por la falta de comprensión y desconocimiento de la gravedad en muchas ocasiones. (Hasta que no les dices que te puedes morir es como que no te hacen mucho caso…) Hay mucha gente todavía que confunde intolerancias con alergias. También como tú siempre tiro por lo seguro en cuanto a las comidas cuando viajo aunque no sea lo más apetecible o me quede con las ganas de probar las especialidades locales.
    Viajo a la India en cuatro días, acabo de descubrir tu post y de verdad… me parece una idea genial lo de las tarjetas!! Ahora mismo me las imprimo. En serio, enormemente agradecida por tus consejos.
    un abrazo, Belén

    • Sergi Responder
      10 agosto 2015 at 22:42

      Hola Belén,
      Me alegro mucho que hayamos conectado y puedas usar las tarjetas 🙂
      Totalmente cierto lo que dices, en algunos países hay mucho desconocimiento sobre el tema de las alergias y yo también muchas veces me he quedado con las ganas de comer algo que tenía una pinta deliciosa… pero lo importante es que eso no nos frena y seguimos descubriendo mundo!!
      Disfruta mucho de tu viaje por la India y ya me cuentas, todavía no he estado y tengo muchas ganas de ir. Gracias a ti por tu comentario.
      Un abrazo grande.

  11. Davi Villalonga Responder
    23 octubre 2015 at 20:24

    Hola hermano mio, donde has estado estos 34 años en los que somos alérgicos por igual? La verdad es que todo lo que mencionas arriba me pasa a mi tb, pero que cojones!!! soy mas feliz que una perdiz, me mola la rutina, jajajajajaja, la odio!!!! Nos ha tocado vivir ese defecto de fábrica hermano. Deja las tonterías y te doy las gracias por las tarjetas tío, Mas que nada porque me voy a Indonesia y ya sabes lo que se cuece por allí. Ahora me toca pelearme con los de la Emyrates, haber que solución me dan. Digo eso porque el otro día fue mi novia para contarles mi problema y me dijeron que me llevase mi comida, aaahhh!!! Hemos pagado un dineral y yo quiero comer como los demás o incluso más!!!!! Gracias por las tarjetas…

  12. Patrícia Responder
    2 febrero 2016 at 12:13

    Hola Sergi!
    Me ha hecho mucha gracia leer tu post porque nuestra situación es muy parecida. Yo soy alérgica a todos los frutos secos, todas las frutas rosáceas (melocotón, manzana, ciruela, cereza, albaricoque…), todas las frutas rojas o del bosque (moras, frambuesas, arándanos, grosellas,…), a la mostaza, los guisantes, la aspirina, los gatos, los olivos, plátanos de sombra, parietaria y la última novedad, aun calentita porque me la diagnosticaron la semana pasada, la soja. Además, están mirando la proteína LTP ya que he tenido en 2 ocasiones reacción graves (una de ella fue un shock anafiláctico) al estar haciendo deporte sin haber pasado más de 4 horas desde la última ingesta de cualquier alimento y sospechan que es culpa que mi cuerpo reacciona ante esta proteína presente en la mayor parte de frutas y verduras.
    Leer testimonios como el tuyo, y del resto de personas con múltiples alergias que te han escrito, me ayuda a aceptar mi futuro. Soy alérgica diagnosticada desde los 3 años que reaccione al comer un melocotón, pero que cada vez que me repiten las pruebas me vayan prohibiendo mas y mas cosas no lo llevo nada bien.
    Tengo interiorizado que en el super me paso 1 hora leyendo los ingredientes de todo lo que compro (porque hasta que no te pasa, no te fijas que todos los productos del mundo llevan soja!!!!), que si quiero ir al gimnasio al mediodía tengo que comer a las 11 o a las 16 cuando vuelva, que siempre tengo que cargar con el inyectable y los diferentes antihistamínicos, que para salir a correr necesito inhalar el ventolín (otra de las novedades, alguna de las alergias de esfuerzo me provoca asma)… Pero lo que no me veo capaz es de viajar a algún país que no sea de los considerados del 1r mundo. Tengo pánico a comer algo que no debo, sufrir una reacción y no llegar a tiempo a un hospital.
    Como ya he dicho siempre debo llevar encima el inyectable. También llevo una lista con los alérgenos en castellano e inglés. Cuando hago deporte llevo una pulsera con un código QR que puede leer cualquier móvil y ver mis alergias. Pero es tan cansino tener que estar siempre preguntando que llevan los platos, pasando la lista a los amigos a casa de quienes voy a cenar. Y como tú bien dices, no me puedo quejar que hay gente con problemas muchos más graves que este nuestro.
    Bueno, supongo que estos días estoy pasando “el duelo” de la soja y que acabaré aceptándolo como he hecho con el resto de cosas. Pero quería agradeceros a todos vuestros testimonios, ver que no estás sola en esto, y sobre todo, lo bien que lo lleváis, me ayuda.
    Un abrazo a todos.

    • Noemi Responder
      30 junio 2016 at 12:51

      Hola Patricia! leyendo los comentarios, veo que somos muchos con lo mismo. En mi caso tengo a las LTP, también a los ácaros, perros y gatos, y también he de llevar la adrenalina a todas partes. Y te entiendo completamente con lo del tema del ejercicio. Acabo de responder a un comentario de Montse, que escribió más arriba, porque su caso se parece al mío. A mí también me da el bajón cada vez que tengo visita con la alergóloga o veo/leo algo relacionado con las alergias, no es agradable pero hay que estar informado. Aunque nos cueste 3 días con el ánimo por los suelos… Te mando mucho ánimo, que podemos con todo 😉 por cierto quería preguntarte, esas pulseras que mencionaste con el código QR ¿dónde las podría conseguir? me vendrían genial! Muchas gracias de antemano y un abrazo! 🙂

  13. Tina Responder
    14 febrero 2016 at 12:42

    Hola!
    Por un problema que he tenido con una chocolatina (etiquetada como chocolate con leche y dentro encontrarme con chocolate negro con almendras!!!) he estado curioseando por paginas con contenido sobre alergia alimentaria y he encontado tu bloc. Felicidades!
    Sólo comunicarte (no sé si lo conoces) que en la pagina de ALLERGLOBAL.COM hay un servicio gratuito que te permite crear el listado de los alimentos a que tienes alergia en el idioma del país que vas a visitar y lo puedes imprimir para presentar en restaurantes….Yo lo considero mi seguro de viaje
    Un abrazo

  14. Elena Responder
    18 febrero 2016 at 21:46

    Hola! Tengo alergia a perros, gatos, frutos secos, frutas, incluidos aceites muy comunes como el de coco… Me he visto muy limitada a la hora de viajar porque parece que nadie entiende que no eres muy quisquilloso, sino que si comes algo de la lista te puedes quedar en el sitio. En mi caso más que el miedo a comer algo que no debo (porque si no estoy segura no como), lo que me para a veces es la pereza y el aburrimiento de tener buscar y explicar lo mismo de siempre en cada sitio que voy y tener que justificarme si no como algo aparentemente seguro. Tu post me ha dado ese empujoncito que me faltaba para lanzarme a los viajes de larga distancia (viajar por Europa es mucho más sencillo). Ver que alguién lo ha hecho y no ha tenido demasiados problemas da seguridad para atreverse y quitarse superar los miedos que a veces nos creamos. Para mi ha sido duro normalizar mi relación con la comida ya que me encanta todo lo que no puedo comer y soy alergica desde hace pocos años, pero poco a poco voy quitandome mis paranoias y hasta disfrutado otra vez de probar platos nuevos. Leer cosas como estas ayudan a acostumbrarse a vivir con alergias.

  15. Antonio Responder
    8 junio 2016 at 18:10

    Muy buenas, tengo el mismo problema que tu, de pequeño me dio anafilaxia con una almendra y desde entonces y dado que tengo alergia a todos los frutos secos+ tomate+ melocotón+ lentejas evito todos esos alimentos mas algunos que no se que puedan llevar. A día de hoy , no me ha vuelto a dar otro “ataque”, pero si que me ha pasado de ir a restaurantes (alguno de extranjeros y otros de españoles), de que digan que una comida no tenga por ejemplo tomate, y si tenerlo, por lo que tengo bastante miedo a salir por ahi y comer en restaurantes extranjeros. En caso de que salga me temo que andaré comiendo solo en Burger King, McDonals y arroz con pollo. A fecha que estamos hay miles de alimentos (pan, galletas, fiambres) que pueden contener o contienen trazas de fruto secos por lo que la verdad estoy bastante reacio a viajar aunque mi novia le encante… Por eso prefiero intentar que salga una cura o algo así antes que viajar. La verdad que a Europa viajaría, dado que la legislación española es bastante parecida a la Europea, pero a países como Tailandia, India, demás…. me da cosita.. No tuviste ningún susto? Un saludo.

  16. Natalia del Sastre Briongos Responder
    28 junio 2016 at 17:01

    Hola Sergi! Muchas gracias por tu información y por compartir tantas cosas interesantes con nosotros, se lo voy a enseñar a mi hija…Yo si me he atrevido a viajar con ella pero nunca al extranjero. Ahora nos vamos a Dingé, un pueblo francés que está hermanado con el nuestro, Gumiel de Izán en la provincia de Burgos. Vamos a una casa, pero la mayor parte del tiempo haremos excursiones, y comeremos todos juntos, unos 60 entre franceses y españoles. Un compañero del hermanamiento me ha traducido un documento donde especifica todas las alergias de mi hija, pescado, cacahuetes,algunos frutos secos, kiwi, ambientales, de animales y pirazolonas. Yo por otra parte soy al anisaquis y tb a las pirazolonas. Yo había pensado en hacerle esta tarjeta para llevarla colgada en el cuello y nada mas llegar sepan todos sus problemas y además me voy a llevar carne envasada al vacío, embutido, chuches…Yo tambíen le he dicho a mi hija que no pasa nada por comer una semana bocadillos, lo importante es vivir, y disfrutar de otras cosas. Muchas gracias!!!

  17. Manu Responder
    2 agosto 2016 at 11:38

    Hola Sergi!

    Ya tenía ganas de conocer a un alérgico a los frutos secos como yo.
    No soy alérgico al resto, pero despues de un montón de pruebas que me mando el alergólogo, se que estoy sensibilizado a muchas otras cosas que podrían darme reacción en cualquier momento. Algunas las como a diario sin problemas.

    He llegado hasta este post buscando información de como viajar teniendo estas alergias y además siendo vegetariano. Si hijo si, me encanta el riesgo!! jajaja
    La alergia a los frutos secos la tengo desde hace unos 5 años, sumadas a asma y otras muchas alergias no alimentarias que me acompañan desde siempre. Además hace un año me dió por dejar de comer animales así que imaginate la de cosas que no puedo comer y lo que me cuesta conseguir los nutrientes necesarios jejeje

    Vivo con miedo?
    Pues si. Mis experiencias al borde de la muerte han sido por ataques severos de asma de esos que llegas al hospital por gracia de alguien o algo… La primera reacción que tuve por un alimento, fue por un cacahuete y llegue caminando a urgencias de milagro. Llame al 112 y simplemente me dijeron que me girara, que el hospital era el edificio detrás mio!!!

    Total, que aunque ya me he acostumbrado a mirar el etiquetado hasta del agua mineral(literal), siempre vivo con la angustia de si se me escapara algo alguna vez o no.

    Mi sueño-objetivo es comprarme una furgoneta y convertirla en “casa portatil”. Quiero ir a conocer mundo.
    Antes me decia a mi mismo que Asia lo tenía vetado porque se usan demasiados frutos secos y además al no comer animales pocas opciones me quedan. En el mundo vegetariano de usan demasidos frutos secos. No puedo comer en restaurantes vegetas.

    Ahora que te he conocido me has llenado de motivación. El miedo sigue pero saber que alguien le ha echado huevos y ha vuelto para contarlo, me anima mucho.

    Queria comentar y dejarlo aquí por si alguno mas lo lee, que el autoinyector del que hablas, si es el mismo que el Altellus, es una mierda pinchada en un palo sobre todo para los españoles!!
    Por encima de los 25º se estropea. Confirmado por varios médicos, farmaceuticos y alguien de un laboratorio de la marca al que llamo una farmaceutica.
    Que no os coman el tarro, en casi cualquier pais del mundo en algun momento del año en el bolsillo de vuestro pantalon hay mas de 25º. En la mochila también!!!

    Bueno Sergi, un placer haberte encontrado!!

    Un saludo!
    Manu

  18. Alba Responder
    14 agosto 2016 at 11:04

    Hola! Estaba buscando información sobre mi alergia… Soy MUY ALÉRGICA a todo tipo de frutos secos… Desde cacahuetes, nueces, almendras.. Hasta alguna intolerancia a alimentos con proteínas LTP, también piñones, pipas… Y la verdad cuando me da necesito adrenalina y hospital corriendo. Dentro de poco hacia enero había pensado hacer un recorrido por Asia, Tailandia.. Islas filipinas.. Camboya.. Y me preocupa muchísimo este tema. Tengo conocidos que han ido y me han dicho que literalmente es casi imposible comer algo que no lleve o haya estado en contacto con frutos secos, que mes encanta cocinar con cacahuetes… Etc. Que sobretodo no es solo eso, es que cocinan todo en la misma olla donde han podido hacer anteriormente un revuelto de noodles con cacahuetes y después va tu comida allí mismo (paraditas callejeras.. Etc). Y simplemente hacer eso para un alérgico ya significa que vas a tener seguramente problemas. Me encantaría que me orientaras un poco detalladamente en base a tu experiencia… Porque es un tema que me da bastante miedo, y pienso irme de mochilera que eso no significa que siempre tengas atención medica o un simple taxi a tu alrededor. Que comida puedo comer.. Para no arriesgarme? Sinceramente como si me alimento de verdura y fruta siempre, el problema es que dudo mucho q eso sea posible. Puedes explicarme un poco tu experiencia y darme algunos consejos? Sobre todo con el tema de cómo comer en sitios mas callejeros… Y bueno.. Un poco de info me iría muy bien!!! Muchísimas gracias!!!

    • Sergi Responder
      15 agosto 2016 at 14:41

      Hola Alba, yo tengo una alergia similar a la tuya y eso no me detuvo, hice la mochila y me fui de viaje. Entiendo tu miedo porque yo también lo tenía pero te aseguro que con precaución puedes encontrar cosas para comer sin tener que terminar el hospital. ¡Y ya llevo 9 meses por Asia! Por esos países del Sudeste Asiático hay muchos mercados callejeros con fruta, verdura, arroz frito o hervido, ensaladas, pollo, etc. Es cierto que comen muchos cacahuetes pero es algo que normalmente se ve cuando te lo sirven. Excepto que cocinen con aceite de cacahuete, por eso siempre tienes que preguntar y hacerte entender que tienes ese problema. Hazte unas tarjetas traducidas en los idiomas locales como las que yo me hice y muéstralas siempre antes de comer. Por otro lado, en las ciudades principales de esos países que me comentas hay muchos restaurantes vegetarianos, italianos y otros internacionales. Siempre puedes recurrir a ellos para comer recetas “conocidas”. Disfruta de tu aventura y si tienes alguna duda escríbeme. Gracias por pasarte y comentar tu experiencia.

  19. Anahi Responder
    21 agosto 2016 at 0:33

    Hola! Soy de argentina.. tengo 35 años y desde los 32 hace poquito soy alérgica a millones de cosas en su mayoría como vos… se me despertaron con un shock anafiláctico q no se sabe q fue q lo causo… que había en la comida que lo produjo! desde ese momento cambio mi vida totalmente y vivo viajando x el trabajo!!me da miedo pero no queda otra… suelo optar por Apart hotel Dpto o cosas así donde pueda cocinarme y estar segura de lo que como!! Estoy por viajar por sudamericano y me da miedo el tema de que me dejen pasar el epipen en la valija de mano!! Esperó no pase nada!! Tu blog me dio mas fuerzas!! Me encanta viajar pero esto me angustia aunque no dejo que me frustre las ganas de conocer nuevos lugares!! Me alegra saber que no es a mi sola a la que le pasa!!somos varios y se puede!!!

  20. Violeta Responder
    24 agosto 2016 at 20:32

    Hola! Aquí una alérgica más, en mi caso mostaza, cayena, guindilla, clara de huevo crudo, rúcula, crustáceos, kiwi y piña. Los test de las proteínas vegetales salen negativos, pero en una ocasión tuve una fortísima urticaria con mucho edema haciendo deporte.. así que no sé. Aparte de mostrar mi empatía, apoyo, ánimo y solidaridad con todas las personas que vivimos con este “rollo” y con la desinformación que hay en España sobre este tema… escribo para comentarte que de todos los tipos de curry que existen, hay bastantes que contienen mostaza. Has tenido mucha suerte hasta ahora con tus elecciones de curry, pero para próximas ocasiones asegúrate muy bien 🙂 Otros alimentos donde se encuentra la mostaza “camuflada” son mayonesas industriales de algunas marcas y el wasabi japonés. Suerte y abrazos!

  21. lourdes julio Responder
    10 enero 2017 at 19:08

    Te entiendo perfectamente, estamos por llamarlo de algún modo, deshauciados por la medicina.Yo tengo 42 años, empezé mis alérgias alimentarias con 13 años y no han hecho más que aumentar, la última vez que visité al inmunólogo me dijo literalmente que no volviera porque al final no podría comer nada, de esto hace ya 10 años, y no, no he vuelto. En estos últimos 10 años si supervisión médica he seguido desarrollando alérgias alimentarias, cada una con su “susto” correspondiente. En definitiva… Te entiendo porque no puedo comer: merluza, patatas, acelgas, ningún fruto seco, berenjenas, garbanzos,piña, plátano, manzana, melocotón, fresas, cerezas, ciruelas, uvas, tomates, melón y alguna que se me olvida seguro o que esté por llegar.
    Avisar a los recién declarados alérgicos que las alérgias tienen una base hormonal y que funcionan por sistema acumulativo, es decir puede que comerme un día 4 cerezas no sea suficiente para desencadenar una reacción alérgica, puede incluso que coma durante varios días sin que pase nada, pero cuando mi organismo se ve saturado de histaminas reacciiona. Puede ser un trocito de una avellana en una picada del estofado o lamer el cuchillo de nocilla del bocadillo de mis hijos lo que haga desencadenar una reacción. Para que lo entendais un poco mejor, es como un veneno que tu cuerpo no elimina, pero hasta que no alcanza una cierta dosis es inocuo para el cuerpo. Avisaros también de que todos los alimentos contienen histamina, aunque unos más que otros y que existe una estrecha relación entre la cantidad de histamina que tiene cada alimento y el tiempo de almacenaje de este. a más tiempo más histamina, es por eso que los frutos secos son un potente alérgeno. por eso mismo llegue a la conclusión de que por eso mismo tampoco puedo comer fruta, la fruta que comemos en general viene de cámaras frigoríficas gigantescas en las que han podido estar almacenadas meses y depende que fruta, muchos meses. En definitiva como tú bien dices más vale no arriesgarse, aunque si te soy sincera creo que el principal problema después de no saber el porqué, es que tampoco sabemos lo que comemos.

  22. Carolina Responder
    11 enero 2017 at 10:59

    Buenos días!
    Me ha ayudado mucho leerte! Yo soy alérgica a todo lo que nace de la tierra y le da el sol, esa es la explicación a grandes rasgos, es una proteína llamada LTP. que genera la planta o árbol cuando empieza a dar el sol conforme crece para defenderse de un hongo.
    Pues bien, me juego la vida cada vez que como, literalmente por qué tengo anafilaxia,es decir en 2 minutos puede que no respire pero eso no me ha hecho privarme de mis sueños ni de perseguir lo que quiero.
    He vivido fuera de España 2 años en USA y ahora mismo viajo lo que puedo por el mundo pero sin barreras, soy consciente de lo que tengo y intento siempre buscar una vía para salvarme la vida.
    En 2 meses me gustaría irme a Filipinas y el truco de las tarjetas me va a venir genial.
    Si se te ocurre algo más,agradecería me contases!!
    Muchas gracias por tu artículo!

  23. Merche Responder
    8 febrero 2017 at 23:23

    Hola Sergi. Pues leyéndote me estoy animando un poco. Mi peque de 5 años tuvo su primera anafilaxia a los tres meses y medio de vida (tuvo otra con tres años) con su primer biberón de leche. Me asusté tremendamente pero no tenía ni idea de lo que le pasaba, no se cómo no se me murió pues tardé bastante en reaccionar y darme cuenta de que algo grave pasaba. Ahora es alérgico a leche de cabra, oveja, huevo, lentejas, guisantes, frutos secos, crustáceos, moluscos y kiwi, y hay mil cosas que no ha probado y no quiere ni intentarlo, rechaza todo lo nuevo. Hace un año empezó con respiratorias tambíen. Hemos terminado comprándonos una caravana para movernos por aquí, y este verano estamos pensando hacer nuestra primera salida a Francia con él, con la caravana, claro. A ver cómo se nos da y así que empiece a descubrir Europa. Ahora ya tenemos controladas bastantes cosas que puede comer extras aquí, como helados de Frigo, que nos salva las rabietas que le dan, aunque ya entiende lo que le pasa sigue cabreándose pensando en lo injusto que es, y es el más feliz del mundo con su huevo kinder en los cumpleaños.

  24. Isa Responder
    7 agosto 2017 at 7:22

    Hola Sergi,

    Mi chico es alérgico a los frutos secos y vamos a ir 2 semana a Indonesia. He leído que todo se cocina con aceite de cacahuete, como te la reglaste por allí?

    Gracias de antemano!

    • Sergi Mateo Responder
      8 agosto 2017 at 23:23

      Hola Isa,
      La verdad que había más restaurantes que usaban aceite vegetal que de cacahuete, hay que preguntar siempre, no queda otra.
      ¡Disfrutad del viaje!

  25. Raquel Responder
    27 septiembre 2017 at 23:27

    Hola Sergi me encant leer esto me quiero ir a Marruecos de viaje y soy alérgica con anafilaxia a los frutos secos y claro ¡miedo! Y más allí con toda la cantidad de cosas que llevan frutos secos he leído tu post y me ha ayudado muchísimo soy muy aprensiva e hipocondríaca y leer esto y ver las tarjetas y demás me ha dado ese empujón para irme allí , ya que tantas ganas tengo! Haré lo imposible para estar tranquila y quitarme el miedo porque si no jamas disfrutaré de la vida un beso!

  26. Carlos Responder
    13 octubre 2017 at 16:01

    Hola, me ha encantado este artículo y me siento muy identificado contigo. En mis caso soy alérgico a LTP, durante un tiempo pensaron que era a los frutos secos lo que pasa es que precisamente los frutos secos tienen gran cantidad de LTP. Me la diagnosticaron hace 4 años tras una reacción gravísima y tengo 40. Vivo sometido a la cortisona y las jeringas de adrenalina e intento que no modifiquen mi vida. Muchas gracias y un saludo a todos.

  27. Claudia Responder
    27 noviembre 2017 at 22:45

    Hola!!
    Me encanta lo que has escrito! Yo también soy alergica a más alimentos de los que puedo comer..y entiendo lo que dices perfectamente..en unas semanas me voy a Asia, y me llevo adrenalina, con las agujas por separado para cargarlas yo (soy enfermera), crees que me podrán problemas en India por llevarlo así? No encuentro mucha info online, gracias!!

    • Sergi Mateo Responder
      28 noviembre 2017 at 17:22

      Hola Claudia, si llevas las agujas por separado posiblemente te pregunten cuando pases por los scanners del aeropuerto. Te van a pedir un certificado médico o justificante, de lo contrario no te dejaran subir con las agujas, no tengo experiencia al respecto pero es lo que tengo entendido. Lo mejor es llevar el inyectable ya cargado con la receta médica.

  28. Eliana Responder
    21 diciembre 2017 at 19:35

    Hola Sergi, muchas gracias por tu artículo! Hace tres mes se me desencadenó alergia a los frutos secos a mis 31 años y me está costando mucho adaptarme. El día de hoy he comido melón y siento que se me hinchó el labio. Tiene relación con los frutos secos?

    ¿puede ser que también sea alergica a este tipo de frutas?

    Gracias

    Saludos

    • Sergi Mateo Responder
      22 diciembre 2017 at 17:47

      Hola Eliana, yo soy alérgico a los frutos secos y también al melón, por lo que puede ser que haya alguna relación. Igual te puede pasar con el melocotón. Gracias por comentar tu experiencia.

  29. Pilar Responder
    24 enero 2018 at 20:17

    Hoola Sergimateo, estoy interesada en estas conversaciones, ya q mi hija tiene intolerancia a ciertos alimentos, anteriormente no hubo ningún problema, ella tiene 30años y hace más de cinco q la padece, todo La ha cambiado, y está reacia a cualquier salida, por miedo a encontrarse mal, ya q la gente no se toma muy en serio estos problemas, q realmente lo pasa mal quien lo vive y está con ella, quiere viajar a Malasia con su pareja y familia, pero por miedo la alimentación no quiere ir.. y esto se está convirtiendo en algo serio, para ella….y los demás.
    Necesitamos información acerca de todo esto, para saber cómo hacer y podernos mover sin tener problemas, aunque se q toda precaución es poca y serà siempre…
    Un Saludo Pilar y gracias por todos estos comentarios, por lo menos se de personas con problemas de alimenticios como mi hija….

    Sus alergias son a los productos lácteos lactosa, Malta, al trigo, aceite de girasol, clara de huevo, mejillón, café, Chuli rojo, quinoa, pepino, aloe Vera…

    Los alimentos q puede tomar:
    Las carnes, pescados verduras,…las especies y féculas y otros como azúcar, algarroba, cola, miel, aceite de oliva, té, levadura de cerveza, levadura de pan, Manzanilla, Ginkgo bolina, chufas, Agar Agar E406, semillas de colza, salvado de trigo….
    Por lq todo esto la limita, el mercado mezcla muchas sustancias y para abaratar más todavía…
    Necesito información acerca de todo esto para poder saber, como hacer para poder movernos…sin miedo..
    Q debe y debemos hacer…..?

  30. Gloria Responder
    14 febrero 2018 at 14:00

    Hola Sergi!, primero felicitarte por tu valentía y por tu artículo… en mi caso es mi hija la que es alérgica, al cacahuete y a la nuez… Hemos viajado por varios países europeos y nunca hemos tenido problema, eso sí.. al igual que tú, avisando a todo el mundo, llevando unas tarjetas que se pueden hacer en cualquier idioma en esta web y que es gratis… se elige el idioma y los alimentos que provocan la alérgia… luego las imprimo y plastifico. Se lo recomiendo a todos los que lo necesiten. Este año hemos preparado un viaje a la Riviera Maya… y aunque ya he avisado al hotel, si que me da un poco de miedo porque naturalmente haremos excursiones y comeremos varias veces fuera del hotel… de ahí que haya estado buscando información y haya dado con tu artículo… muchas gracias por compartir tu experiencia, consejos, etc… un saludo!!

  31. Lucía Responder
    10 abril 2018 at 3:28

    Sergi muchísimas gracias por compartir esto. Tuve una anafilaxia por cofactor hace algo más de 4 meses y aún tengo cierto miedo en restaurantes o en mi casa cuando algo me sienta mal.
    Siempre he querido viajar y tu artículo es muy útil y esperanzador para mi. Intentaré seguir tus consejos y espero poder deshacerme de esta ‘paranoia’ cada vez que voy fuera con el tiempo.
    Muchas gracias y un saludo

  32. Carlos Responder
    24 abril 2018 at 0:52

    Hola Sergi! Muchas Felicidades por la entrada puesto que ofreces información muy válida para mucha gente con circunstancias similares o idénticas. Es una fuente potente de optimismo. En mi caso, soy alérgico a nueces, avellanas y tomate aunque hay otros alimentos que me dicen “debo evitar”. En principio no soy alérgico al resto de frutos secos o frutas aunque estoy pendiente de que me realicen pruebas complementarias, pero de forma temporal me han prohibido el consumo de cualquiera de ellos así como de alimentos que contengan o puedan contener trazas. Si me cuesta encontrar en un restaurante platos que no tengan trazas o puedan contenerlas, no me quiero imaginar fuera de aquí… Soy bastante viajero y ahora me veo limitado. Siento pasión por África y Asia pero me da bastante respeto el tema alimentación… ya no porque el alimento lleve frutos secos sino por las trazas. ¿Cuál ha sido/es tu experiencia con el tema trazas? La verdad es que el tema es reciente y me ha provocado bastante ansiedad porque me veo limitado… cuando nunca lo he estado. Te agradecería me contaras un poco. Un abrazo!

  33. Noemí Fernández Responder
    17 mayo 2018 at 17:11

    ¡Enhorabuena por tu post! ¡Es de lo más útil que he visto buscando información! Tengo alergia a la soja y me encantaría (lo estoy planeando, de hecho) viajar a Bali este verano. La verdad es que ir a Asia con alergia a la soja da mucho, pero mucho respeto. Seguiré muchas de tus recomendaciones, por ejemplo la de las tarjetas me parece buenísima. Por supuesto llevar el inyectable (yo también he sufrido shock anafiláctico). Y bueno, supongo que siempre podré comer simplemente arroz blanco hasta que me salga por las orejas y mogollón de zumos de frutas jejeje ¿Alguna recomendación o sugerencia?
    ¡Muchas gracias!

  34. Yaiza Responder
    26 junio 2018 at 11:51

    Sergi! Muchas gracias por dejar esta reliquia escrita! Soy alérgica como tú y tenia miedo a viajar! Este año he hecho mi primer viaje fuera de Europa y no ha sido tan dramático como pensaba ( siempre con la Epi encima!) pero quería ir al Sudeste asiático y mis alergias me frenan! Pero leído esto veo que se puede hacer! Todo un descubrimiento! Mil gracias! Encontrar gente valiente como tú da fuerzas!

  35. VANESSA DIAZ Responder
    8 julio 2018 at 2:19

    Hola Sergi hace 3 meses tuve una alergia alimentaria que me llevo a Emergencia tengo 32 años y no era alérgica a nada. El ataque fue inmediato luego de comer Arroz Chino con pollo, cerdo y lumpia siempre he comido ese plato en el mismo restaurante pero ese dia no se que ocurrio. Desde ese día mi vida se ha convertido en una pesadilla y vivo con un miedo infinito de morir con cualquier alimento que consuma. Soy de Venezuela y aqui no hay el auto inyectable. Y sé de tu historia por mi esposo que la encontró por internet.

  36. Vanessa Diaz Responder
    8 julio 2018 at 2:38

    Tengo 32 años soy de Venezuela y nunca he sido alérgica a nada en Abril del 2018 sufrí anafilaxia luego de ingerir un arroz chino con pollo y cerdo gracias a la atención inmediata la estoy contando. Desde ese día todose ha convertido en una locura mi vida no es igual no confío en los alimentos y creo que todo me va a hacer daño. He bajado mucho de peso porque solo como un tipo de comida por miedo a pasar por otro ataque ya que es bastante traumático. Leí tu historia ojalá pueda ayudar a superar el miedo que tengo.

  37. María José Responder
    13 julio 2018 at 16:11

    Hola Sergi, soy alérgica al marisco molusco y crustáceo por contacto e inhalación. Me da miedo viajar tb. Ahora voy a ir a Londres me gustaría saber si allí voy a tener problemas con este tipo de alimentos. Yo llevo mi kit de rescate porque aquí en España siempre tengo que ir preparada a la costa. Es un tormento y la verdad que nadie lo entiende mucho. Tengo casa en la playa y nunca se me apetece ir.

    • Sergi Mateo Responder
      13 julio 2018 at 16:38

      Hola María José, no creo que en Londres vayas a tener más problemas que los que puedes tener en cualquier ciudad española. Simplemente ves con alerta en supermercados o puestos de comida, avisa al camarero/a cuando vayas a comer a un restaurante. Toma las mismas precauciones que tomas en la costa. No tengas miedo y disfruta del viaje!

  38. Maria jose Responder
    13 julio 2018 at 17:00

    Muchísimas gracias!!! Eres una gran ayuda para muchas personas. Ayuda el hecho de saber que hay personas con este problemas y a pesar de ello viajan sin miedos

  39. Alba Responder
    15 julio 2018 at 9:11

    Mil gracias. Yo estoy en fase miedo y limitando mi vida y este mensaje me ayuda mucho. Debo tomar otra vez las riendas y deshacerme de este lastre… ¡Feliz vida! Un saludo.

  40. Raquel Responder
    25 julio 2018 at 12:08

    Hola Sergi. Gracias a este artículo tuyo, el año pasado fui a Tailandia con mi hija de 12 años alérgica a huevo y frutos secos. Me sirvió de ayuda leerte. Como bien dices, si hay que comer pollo 3 días, pues se come. No pasa nada. lo importante es la experiencia vivida, lo que atesoraremos el resto de nuestras vidas. Mi hija, ha estado en Croacia, Italia, Eslovenia, Hungría, dos veces en Costa Rica, y el año pasado Tailandia. En unos días volveremos a Tailandia y también Camboya. El miedo no os puede paralizar!!
    Hice unas tarjetas como las tuyas. Siempre las enseñábamos. Y la gente fue muy amable con nosotros.
    Mi hija cenaba hamburguesa (pan y carne, porque a parte de alérgica, luego no quiere probar nada nuevo). Descubrió unas bolitas de pollo, tipo brocheta, hechas a la plancha. Las comía a todas horas. Y arroz, mucho arroz. Le gusta..y no pasa nada porque durante unos días uno no coma lo que debe.
    Yo soy vegana desde hace años y tampoco tuve problemas. Si hay que repetir menú, pues se repite.

    Animo a todos los alérgicos a no renunciar a sus sueños de viajar. Se puede. Con mucha precaución, pero se puede.

    Por cierto, en Europa, hemos tirado mucho de los “yatekomo”. Que sí, que son un asco. Pero se trata de viajar, ser felices, ver mundo, vivir experiencias. Para comer saludablemente, ya tenemos los otros 350 días del año.
    Un saludo a todos.

    • Sergi Mateo Responder
      25 julio 2018 at 19:43

      Muchas gracias Raquel por tu comentario. Estoy seguro que animará a mucha gente a viajar sin miedo. ¡Incluso con alergias, nos podemos comer el mundo!

  41. Sofia Responder
    31 julio 2018 at 12:38

    Hola Sergio y a todos los que habéis comentado! Yo también tengo alergia a la LTP. Empecé desde pequeña con frutas rosáceas y frutos secos y lo tenía bastante controlado, pero hace 3 años me ampliaron el diagnóstico a LTP incluyendo la judía verde (que sinceramente no me importa ) pero todo el reino vegetal como sospechoso. La verdad que desde entonces viajar me da mucho reparo, intento no frenarme pero no puedo evitar estar preocupada permanentemente. Europa, como lo conozco, me da más seguridad, pero Tailandia, India… eso me da mucho miedo, y me alegra leer que tú lo has hecho sin problema. Parte del miedo es porque incluso en españa, que no hay problema de comprensión, cuando explicas tus alergias en los restaurantes, a veces se les escapan. Casi siempre que me cambian un postre con la mejor intención del mundo, me lo decoran con algún sirope de fresa y ya hasta luego . Ahora tengo pendiente un viaje a Republica Dominicana y gracias a tu blog me he tranquilizado un poco. Da gusto que haya gente así. Yo empecé un blog sobre alergias también pero lo tengo un poco abandonado. Cuando lo retome os lo digo. Un saludo a todos! Y gracias Sergio!

  42. Lidia Beceiro Responder
    16 agosto 2018 at 15:27

    Hola! Veo que este post es de hace años, pero yo lo he descubierto ahora.
    Tengo intolerancia (de diferentes niveles de gravedad) a las especias, especialmente las picantes, incluyendo mostaza, pimienta, cayena, jengibre, curry por supuesto… También kiwi y piña. Lo del kiwi es de siempre, pero el problema con las especias empezó hace unos 15 años, desencadenado por una pizza que hasta ese día había tomado tranquilamente.
    El problema es que, por el tipo de alergia “rara”, incluso cuando salgo a comer fuera en España la pregunta es: “Pero te sientan mal o es que no te gustan?”. Ahora opto por decir que soy alérgica, porque si decía que era intolerante directamente no me hacían caso.
    Me encanta viajar. He recorrido buena parte de Europa en estos 15 años pero cada vez tengo más problema. Estoy harta de explicar qué no puedo comer y que aún así acabe en mi plato. De ser la rara del grupo si viajo con amigos. De que se tengan que amoldar a mí para elegir dónde comer. La hora de la comida y la cena es un suplicio. Si viajo sola, no me importa comer bocadillos, repetir o preparar yo algo, pero en grupo cada vez acabo más agobiada.
    Me ha gustado encontrar tu post justo ahora que acabo de volver de un viaje por Escocia en el que nunca pensé que tendría tantos problemas para comer. Un saludo!

  43. Fulano S Responder
    10 septiembre 2018 at 17:58

    Hola Sergi, me molo mucho tu comentario, yo tengo alergia a todo tipo de mariscos, y me he visto en la misma situación que tú exactamente, estoy frenado a viajar, por el miedo que me da, sobre todo si voy a otro continente como Asia ya que yo, aún encima con los idiomas soy horrible con los idiomas y de inglés ni papa.
    Y justo hoy hablé con mi mujer antes de comer de que quería ir a Tailandia aún que fuera comiendo fruta y llevando algún batido proteínico, por que para mí viajar es vivir, cuando nos lo podemos permitir claro, pero que no quería dejar de vivir una experiencia así por mí alergia…y ahora por la tarde leo tu artículo y…..walaaaaa, justo lo que necesitaba escuchar a alguien en mi situación que exprese tan bien lo que yo siento y con esa actitud positiva que me acaba de contagiar,…gracias chaval, en serio…

  44. Sara Responder
    12 octubre 2018 at 11:11

    Llevo mucho tiempo buscando este artículo, ya que me lo comentó mi madre. Soy alergica a todo tipo de pescados y mariscos, a todos los frutos secos, trigo, plantas, piel de animales…intolerante a la lactosa…Y así podría seguir. El miedo a comer algo que me siente mal se ha hecho parte de mi y siento que se me controla mucho más que yo a el. Gracias por todo lo que has dicho porque de verdad que me has abierto los ojos un poco porque lo necesitaba. Intentaré coger todos los consejos y meterlos en la mochila! gracias!!

Publicar un comentario

Please be polite. We appreciate that. Your email address will not be published and required fields are marked